• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

La FDA pone en la mira a las grasas trans de los alimentos procesados

FDA Targets Trans Fat in Processed Foods - JPGFDA Targets Trans Fat in Processed Foods - JPG 2FDA Targets Trans Fat in Processed Foods - JPG 3 
Diversos alimentos procesados —incluyendo los alimentos congelados, enlatados y horneados— contienen grasas trans. La cantidad por ración se indica en la etiqueta de información nutricional. La inclusión de los aceites parcialmente hidrogenados en la lista de ingredientes también es una indicación de la presencia de grasas trans.

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

En esta página:

Hace más de una década inició un cambio radical en la dieta de los estadounidenses: los consumidores empezaron a evitar los alimentos con grasas trans y las compañías, a su vez,  respondieron reduciendo la cantidad de grasas trans en sus productos.

Esta evolución comenzó cuando la FDA propuso por primera vez en 1999 que los fabricantes tuvieran que indicar el contenido de grasas trans en las etiquetas de información nutricional, dada la preocupación generalizada de salud pública. Este requisito entró en vigor en 2006.

No obstante, todavía existen muchos alimentos procesados hechos con aceites parcialmente hidrogenados (PHO, por sus siglas en inglés), la principal fuente de grasas trans artificial en los alimentos.  Las grasas trans se han relacionado con un mayor riesgo de padecer cardiopatías coronarias, en las que una acumulación de placa en el interior de las arterias puede provocar un ataque al corazón.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades  estiman que una mayor reducción de las grasas trans en los alimentos puede prevenir, anualmente, 7,000 muertes adicionales a causa de enfermedades del corazón, y hasta 20,000 ataques de corazón al año.

Parte de la responsabilidad de la FDA con el público es garantizar que los alimentos en el suministro alimentario estadounidense sean seguros. Por lo tanto, debido a los riesgos derivados del consumo de aceites parcialmente hidrogenados, la FDA ha publicado un aviso en el Registro Federal con la determinación preliminar de que los aceites parcialmente hidrogenados ya no se “consideran seguros, en general” — o “GRAS”, por sus siglas en inglés y para abreviar—. Si la determinación preliminar se vuelve definitiva, los aceites parcialmente hidrogenados pasarían a ser aditivos alimentarios y estarían sujetos a la aprobación de la FDA antes de su comercialización. De acuerdo con las leyes estadounidenses, los alimentos que contienen aditivos no aprobados se consideran adulterados, lo que quiere decir que no pueden venderse legalmente.

Si la FDA determina que los aceites parcialmente hidrogenados no son sustancias GRAS, esto podría, en efecto, significar el fin de las grasas trans artificiales producidas industrialmente en los alimentos, comenta el Dr. Dennis M. Keefe, director de la Oficina de Seguridad de los Aditivos de la FDA.

Las grasas trans no desaparecerían completamente, señala Keefe, ya que también se acumulan naturalmente en pequeñas cantidades en la carne y en los productos lácteos. También están presentes en cantidades muy pequeñas en otros aceites comestibles, tales como los totalmente hidrogenados, en los que no es posible evitar producirlas durante el proceso de fabricación.

 regrese al inicio

Información sobre las grasas trans y los aceites parcialmente hidrogenados

Los aceites parcialmente hidrogenados pueden encontrarse en muchos alimentos procesados, tales como los productos horneados y congelados a los que los estadounidenses cortos de tiempo recurren para alimentar a sus familias. Desde los años 50, han sido ampliamente utilizados como ingredientes para aumentar el tiempo de conservación de los alimentos y estabilizar su sabor.

Sin embargo, con el tiempo, varios estudios han relacionado a las grasas trans —producidas al agregar hidrógeno a los aceites vegetales para hacerlos más sólidos— con las enfermedades del corazón. Un informe publicado en 2002 por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias, descubrió una correlación directa entre el consumo de grasas trans y niveles más elevados de colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), normalmente conocido como el colesterol “malo”, y, por lo tanto, con un riesgo mayor de padecer una enfermedad del corazón.

Keefe indica que, aunque el requisito de la FDA de incluir las grasas trans en la etiqueta de información nutricional entró en vigor en enero de 2006, los consumidores se tomaron seriamente las advertencias sobre los peligros que éstas conllevan para la salud desde el principio.  Al poco tiempo de publicarse la norma definitiva de la FDA en 2003, empezaron a consultar dicha información para evitar los alimentos con grasas trans. Siguiendo los pasos de los consumidores, los fabricantes de alimentos procesados siguieron el ejemplo y voluntariamente cambiaron la formulación de sus alimentos para reducir o eliminar las grasas trans.

No obstante, Mical E. Honigfort, un funcionario de seguridad alimentaria de la FDA, dice que todavía es posible encontrar grasas trans en alimentos procesados tales como:
 

  • galletas saladas, galletas dulces, pasteles, tartas congeladas y otros alimentos horneados
  • refrigerios (tales como palomitas de maíz para el microondas)
  • pizzas congeladas
  • mantecas vegetales y margarinas en barra
  • cremas para café
  • productos de masa refrigerada (tales como bollos y rollos de canela)
  • glaseados listos para usar

regrese al inicio

Información sobre sustancias GRAS

Acorde con la sección 409 de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (Federal Food, Drug, and Cosmetic Act), toda sustancia que se agregue a un alimento es un aditivo alimenticio sujeto a la aprobación y revisión de la FDA antes de su comercialización, salvo algunas excepciones. Entre éstas están aquellas sustancias que “por lo general se consideran seguras” —o sustancias GRAS, por sus siglas en inglés—, porque los expertos cualificados suelen considerarlas así si se usan de la manera indicada.

Por mucho tiempo, la industria alimentaria ha considerado a los aceites parcialmente hidrogenados de uso más generalizado como sustancias GRAS. Keefe explica que las compañías pueden notificar voluntariamente a la FDA cuando determinan que el uso de un ingrediente entra dentro de la definición de una sustancia GRAS, pero no existe un requisito legal que obligue a los fabricantes de alimentos a hacerlo antes de comercializar el producto. Si, en última instancia, la FDA determina que los aceites parcialmente hidrogenados no son sustancias GRAS, los fabricantes de alimentos tendrían que obtener la aprobación de la FDA para añadirlos a un producto antes de su comercialización.

La FDA puede actuar cuando cree que un ingrediente no es, de hecho, una sustancia GRAS. Esto es lo que la determinación preliminar de la agencia hace ahora con los aceites parcialmente hidrogenados. Una notificación en el Registro Federal fue publicado el 7 de noviembre de 2013, anunciando la determinación preliminar de que los aceites parcialmente hidrogenados no son GRAS, y la cual incluye un periodo de 60 días para comentarios del público.

Si la FDA hace una determinación final de que los aceites parcialmente hidrogenados no son sustancias GRAS, la agencia y la industria alimentaria tendrán que encontrar una manera de reducir paulatinamente su uso.  Para ayudar a solucionar este problema de una manera apropiada, la notificación del Registro Federal invita para hacer comentarios sobre cuánto tiempo le tomaría a la industria alimentaria eliminar el uso de los aceites parcialmente hidrogenados.

regrese al inicio

¿Qué debe hacer el consumidor?

Mientras tanto, ¿qué debe hacer el consumidor  si observa que la etiqueta de información nutricional de su alimento favorito indica que contiene grasas trans? Lo mejor es tomar en consideración las cantidades de grasas saturadas, colesterol y grasas trans para elegir el producto que tenga la menor cantidad combinada de estos nutrientes, afirma Keefe.

Incluso si la envoltura de un alimento dice contener “0 gramos de grasas trans”, es una buena idea leer la lista de ingredientes, dice Honigfort. De acuerdo con el reglamento actual, las compañías pueden hacer esta afirmación si el susodicho alimento contiene menos de 0.5 gramos de grasas trans por porción. No obstante, si la lista de ingredientes contiene un aceite hidrogenado, el producto tiene una pequeña cantidad de grasas trans. Seleccionar alimentos que contengan incluso pequeñas cantidades de grasas trans puede terminar representando un consumo importante.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos controlados por la FDA.

7 Noviembre de 2013

regrese al inicio

-

Artículos relacionados para el consumidor de la FDA

-