U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. For Consumers
  3. Consumer Updates
  4. Artículos en español
  5. Alivie el dolor de la dentición y las necesidades sensoriales de los bebés y los niños mayores de una manera segura
  1. Artículos en español

Alivie el dolor de la dentición y las necesidades sensoriales de los bebés y los niños mayores de una manera segura


medicamentos para dentición

English

La dentición es normal, pero puede ser una experiencia dolorosa para los bebés y los niños pequeños. Con demasiada frecuencia, padres y encargados del cuidado bien intencionados que desean aliviar el dolor del niño recurren a medicamentos y productos que podrían ser dañinos.

Los medicamentos de venta con o sin receta (OTC, como también se conoce a estos últimos en inglés), los medicamentos homeopáticos, o la joyería que se vende para mitigar el dolor de la dentición, pueden parecer buenas opciones para aliviar las encías de los niños, pero estos productos pueden ser peligrosos y acarrear lesiones graves o incluso la muerte. Esto también corresponde para niños mayores con necesidades especiales que pudieran utilizar joyería para la dentición con fines de estimulación sensorial.

La Academia Americana de Pediatría (AAP),  recomienda formas alternativas para tratar el dolor de la dentición, como frotar las encías del bebé con un dedo limpio o darle una mordedera para la dentición hecha de goma sólida. Para los niños con necesidades de estimulación sensorial, los padres y cuidadores deben hablar con el proveedor de atención médica de sus hijos sobre opciones más seguras.

En promedio, los bebés comienzan la fase de la dentición entre los 4 y los 7 meses de edad, y a los 3 años tienen un total de 20 “dientes de leche”. Según la AAP, entre los síntomas ocasionales de la dentición están: irritabilidad moderada, fiebre baja, babeo y una ansiedad por morder algo duro..

Los riesgos de las pulseras, collares y otra joyería para la dentición

La bisutería para la dentición incluye collares, pulseras y otras alhajas que se pone un adulto o a un niño, y utilizada por los padres y los encargados del cuidado, y se vende para aliviar el dolor de la dentición del bebé. También pueden venderse para uso de las personas con necesidades especiales, tales como aquellas con autismo o con un trastorno de déficit de atención con hiperactividad, a fin de proveer estimulación sensorial, o de redirigir el hábito de morder la ropa o partes del cuerpo.

Las bolitas o cuentas de la joyería pueden estar hechas de diferentes materiales, tales como ámbar, madera, mármol o silicona. La bisutería que se vende para la dentición no es lo mismo que los aros o mordederas para la dentición, los cuales están hechos de plástico o goma duros y no puede ponérselo el adulto o a un niño.

El uso de bisutería que se vende para aliviar el dolor de la dentición conlleva graves riesgos, tales como los de sufrir asfixia, estrangulación, lesiones en la boca e infecciones. Otras preocupaciones son posibles lesiones en la boca o una infección si alguna pieza de la alhaja irrita o perfora las encías del niño..

Las cremas y geles para la dentición también conllevan riesgos

Los padres y los encargados del cuidado también pueden tratar de calmar a un bebé que le están saliendo los dientes frotando medicamentos anestésicos en las encías del niño. Pero la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) advierte contra el uso de cualquier tipo de medicamento tópico para tratar el dolor de la dentición en los niños, incluidos los geles y las cremas de venta con o sin receta, o las pastillas homeopáticas para la dentición, pues ofrecen poco o ningún beneficio y conllevan un riesgo grave.

La benzocaína, un anestésico local, es el ingrediente activo de varios productos de venta sin receta para el cuidado de la salud bucal, tales como Anbesol, Baby Orajel, Cepacol, Chloraseptic, Hurricaine, Orabase, Orajel y Topex. Estos productos no deben usarse para la dentición porque son peligrosos, y no son útiles porque desaparecen de la boca del bebé en cuestión de minutos.

El uso de geles, aerosoles, ungüentos, soluciones y pastillas de benzocaína para tratar el dolor de boca y encías puede dar lugar a una afección grave —y a veces mortal— llamada metahemoglobinemia, en la cual la capacidad de transportar oxígeno de los glóbulos rojos se reduce sobremanera.

Los productos de benzocaína de venta con o sin receta para el cuidado de la salud bucal también son de uso difundido en los adultos. Los médicos y los dentistas con frecuencia usan aerosoles que contienen benzocaína para adormecer las membranas mucosas de la boca y la garganta o inhibir el reflejo nauseoso durante las intervenciones médicas y quirúrgicas, tales como los ecocardiogramas transesofágicos, las endoscopías, la intubación y los reemplazos de tubos de alimentación. Pero la FDA no ha aprobado los aerosoles de benzocaína para estos usos.

Hable con su médico sobre el uso de la benzocaína y otros anestésicos locales, sobre todo si padece alguna afección cardiaca, tiene una edad avanzada, es fumador o tiene problemas respiratorios, tales como asma, bronquitis o enfisema. Estas afecciones pueden aumentar el riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con la metahemoglobinemia.

Lo que puede hacer para mitigar el dolor de la dentición

Si las encías de su hijo están inflamadas y sensibles, frótelas o masajéelas suavemente con el dedo, o dele una mordedera de goma sólida para que la mordisquee. Asegúrese de que la mordedera no esté congelada. Si el objeto es demasiado duro, puede lastimarle las encías. Los padres de familia deben supervisar a sus hijos para que no se atraganten accidentalmente con la mordedera.

Los padres y los encargados del cuidado de niños con necesidades especiales que pudieran necesitar estimulación sensorial deben hablar con el prestador de servicios de salud del menor sobre opciones y tratamientos más seguros. La bisutería que se vende para aliviar el dolor de la dentición y para ofrecer estimulación sensorial puede acarrear lesiones graves, como estrangulación y asfixia.

La FDA continúa vigilando de cerca el uso de la bisutería para la dentición y otros productos para aliviar el dolor que ésta provoca, y está evaluando si es necesario tomar otras medidas para enfrentar los riesgos que conllevan estos productos, como parte de su compromiso de proteger la salud pública, sobre todo cuando se trata de la salud y la seguridad de los niños.

Los consumidores y los profesionales de la salud deben notificar a la FDA de cualquier efecto secundario adverso que detecten al usar medicamentos y dispositivos controlados por la dependencia, denunciándolos en línea a través de MedWatch, su Programa de Información de Seguridad y Denuncia de Efectos Adversos, o por teléfono, llamando al 1-800-FDA-1088.

Subscríbase a los Artículos para el Consumidor en español

Haga clic en "Consumer Health Info" y luego marque "Artículos en español"