U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. Animal & Veterinary
  3. Resources for You
  4. Animal Health Literacy
  5. Todo sobre EEB (Enfermedad de las vacas locas)
  1. Animal Health Literacy

Todo sobre EEB (Enfermedad de las vacas locas)

English

Standing Cow

El acrónimo EEB es corto pero representa una enfermedad con un nombre largo, encefalopatía espongiforme bovina. "Bovina" significa que la enfermedad afecta a las vacas, "espongiforme" se refiere a que el cerebro de una vaca enferma se ve esponjoso bajo un microscopio, y "encefalopatía" indica que es una enfermedad del cerebro. La EEB se llama comúnmente la “enfermedad de las vacas locas".

¿Qué es la EEB?

La EEB es una enfermedad neurológica progresiva de las vacas. Progresiva significa que empeora con el tiempo. Neurológica significa que daña el sistema nervioso central de la vaca (cerebro y médula espinal).

¿Qué causa la EEB?

La mayoría de los científicos piensan que la EEB es causada por una proteína llamada prión. Por razones que no se comprenden completamente, un prion normal se transforma en un prión anormal que es dañino. El cuerpo de la vaca enferma ni siquiera sabe que el prión anormal está presente. Sin saber que está presente, el cuerpo de la vaca no puede combatir la enfermedad.   

¿Cuáles son los síntomas de la EEB en las vacas?

Un síntoma común de la EEB en las vacas es la falta de coordinación. Una vaca enferma tiene problemas para caminar y levantarse. Una vaca enferma también puede actuar muy nerviosa o violenta; por eso la EEB a menudo se llama "enfermedad de las vacas locas."  

Por lo general, toma de cuatro a seis años desde el momento en que una vaca es infectada con el prión anormal hasta que muestra los primeros síntomas de la EEB. Esto se llama el período de incubación. Durante el período de incubación, no hay forma de saber si una vaca tiene la EEB a simple vista. Una vez que una vaca comienza a mostrar síntomas, se enferma más y más hasta que muere, generalmente entre dos semanas a seis meses. No existe tratamiento para la EEB ni vacuna para prevenirla. 

Actualmente, no hay una forma confiable de evaluar la EEB en una vaca viva. Después de que una vaca muere, los científicos pueden saber si tenía la EEB al observar su tejido cerebral bajo un microscopio y ver la apariencia esponjosa. Los científicos también pueden saber si una vaca tenía la EEB mediante el uso de kits de prueba que pueden detectar el prión anormal en el cerebro.

slide of cow brain - healthy cow
Slide of brain tissue - cow with BSE

Cerebro de una vaca sana, como se ve con un microscopio usando tinciones especiales.

Foto cortesía de la Dra. Katie Kelly, Johns Hopkins University

Cerebro de una vaca enferma con la EEB, como se ve con un microscopio usando tinciones especiales. Los grandes espacios en blanco son como los "huecos" de una esponja.

Foto cortesía del difunto Dr. Al Jenny, USDA

¿Cómo contrae una vaca la EEB?

baby calf lying down

Las partes de la vaca que no se comen se cocinan, se secan y se muelen en polvo. El polvo luego se usa para una variedad de propósitos, incluso como ingrediente en los alimentos para animales. Una vaca contrae la EEB al comer alimentos contaminados con partes que provienen de otra vaca que estaba enferma con la EEB. El alimento contaminado contiene el prión anormal, y una vaca se infecta con el prión anormal cuando come el alimento. Si una vaca contrae la EEB, lo más probable es que haya comido el alimento contaminado durante su primer año de vida. Recuerde, si una vaca se infecta con el prión anormal cuando tiene un año de edad, generalmente no mostrará síntomas de la EEB hasta que tenga cinco años o más. 

¿Pueden las personas contraer la EEB?

Las personas pueden contraer una versión de la EEB llamada variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (vCJD). Hasta el año 2019, se sabe que 232 personas en todo el mundo se enfermaron con la vCJD y, desafortunadamente, todas murieron. Se cree que contrajeron la enfermedad al comer alimentos hechos de vacas enfermas con la EEB. La mayoría de las personas que se enfermaron con la vCJD vivieron en el Reino Unido en algún momento de sus vidas. Solo cuatro vivieron en los Estados Unidos y, lo más probable, es que estas cuatro personas se infectaron cuando vivieron o viajaron al extranjero.

Ni la vCJD ni la EEB son contagiosas. Esto significa que no es como contraer un resfriado. Una persona (o una vaca) no puede contraerlo por estar cerca de una persona o vaca enferma. Además, los estudios de investigación han demostrado que las personas no pueden contraer la EEB al beber leche o comer productos lácteos, incluso si la leche proviene de una vaca enferma.

¿Qué está haciendo la FDA para mantener sus alimentos seguros?

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) está haciendo muchas cosas para mantener los alimentos en los Estados Unidos seguros tanto para las personas como para las vacas. Desde agosto de 1997, la FDA no ha permitido que la mayoría de las partes de las vacas y de ciertos otros animales se usen para producir alimentos para las vacas. Esto protege a las vacas sanas de contraer la EEB al asegurarse de que los alimentos que comen no estén contaminados con el prión anormal. 

cows at feed trough

boxer eating from a pet dish

En abril de 2009, la FDA tomó medidas adicionales para asegurarse de que los alimentos en los Estados Unidos se mantengan seguros. Ciertas partes de alto riesgo de las vacas no pueden usarse para hacer ningún alimento para animales, incluida la comida para mascotas. Esto previene que toda la alimentación animal se contamine accidentalmente con el prión anormal. Las partes de alto riesgo de las vacas son aquellas partes de la vaca que tienen la mayor probabilidad de infectarse con el prión anormal, como los cerebros y las médulas espinales de las vacas que tienen 30 meses de edad o más.  

Al mantener seguros los alimentos que se les dan a las vacas, la FDA protege a las personas asegurándose de que los alimentos que ingieren provienen de vacas sanas.

meat

La FDA también trabaja con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) para mantener a las vacas en los Estados Unidos sanas y libre de EEB. El USDA evita que las vacas y los productos de vaca de alto riesgo ingresen a los Estados Unidos de otros países. El USDA también se asegura de que las partes de alto riesgo de las vacas, como los cerebros y las médulas espinales, y las vacas que no pueden caminar o que muestran otros síntomas de la enfermedad no se usen para producir alimentos para las personas.

Los pasos que la FDA y el USDA han tomado para evitar que las vacas en los Estados Unidos contraigan la EEB están funcionando muy bien. Solo se han encontrado seis vacas con la EEB en los Estados Unidos. El primer caso se reportó en 2003 y el caso más reciente se encontró en agosto de 2018.

Vale la pena señalar que hay dos tipos de la EEB, clásica y atípica. La clásica es causada por alimentos contaminados que se usaron para alimentar a las vacas. La atípica es más rara y ocurre espontáneamente, generalmente en vacas de 8 años o más. De las seis vacas con la EEB en los Estados Unidos, cinco fueron atípicas. El único caso de la EEB clásica en los Estados Unidos fue el primero, en 2003, en una vaca importada de Canadá. 

¿Pueden otros animales contraer la EEB? 

cat standing next to food dish

Las ovejas, cabras, visones, venados y alces pueden enfermarse con sus propias versiones de la EEB. Los gatos son la única mascota doméstica común que se sabe que tiene una versión de la EEB. Se llama encefalopatía espongiforme felina, y las mismas cosas que se están haciendo para proteger a las personas y las vacas también están protegiendo a los gatos. Nunca se ha encontrado que un gato en los Estados Unidos haya tenido esta enfermedad.

¿Cómo puedo obtener más información?

 

Back to Top