U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. Animal & Veterinary
  3. Resources for You
  4. Animal Health Literacy
  5. T.A.L.K. antes de tratar
  1. Resources for You

T.A.L.K. antes de tratar

T.A.L.K. antes de tratar

In English

Folletos para imprimir

El uso correcto de fármacos en los animales es, a veces, complicado. Se requiere un diagnóstico correcto y un tratamiento veterinario responsable. Medicar correctamente a los animales destinados a la producción de alimentos, tales como vacas, cerdos y pollos, es particularmente difícil. Estos animales nos proporcionan alimentos, como la carne, la leche y los huevos y, como dice el refrán, "Somos lo que comemos".

Cuando se utilizan fármacos en animales destinados a la producción de alimentos, residuos de estos fármacos pueden estar presentes en los productos alimenticios que se derivan de esos animales. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) se asegura de que los residuos de los fármacos representen un riesgo mínimo para las personas.

En primer lugar, los toxicólogos de la FDA determinan la "ingesta diaria admisible", o IDA, mediante un análisis de información detallada del fármaco. La IDA es la cantidad máxima del fármaco que no será perjudicial para las personas, aun cuando consuman esa cantidad todos los días.

En segundo lugar, los químicos expertos en residuos de la FDA utilizan la IDA para establecer la tolerancia del fármaco, que se define como la concentración máxima de residuos del fármaco legalmente permitida en productos alimenticios provenientes de animales tratados. Durante el proceso de aprobación de un fármaco para uso en animales destinados a la producción de alimentos, la compañía farmacéutica debe proporcionar a la FDA los métodos de análisis adecuados y precisos para medir los residuos en un tejido comestible específico (por ejemplo, el hígado, el riñón, la lengua o la leche). Estos métodos se utilizan para analizar el tejido, a fin de asegurarse de que los residuos del fármaco no estén presentes por encima de la tolerancia legal. Comer alimentos que incluso contengan la concentración legal máxima de residuos (es decir, la tolerancia máxima) no excederá la IDA y es seguro para el consumidor.

Por último, en función de la tolerancia, los químicos expertos en residuos de la FDA establecen el tiempo de retiro. El tiempo de retiro es el tiempo transcurrido desde que el animal recibe la última dosis del fármaco hasta que el animal puede ser sacrificado para su consumo, o la leche o los huevos provenientes del animal pueden ir al mercado. El tiempo de retiro permite que los residuos del fármaco presentes en el tejido comestible del animal tratado alcancen concentraciones que estén en el nivel de tolerancia o por debajo de este. Si se respeta el tiempo de retiro, los productos alimenticios provenientes de un animal tratado son seguros para entrar en el suministro de alimentos.

Un fármaco que requiere más tiempo para ser eliminado o disuelto por el cuerpo del animal, también demora más en llegar a concentraciones que estén en el nivel de tolerancia o por debajo de este en la carne, leche o huevos. Esto resulta en un tiempo de retiro más prolongado. Además, aunque solo hay un nivel de tolerancia para un fármaco determinado en un tejido comestible específico (por ejemplo, hígado de ganado), el mismo fármaco puede tener diferentes tiempos de retiro según cómo se utilice el fármaco, cómo se administre o qué tipo de alimento produce el animal tratado. Por ejemplo, el tiempo de retiro de un fármaco administrado a ganado vacuno (que nos provee carne) puede ser diferente que el tiempo de retiro para el mismo fármaco administrado a ganado lechero (que nos provee carne y leche). De manera similar, una forma inyectable de un fármaco puede tener un tiempo de retiro diferente que el mismo fármaco administrado en otra forma farmacéutica como, por ejemplo, por vía oral en piensos medicados.

Es ilegal la venta de productos alimenticios con niveles de residuos de fármaco por encima del límite legal de tolerancia porque tales concentraciones pueden ser perjudiciales para las personas que consuman ese alimento. La administración de fármacos de venta libre o con receta a un animal destinado a la producción de alimentos puede generar residuos del fármaco en el tejido comestible del animal tratado por encima del nivel de tolerancia legal. Para evitar la presencia de residuos ilegales y para mantener los productos alimenticios seguros, la FDA recuerda a los veterinarios y a los productores de animales que deben respetar el tiempo de retiro de cada fármaco que utilicen en los animales destinados a la producción de alimentos. La agencia también les pide a los productores de animales que sigan las recomendaciones conocidas como “T.A.L.K. antes de tratar".

T - Hable (en inglés, talk) con su veterinario. Siempre consulte con el veterinario antes de administrar un fármaco a sus animales.

A - Pregunte (en inglés, ask) si el fármaco está aprobado por la FDA para su uso en animales. La aprobación de la FDA significa que el fármaco es seguro y eficaz si se usa de acuerdo con las indicaciones de la etiqueta. La aprobación de la FDA también garantiza que la concentración, calidad y pureza del fármaco son uniformes entre un lote y otro, y que la etiqueta del fármaco es veraz, está completa y no es engañosa. Si el fármaco se utiliza para indicaciones no autorizadas en un animal de producción, se deberá involucrar a un veterinario y este es responsable de establecer untiempo de retiro adecuado. El uso del fármaco para indicaciones no autorizadas significa usar un fármaco aprobado de una forma que no está indicada en la etiqueta del fármaco. El uso no autorizado de un fármaco a veces es llamado fuera de lo indicado (off-label) porque el uso está "fuera de lo indicado en la etiqueta".

L – Mire (en inglés, look) la etiqueta. Conozca qué fármaco está administrando y el régimen de la dosis. Tenga presente el tiempo de retiro para el régimen de la dosis que utilice. El régimen de la dosis incluye:

  • Cuánto fármaco debe administrar (la dosis);
  • Con qué frecuencia debe administrarlo (la frecuencia);
  • Por cuánto tiempo debe administrarlo (la duración); y
  • Cómo administrarlo (la vía de administración). Las diversas vías de administración incluyen la inyección del fármaco por debajo de la piel, en el músculo o en una vena; la administración del fármaco por vía oral; o la aplicación del fármaco de forma tópica en la piel.

K – Mantenga (en inglés, keep) los registros completos de tratamiento. Un buen archivo de registros le ayudará a evitar residuos de fármacos ilegales porque usted sabrá:

  • Qué animales fueron tratados;
  • Con qué fármaco los trataron;
  • Cómo fueron tratados (el régimen de dosis utilizado);
  • Por qué fueron tratados; y
  • Cuándo es seguro que los productos alimenticios provenientes de animales tratados ingresen al suministro de alimentos.

T - Hable con su veterinario.
A - Pregunte si el fármaco está aprobado por la FDA.
L - Mire la etiqueta.
K - Mantenga los registros completos de tratamiento.