U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. For Consumers
  3. Consumer Updates
  4. Artículos en español
  5. Los frenos dentales han cambiado: de metal al color de los dientes, a transparentes
  1. Consumer Updates

Los frenos dentales han cambiado: de metal al color de los dientes, a transparentes

Los frenos dentales han cambiado: de metal al color de los dientes, a transparentes

English

Red envelope icon Subscríbase para recibir artículos para el consumidor en español por email.

Su dentista le dice que necesita frenos, lo que trae a la memoria recuerdos no muy gratos de niños a los que apodan “Dientes de Lata”.

No se descorazone. Los frenos o frenillos dentales han ido evolucionando con los años y ahora hay nuevas alternativas disponibles tanto en aspecto como en materiales. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) es la responsable de evaluar la seguridad y eficacia de estos aparatos, y, cuando procede, de conceder la autorización para su comercialización antes de que puedan salir a la venta.

Éstas son las respuestas de los expertos dentales de la FDA a algunas de las preguntas más frecuentes sobre los frenos.

Algunas preguntas frecuentes

P: Yo creía que los frenos eran sólo para niños; ¿no es así?

R: Ya no. Según la Asociación Americana de Ortodoncia, en la actualidad uno de cada cinco pacientes de ortodoncia es mayor de 21 años (la ortodoncia es una rama de la odontología que atiende las irregularidades de los dientes enderezándolos). Así que, aunque quizás ya se le haya pasado la edad para usar frenos de niño, en realidad uno nunca es demasiado viejo como para hacer algo por enderezar sus dientes.

P: ¿Por qué necesito usar frenos?

R: Sencillamente porque los frenos enderezarán sus dientes. No sólo lucirá mejor, sino que también lo ayudará a mantener una buena higiene dental. Los dientes torcidos o encimados pueden ser difíciles de limpiar, provocando la inflamación e infección de las encías y otras formas de enfermedad dental. Usar frenos ahora puede hacer maravillas para ayudarlo a mantener unos dientes y encías sanos más adelante.

P: ¿Tengo que tener la boca llena de fierros?

R: Su dentista o su ortodoncista deberán tomar esa determinación fundados en un examen dental. Si los de metal son los que funcionarán mejor, sepa que muchos de los frenos metálicos modernos son más pequeños de lo que solían ser, menos visibles y pueden ser transparentes o del color de sus dientes. Y si se siente expresivo, las bandas elásticas que los conectan con los soportes o brackets para mantenerlos en posición ahora vienen en diferentes colores.

Además, quizás sepa que ahora existen frenos transparentes (llamados alineadores), tales como los de Invisalign, que son casi invisibles. Éstos tienden a costar un poco más que los de metal y no funcionan para todos los tipos de dientes, pero puede preguntarle al ortodoncista si son una alternativa para usted.

P: ¿Cómo funcionan los frenos de metal?

A: Los frenos mueven los dientes ejerciendo presión. Por lo general, los frenos consisten en pequeños soportes adheridos a los dientes con cemento o adhesivo dental y conectados por un cable que se sujeta con bandas elásticas. El dentista u ortodoncista tensa el cable periódicamente para ir cambiando poco a poco la posición de los dientes y de la mandíbula. Los soportes pueden ser del color del metal o de los dientes.

P: ¿Cómo funcionan los frenos “invisibles”?

A: Los frenos invisibles, llamados alineadores, están hechos de un material plástico transparente y se usan sobre los dientes para enderezarlos. Uno usa cada alineador hecho a la medida por unas semanas o tal vez por un mes, y luego recibe un nuevo juego para la próxima etapa del tratamiento. De este modo, los dientes se mueven gradualmente hasta la posición correcta, acorde a su plan de tratamiento personal.

Los alineadores son removibles y debe quitárselos antes de comer, cepillarse los dientes y usar hilo dental, haciendo mucho más fácil mantener una buena higiene dental que con los soportes metálicos. Como son removibles, debe asegurarse de seguir la instrucciones de su dentista u ortodoncista sobre cuánto tiempo usarlos cada día (normalmente, unas 22 horas).

P: ¿Por cuánto tiempo tendré que usar frenos?

R: Eso depende de qué tantos problemas piense el dentista u ortodoncista que presentan sus dientes. Un periodo de tiempo promedio es de dos años, poco más, poco menos.

En realidad no existe ningún método “más rápido” para enderezar los dientes. La ortodoncia actúa ejerciendo una presión lenta que afecta al hueso que rodea al diente para permitir que se mueva. Si el movimiento es demasiado rápido, puede que la pieza dental se pierda o que el hueso sufra una ruptura.

P: ¿Que no es difícil limpiar los dientes cuando uno tiene frenos metálicos?

R: Sí, es fácil que quede alimento atascado en los soportes de metal, así que debe poner mucho cuidado en mantener sus dientes limpios y libres de comida. No lavarse con verdadero esmero los dientes puede causar caries, limitando la eficacia de los frenos y prolongando el tiempo que tendrá que usarlos. Quizás quiera visitar al dentista cada 3 o 4 meses, en lugar de las dos veces al año de costumbre, para asegurarse de estar limpiando bien sus dientes.

P: Ahora mi ortodoncista dice que necesito usar un retenedor o paladar; ¿para qué sirve?

R: Los retenedores o paladares, usados por la noche después de quitarse los frenos, ayudan a mantener al diente en su lugar para que el hueso del mismo pueda solidificarse en la nueva posición.

P: ¿Hay ciertos tipos de alimentos que debo evitar comer cuando esté usando los frenos?

R: Sí, debe evitar comer cualquier cosa chiclosa o pegajosos, como las gomitas y la goma de mascar, y debe tratar de no comer caramelos, ya que pueden dañar los frenos, prolongando el tiempo que tendrá que usarlos.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

8 de junio de 2017

regrese al inicio

Artículos relacionados para el consumidor