• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

Drugs

  • Print
  • Share
  • E-mail

Información sobre la conservación de la insulina y cambio de productos durante una emergencia

in English

Almacenamiento de la insulina y su potencia

Durante las emergencias muchas veces varios fabricantes les ofrecen a los pacientes insulina que pudiera ser distinta a la que toman regularmente. Después de un desastre es posible que los pacientes en el área afectada no tengan acceso a refrigeración.  De acuerdo con las etiquetas de los productos de los tres fabricantes de insulina de los EE.UU. se recomienda que se almacene la insulina en un refrigerador a aproximadamente entre 36 y 46 grados F. Cuando no se han abierto y se almacenan de esta manera, estos productos retienen su potencia hasta la fecha de expiración indicada en el paquete.  No obstante, los productos de insulina disponibles se pueden dejar sin refrigerar (entre 59 y 86 grados F) por hasta 28 días y aún retener su potencia.

Como regla general, la insulina pierde su potencia conforme a la temperatura a la que se exponga y la duración de dicha exposición. Bajo condiciones de emergencia usted quizás todavía necesite usar insulina que haya sido almacenada a una temperatura mayor de 86 grados Fahrenheit. Esas temperaturas extremas pueden hacer que la insulina pierda su potencia, lo cual puede resultar en la pérdida del control de glucosa en la sangre con el tiempo.

En todo caso, debe tratar de mantener la insulina fría el tiempo que más le sea posible. Trate de mantener la insulina fuera del calor directo y la luz solar directa, pero si está usando hielo, también evite congelar la insulina.

Cuando vuelva a tener disponible insulina que se haya almacenado correctamente, debe descartar y reemplazar las ampolletas de insulina que hayan estado expuestas a estas condiciones extremas. Si los pacientes o los proveedores de servicios de salud tienen preguntas específicas sobre la condición de la insulina, pueden llamar al fabricante correspondiente a los siguientes números:

Lilly: 1-800-545-5979
Sanofi-Aventis: 1-800-633-1610
Novo Nordisk: 1-800-727-6500

Sustitución de insulina

Una sustitución de insulina siempre se debe hacer después de haber consultado con un médico y requiere supervisión médica cercana. Si no es posible hacer esto bajo condiciones de emergencia, se pueden considerar las siguientes recomendaciones. Asegúrese de vigilar de cerca sus niveles de glucosa en la sangre y buscar atención médica lo antes posible.

Insulinas de corta acción y de acción rápida

Una marca de insulina regular (por ejemplo, Humulin R, Novolin R) se puede sustituir por otra marca de insulina regular y por insulinas de acción rápida (por ejemplo, Humalog, Novolog) y vice versa unidad por unidad.

Insulinas intermedias y de acción prolongada

Un producto de insulina de acción intermedia (por ejemplo, Humulin N, Novolin N, insulina Lente) se puede sustituir por otro producto de insulina de acción intermedia unidad por unidad.  Del mismo modo, estas insulinas también se pueden sustituir por insulinas de acción prolongada (tales como el Lantus y Ultralente) unidad por unidad o vice versa.  ES IMPORTANTE que administre la mitad de la dosis de insulina de NPH (o Lente) por la mañana y la otra mitad por la noche.

Mezclas de insulina

Los pacientes que usan productos premezclados de insulina (por ejemplo, Humulin 70/30, Mezcla 75/25 de Humalog, Novolin 70/30, Mezcla de Novolog 70/30) tienen dos opciones que considerar:

  • Un producto de mezcla de insulina se puede sustituir con otra unidad por unidad.
  • Si no hay disponible ninguna otra mezcla de insulina, los pacientes deben sustituir primero la insulina intermedia o de acción prolongada unidad por unidad según el componte activo de la mezcla (por ejemplo, en los casos anteriores, aproximadamente 3/4 partes del total de la dosis de la unidad de la mezcla) siempre asegurándose de que la dosis total de NPH (o Lente) se divida entre dosis en la mañana y la noche.
  • Si también hay disponibles insulinas regulares o de acción prolongada, se pueden usar antes de las comidas principales junto con la insulina intermedia o de acción prolongada (con la dosificación indicada arriba) en dosis equivalentes a aproximadamente 1/4 de la dosis total de insulina premezclada usualmente tomada antes de esa comida.

Bombas de insulina

  • Los pacientes que usan bombas de insulina que deban cambiar a insulina inyectada pueden sustituir una insulina intermedia o de acción prolongada unidad por unidad por la dosis basal de 24 horas de insulina de infusión siempre asegurándose de que la dosis total de NPH (o Lente) se divida entre dosis en la mañana y la noche.
  • Si también hay disponible insulina de acción rápida, los pacientes deben administrase insulina a la hora de las comidas conforme a su sistema previo de calcular sus dosis de insulina bolus.