For Consumers

Cáncer de seno: a los hombres también les da

male breast and dna double helix montage (350x253)

Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

In English

En esta página:

El cáncer de seno es una enfermedad que generalmente se asocia con la mujer, como lo reflejan los listones y distintivos de color rosa, pero a los hombres también les da, aunque con poca frecuencia.

Como el cáncer de seno masculino es inusual, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no tiene muy buena información de ensayos clínicos sobre los tratamientos. “Tendemos a tratar a los hombres del mismo modo que a las mujeres”, señala la Dra. Tatiana M. Prowell, MD, oncóloga y científica en jefe a cargo de cuestiones relacionadas con el cáncer de seno en la Oficina de Productos Hematológicos y Oncológicos de la FDA.

“Históricamente, a los hombres se les ha excluido de los ensayos de cáncer de seno”, agrega. “Estamos instando activamente a las empresas farmacéuticas a que incluyan a los varones en todos los ensayos de cáncer de seno, a menos que haya una razón científica válida para no hacerlo. El número de hombres que participan en los ensayos seguiría siendo reducido porque el cáncer de seno masculino es un padecimiento poco común, pero cualquier información que ayude a los hombres a enfrentar esta enfermedad es mejor que ninguna”.

regrese al inicio

Los hombres versus las mujeres

Todos los años, alrededor de 2,000 casos de cáncer de seno masculino (1 por ciento de todos los casos) se diagnostican en los Estados Unidos, ocasionando menos de 500 defunciones, según el Instituto Nacional del Cáncer. Aunque puede atacar a cualquier edad, la enfermedad por lo general se diagnostica en hombres 5 a 10 años mayores que las mujeres, y afecta con más frecuencia a varones de entre 60 y 70 años de edad.

Prowell dice que una explicación para el diagnóstico a una edad (y en una etapa) avanzada puede ser que los hombres no creen correr el riesgo de padecer cáncer de seno. “Uno pensaría que, como tienen pechos más pequeños, los hombres notarían un bulto al instante”, comenta la Dra. Prowell, “pero los hombres no esperan que un bulto sea cáncer, mientras que la mayoría de las mujeres que sienten uno de inmediato suponen lo peor”.

La mayoría de los varones con cáncer de seno presentan bultos que pueden sentir, pero que no duelen. Los bultos pueden crecer en cualquier parte del pecho, pero a menudo se localizan debajo del complejo del pezón y la areola, justo en el centro. Como los hombres no se hacen mamografías periódicas, el cáncer por lo general no se detecta sino hasta que sienten dolor, como el de una caída o lesión.

“Los varones a menudo atribuyen los bultos en el pecho a algún tipo de lesión. La masa ya estaba ahí, pero no la notaron sino hasta que se sintió adolorida”, explica la Dra. Prowell.

Tanto hombres como mujeres comparten ciertos factores de riesgo similares para el cáncer de seno: exposición a altos niveles de estrógeno, antecedentes de la enfermedad en la familia y un historial de radiaciones en el pecho. Aunque todos los hombres tienen estrógeno, la obesidad, la cirrosis (una enfermedad del hígado) y el síndrome de Klinefelter (un trastorno genético) elevan sus niveles en el cuerpo. Todos ellos son factores de riesgo conocidos para el cáncer de seno masculino.
 
Si un familiar directo —la madre, el padre, un hermano o hermana, o un hijo— tiene cáncer de seno, los varones también corren un riesgo ligeramente más alto de padecer la enfermedad. Los hombres que presentan la mutación BRCA (una mutación o cambio en un gen que los predispone para contraer el cáncer de seno) corren el riesgo más alto. Aunque su posibilidad de padecer cáncer de seno sigue siendo baja (sólo de un 5 a 6 por ciento), los hombres con una mutación BRCA2 tienen un riesgo cien veces mayor de presentar la enfermedad que los de la población en general.

“Tanto en los hombres como en las mujeres, tener un tumor con receptores hormonales estrogénicos y progesterónicos es más que común, pero eso parece ser aun más cierto para los hombres”, añade la Dra. Prowell.

regrese al inicio

El tratamiento para el cáncer de seno masculino

Las opciones de tratamiento para los varones son similares a las de las mujeres: la mastectomía (una cirugía para extirpar el seno), o en algunos casos la tumorectomía, la radiación, la quimioterapia, las terapias localizadas y la terapia hormonal.

“Nuestra información sobre los tratamientos para los hombres se sustenta en gran medida en ensayos llevados a cabo en mujeres o representan datos retrospectivos de un grupo de hombres que recibieron tratamiento durante cierto periodo de tiempo. No contamos con ensayos aleatorios amplios ni con pruebas de primer nivel para el tratamiento del cáncer de seno en los varones como los que tenemos para las mujeres”, lamenta la Dra. Prowell.

Entre los tratamientos farmacológicos hormonales están el de tamoxifeno, un modulador selectivo de los receptores estrogénicos (MSRE) que inhibe los receptores de estrógeno, y el de los inhibidores de aromatasa, que bloquean la producción de estrógeno de andrógenos tales como la testosterona.

“En las mujeres que están en la posmenopausia preferimos usar los inhibidores de aromatasa como el primer frente de tratamiento contra el cáncer de seno en su etapa inicial, y consideramos el tamoxifeno como una alternativa. Para los hombres es lo contrario, porque los datos con los que contamos sugieren que los inhibidores de aromatasa no funcionan tan bien en ellos. Así que para los varones, los inhibidores de aromatasa son por lo general una alternativa o un segundo frente de tratamiento, después del tamoxifeno”, explica la Dra. Prowell.

Para los hombres con tumores grandes, ganglios linfáticos que arrojan resultados positivos o cáncer que se ha propagado, generalmente se recomienda la quimioterapia, además del tratamiento hormonal, igual que para las mujeres. Y a los hombres con tumores que son HER2 positivos se les recomienda, igual que a las mujeres, recibir tratamiento con trastuzumab, que es un anticuerpo que ataca el HER2.

regrese al inicio

El consejo genético es indispensable

A cualquier hombre con cáncer de seno debe recomendársele recibir consejo genético, afirma la Dra. Prowell.

Ésa es otra diferencia con las mujeres, a quienes no se remite automáticamente con un consejero genético, tal como para las mutaciones BRCA1 o 2. Estos “genes supresores tumorales” permiten que el cáncer de seno o de otra clase surja cuando no funcionan con normalidad. Sólo a las mujeres con antecedentes familiares significativos o ciertas otras características, tales como su juventud o padecer cáncer de seno triple negativo (sin estrógeno, progesterona ni receptores HER2), se les recomienda hacerse pruebas genéticas.

Incluso entre los varones hay diferencias. Los hombres afroamericanos tienen más probabilidades que los caucásicos de presentar tumores en una fase avanzada al momento del diagnóstico y de sufrir cáncer de tipo triple negativo. Y es más probables que la clase de tumores que sufren reaparezcan y tienen menos opciones de tratamiento.

La gente debe informar a su prestador de servicios de salud si algún varón en su familia ha padecido cáncer de seno, insta la Dra. Prowell. “Incluso si su abuelo ya falleció, si padeció cáncer de seno, es importante que su prestador de servicios de salud lo sepa. Como el cáncer de seno masculino es tan poco común, un solo hombre en el linaje de una familia despierta preocupación sobre un cáncer de seno hereditario”.

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

27 de junio de 2014.

regrese al inicio

Artículos relacionados para el consumidor de la FDA

Page Last Updated: 06/27/2014
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.