U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. For Consumers
  3. Consumer Updates
  4. Artículos en español
  5. Algunas medicinas y el volante no se mezclan
  1. Artículos en español

Algunas medicinas y el volante no se mezclan

Image
a wet road with oncoming cars on a rainy day seen through car windshield with combined images of medicine and an ambulance in the rear view mirror

English

Si está tomando un medicamento, ¿es seguro conducir?

Lo más probable es que sí. No obstante, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) le recomienda asegurarse de que así sea antes de operar cualquier tipo de vehículo, ya sea un automóvil, un camión, un tren, un avión o un bote.

Aunque la mayoría no afectarán su capacidad para conducir, algunos medicamentos de venta con o sin receta (estos últimos también conocidos como OTC, por sus siglas en inglés) pueden tener efectos secundarios y causar reacciones que quizás hagan que sea peligroso conducir, como:

  • sueño/somnolencia
  • vista borrosa
  • mareo
  • movimientos más lentos
  • desmayos
  • incapacidad para concentrarse o prestar atención
  • náuseas
  • irritabilidad

Algunas medicinas pueden afectar su capacidad para manejar por un corto tiempo después de tomarlas. Con otras, los efectos pueden durar varias horas, e incluso hasta el día siguiente. Y algunas incluyen la advertencia de no operar maquinaria pesada, lo cual incluye conducir un automóvil.

Medicinas que podrían afectar su capacidad para manejar

Una medida de seguridad es saber cómo sus medicamentos, o cualquier combinación de ellos, afectan su capacidad para conducir. Algunas medicinas que podrían hacer que sea peligroso conducir son:

  • los analgésicos opiáceos
  • los medicamentos de prescripción médica para la ansiedad (por ejemplo, la benzodiacepina)
  • los medicamentos anticonvulsivos (antiepilépticos)
  • los medicamentos antipsicóticos
  • algunos antidepresivos
  • los productos que contienen codeína
  • algunos remedios para el resfriado y productos para la alergia, tales como los antihistamínicos (de venta tanto con receta como sin ella)
  • las pastillas para dormer
  • los relajantes musculares
  • las medicinas que tratan o controlan los síntomas de la diarrhea
  • las medicinas que tratan o previenen los síntomas del mareo
  • las pastillas para adelgazar, los medicamentos para “mantenerse despierto” y otros fármacos con estimulantes (p. ej., con cafeína, efedrina o pseudoefedrina)

También evite mezclar los medicamentos con el alcohol al conducir.

Algunas medicinas para dormir pueden incapacitarlo, incluso a la mañana siguiente

Las personas con insomnio tienen problemas para conciliar o mantener el sueño. Muchos toman medicinas para poder dormir, pero a la mañana siguiente, algunas podrían incapacitarlo para realizar actividades para las que debe estar totalmente alerta, como conducir.

Un ingrediente común de un medicamento para el sueño ampliamente recetado es el zolpidem, el cual pertenece a una clase de medicamentos llamados sedantes hipnóticos. La FDA ha descubierto que los medicamentos que contienen zolpidem, y sobre todo en su presentación de liberación prolongada, pueden menguar la capacidad para manejar y realizar otras actividades a la mañana siguiente.

El zolpidem, en sus presentaciones de liberación tanto inmediata como prolongada, se comercializa como un medicamento genérico y con los siguientes nombres comerciales:

  • Ambien y Ambien de liberación controlada (comprimido oral)
  • Edluar (comprimido para colocarse debajo de la lengua)
  • Intermezzo (comprimido para colocarse debajo de la lengua)
  • Zolpimist (aerosol oral)

Quienes toman medicamentos para dormir deben hablar con su profesional de la salud sobre cómo tomar la dosis eficaz más baja. No suponga que las medicinas para dormir de venta sin receta son alternativas más seguras, necesariamente. La FDA también está evaluando el riesgo de incapacidad al día siguiente con el uso de otros medicamentos para el insomnio, en sus versiones de venta tanto con receta como sin ella.

Las medicinas para la alergia pueden afectar su capacidad para manejar

Para quienes padecen alergias, los medicamentos que contienen antihistamínicos pueden ayudar a aliviar muchos tipos diferentes de alergias, como la polinosis o fiebre del heno. Pero estas medicinas pueden interferir con la capacidad para manejar y operar maquinaria pesada (incluyendo un automóvil). Los antihistamínicos pueden reducir su tiempo de reacción y hacer que sea difícil concentrarse o pensar con claridad, y pueden causar confusión leve, incluso si no se siente adormilado.

Lea la etiqueta de información farmacológica de las medicinas de venta sin receta y entienda los avisos de advertencia antes de usarlas. Tampoco beba alcohol ni use medicamentos para dormir mientras esté tomando ciertos antihistamínicos, pues estas combinaciones pueden intensificar los efectos sedantes de estos últimos.

Cómo evitar conducir con las facultades menguadas

Con la mayoría de los medicamentos, usted puede seguir conduciendo de manera segura mientras esté tomándolos. Hable con su prestador de servicios de salud sobre los posibles efectos secundarios. Por ejemplo, algunos antihistamínicos y medicamentos para dormir obran por periodos más prolongados que otros. Es posible que sienta los efectos sedantes de estos medicamentos por un tiempo después de haberlos tomado, y tal vez hasta el día siguiente.

Los médicos y los farmacéuticos pueden informarle sobre los efectos secundarios conocidos de los medicamentos, incluyendo aquellos que interfieren con la conducción. También puede solicitar información impresa sobre los efectos secundarios de cualquier medicamento nuevo.

Para controlar o reducir al mínimo los efectos secundarios mientras maneja, su prestador de servicios de salud puede ajustarle la dosis o la hora en que toma el medicamento, o cambiarlo por otro que le cause menos efectos secundarios.

Otros consejos adicionales son:

  • Siga siempre las instrucciones de uso y lea los avisos de advertencia del empaque de los medicamentos o los folletos proporcionados por la farmacia.
  • No deje de tomar su medicamento, a menos que quien se lo recetó así se lo indique.
  • Informe a su prestador de servicios de salud de todos los productos que esté tomando, incluyendo los de venta con o sin receta y aquellos a base de hierbas. También infórmele de cualquier reacción que experimente.
  • Lleve su propio control, vea cómo reacciona su cuerpo a la medicina, y lleve un registro de cómo se siente y de cuándo se presentaron los efectos.
  • Planee con anticipación y use formas de transporte alternativas si su medicamento mengua su capacidad para conducer.

Subscríbase a los Artículos para el Consumidor en español

Haga clic en "Consumer Health Info" y luego marque "Artículos en español"