For Consumers

El tamaño de las porciones de los alimentos será más real

Tamanos de porciones

Haga click aquí para amplear el gráfico (PDF 85 K)


Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

 

English

En esta página:

La última vez que comió helado o mantecado  de postre, ¿se limitó a servirse media taza? Si se sirvió más, usted hace lo mismo que la mayoría de la gente hoy en día.

Y lo mismo con el refresco: ¿bebe usted 8 onzas (236 ml), 12 onzas (355 ml) o incluso toda la botella de 20 onzas (591 ml)?

Los helados y los refrescos son sólo dos de los productos alimenticios que se han visto afectados por los cambios en los requisitos del tamaño de las porciones que se incluyen en la nueva etiqueta de información nutricional. ¿El objetivo? Que las porciones se acerquen más a lo que la gente consume en realidad, de modo que cuando vean las calorías y los nutrientes en la etiqueta, esos números se asemejen más a lo que estén ingiriendo.

El tamaño de las porciones que se indican en las etiquetas de información nutricional no son las recomendadas. Por ley, las porciones deben basarse en la cantidad que la gente consume, y no en lo que debería consumir.

La Dra. Jillonne Kevala, Ph.D., química supervisora de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), explica: “El hecho es que, en el caso de muchos alimentos, comemos porciones más grandes de lo que solíamos. Y los cambios en la etiqueta de información nutricional lo reflejan”.

En 1993, cuando la FDA creó la etiqueta de información nutricional, las normas que se usaron para determinar el tamaño de las porciones —llamadas cantidades de referencia normalmente consumidas (RACC, por sus siglas en inglés)— se basaron principalmente en encuestas de consumo de alimentos realizadas en 1977-1978 y 1987-1988. Desde entonces, los fabricantes han usado las cantidades RACC de 1993 para calcular el tamaño de las porciones en sus envases.

“Ahora tenemos datos mucho más actualizados sobre el consumo de alimentos, y nos indican que el tamaño de las porciones en las etiquetas de algunos alimentos deben cambiarse”, afirma la Dra. Douglas Balentine, Ph.D., la directora de la Oficina de Nutrición y Etiquetado de los Alimentos de la FDA. Por ejemplo, el tamaño de las porciones para los panquecitos o magdalenas ha cambiado. Por lo general, la gente se come una magdalena entera, no la mitad ni una tercera parte.

En algunos casos, las cantidades de referencia que se utilizan para establecer el tamaño de las porciones son más pequeñas. Los yogures individuales suelen venir en envases de 6 onzas (177 ml), en lugar de los de 8 (237 ml) de antaño. La FDA usa ahora 6 onzas (177 ml) como la cantidad de referencia.

Por el contrario, el tamaño de las porciones de helado ha aumentado ligeramente. En lugar de usar media taza, ahora es de dos tercios de taza.

regrese al inicio

Los cambios se basan en el tamaño del envase

La FDA también ha cambiado los criterios para el etiquetado en función del tamaño del envase: “Nosotros sabemos que el tamaño del envase afecta lo que la gente come”, señala Balentine.

Con los nuevos requisitos, más productos alimenticios antes etiquetados como con más de una porción, ahora deben etiquetarse como con sólo una porción. ¿Por qué? Porque la gente es más dada a comerlos o tomarlos en una sola servida. Entre los ejemplos están una lata de refresco de 20 onzas (591 ml) y una de sopa de 15 onzas (444 ml).

Además, el contenido de ciertos envases más grandes que puede consumirse en una o más servidas, dependiendo de su apetito y disposición, ahora debe etiquetarse tanto por porción como por envase. Este formato de dos columnas es necesario si un paquete contiene al menos dos veces la cantidad de referencia normalmente consumida (en la que se basa el tamaño de las porciones) e inferior o igual a tres veces la cantidad de referencia. Algunos ejemplos son una lata de sopa de 19 onzas (562 ml) y una bolsa de papas fritas de 3 onzas (85 g).

Actualmente, los fabricantes sólo están obligados a indicar las calorías y la información nutricional por porción, por lo que es necesario hacer cálculos matemáticos si se va a consumir todo el contenido del envase. Así que si se le antojan unas papas y se come la bolsa entera, ahora podrá obtener más fácilmente la información sobre lo que va a consumir.

En el caso de los envases que son evidentemente más grandes de lo que la gente se comería de una sentada —más de tres porciones—, no es necesario que usen el formato de dos columnas. Los fabricantes sólo están obligados en estos casos a etiquetar estos productos por porción. Algunos ejemplos son las bolsas de papas fritas de “tamaño familiar” o las botellas de refrescos de dos litros.

“Nuestra esperanza es que actualizar la etiqueta de este modo facilitará que las personas sean más realistas sobre el número de calorías y nutrientes que consumen en realidad, y que tomen decisiones más saludables a la hora de escoger los alimentos para ellos y para sus familias” señala Balentine.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

Publicado el 27 de febrero de 2014

Actualizado el 18 de agosto de 2016

regrese al inicio

Page Last Updated: 10/24/2016
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.
Language Assistance Available: Español | 繁體中文 | Tiếng Việt | 한국어 | Tagalog | Русский | العربية | Kreyòl Ayisyen | Français | Polski | Português | Italiano | Deutsch | 日本語 | فارسی | English