U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. News & Events
  3. FDA Newsroom
  4. Comunicados de Prensa
  5. La FDA emprende su primera campaña enfocada en los peligros del tabaco que no es para fumar entre los adolescentes en zonas rurales
  1. Comunicados de Prensa

FDA News Release

La FDA emprende su primera campaña enfocada en los peligros del tabaco que no es para fumar entre los adolescentes en zonas rurales

For Immediate Release:

English

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció el día de hoy la ampliación de su laureada campaña, “The Real Cost” (El Verdadero Costo) para educar a los varones adolescentes blancos en zonas rurales sobre las consecuencias negativas para la salud que están relacionadas con el consumo de tabaco que no es para fumar. Ésta es la primera vez que se subrayan los mensajes sobre los peligros del consumo de tabaco que no es para fumar –incluyendo la adicción a la nicotina, las enfermedades de las encías, la pérdida de dientes y varios tipos de cáncer– mediante la colocación de anuncios en 35 mercados de los Estados Unidos específicamente seleccionados para llegar al público al que va dirigida la campaña.

“El público seleccionado no sólo presenta un alto índice de consumo de tabaco que no es para fumar, sino que muchos no comprenden del todo las consecuencias negativas de sus actos para la salud”, advirtió el Dr. Mitch Zeller, J.D., director del Centro de Productos de Tabaco de la FDA. “En las comunidades en las que el consumo de tabaco que no es para fumar forma parte de la cultura, acercarse a los adolescentes en riesgo con mensajes convincentes es fundamental para ayudar a cambiar su comprensión de los riesgos y daños relacionados con este consumo”.

El tabaco que no es para fumar incluye diferentes tipos de productos, tales como los tabacos para mascar, mejor conocidos en inglés como dip, chew y snus, y aquellos que se disuelven en la boca. Según la Administración de Servicios Contra el Consumo de Sustancias Ilícitas y de Salud Mental, todos los días cerca de 1,000 varones menores de 18 años consumen por primera vez tabaco que no es para fumar –casi tantos como el número de adolescentes que fuman su primer cigarrillo– en los Estados Unidos, lo cual hace que la intervención oportuna sea decisiva y subraya la necesidad de centrarse en la prevención del consumo de tabaco que no es para fumar entre los jóvenes en cuestión..

El consumo de tabaco que no es para fumar está culturalmente arraigado en muchas comunidades rurales. Para muchos, se ha convertido en un rito de iniciación en el que estos adolescentes ven el tabaco que no es para fumar que consumen sus ejemplos a seguir, tales como sus padres, sus abuelos, sus hermanos mayores y los líderes de la comunidad. De hecho, su consumo tiene una propensión más de dos veces mayor en las zonas rurales de los Estados Unidos que en las metropolitanas Sin embargo, algunos jóvenes de zonas rurales se ven afectados de una manera más significativa que otros, pues los jóvenes varones blancos son más propensos a consumir tabaco que no es para fumar que otros. Según los datos más recientes de la Evaluación Demográfica del Tabaco y la Salud (PATH, por sus siglas en inglés) de la FDA, 31.84 por ciento de los varones blancos de entre 12 y 17 años de edad que viven en el campo están, ya sea experimentando con el consumo de tabaco que no es para fumar, o en riesgo de hacerlo; esto equivale a aproximadamente 629,000 jóvenes a nivel nacional.

El mensaje central de la Campaña de Prevención del Consumo de Tabaco que No Es para Fumar, “The Real Cost” es que “el hecho de que no se fume no significa que sea inofensivo”, y su objetivo es motivar a estos adolescentes a reconsiderar lo que creen saber acerca del consumo de tabaco que no es para fumar. El enfoque estratégico de la FDA se apoya en revelaciones clave obtenidas en varios grupos de estudio multiestatales integrados por varones blancos de zonas rurales, de entre 12 y 17 años de edad, así como en amplias investigaciones secundarias. Los mensajes de la campaña se centran en temas con los que, según determinó la investigación de la FDA, los jóvenes en riesgo se identifican, tales como las consecuencias estéticas y para la salud, la pérdida de control debido a la adicción y el peligro de las sustancias químicas encontradas en los productos de tabaco que no es para fumar..

Los mensajes de la Campaña de Prevención del Consumo de Tabaco que No Es para Fumar, “The Real Cost”, se amplifican a todo lo largo y ancho de los Estados Unidos empleando diversos métodos, entre ellos los medios de difusión pagados tradicionales (p. ej., televisión, radio, prensa, letreros públicos y vallas o carteleras publicitarias), así como la publicidad digital y las redes sociales. Estos esfuerzos se evaluarán midiendo la eficacia de los anuncios para llegar a los adolescentes varones blancos de zonas rurales y cambiar sus actitudes, creencias, forma de pensar e intención conductual de consumir tabaco que no es para fumar.

La nueva campaña también fomentará la colaboración con equipos de béisbol de las Ligas Menores selectos para ayudar a combatir la asociación que existe entre el béisbol y el consumo de tabaco que no es para fumar entre el público al que va dirigida. Este verano, estadios de todo el país promoverán estilos de vida sin tabaco difundiendo los anuncios de la campaña y ofreciendo oportunidades para que los aficionados conozcan e interactúen con jugadores que apoyan sus mensajes de salud pública..

La Campaña de Prevención del Consumo de Tabaco que No Es para Fumar, “The Real Cost”, es parte de la labor permanente de la FDA de prevenir que los jóvenes en riesgo empiecen a consumir tabaco. Esto incluye la campaña general de mercado de la FDA, “The Real Cost”, emprendida en febrero de 2014, y la campaña “Fresh Empire” de la dependencia, dirigida a jóvenes de culturas diversas que se identifican con sus amigos de la comunidad del hip-hop, emprendida en octubre de 2015.

La FDA, una dependencia del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos, protege la salud pública asegurando la protección, eficacia y seguridad de los medicamentos tanto veterinarios como para los seres humanos, las vacunas y otros productos biológicos destinados al uso en seres humanos, así como de los dispositivos médicos. La dependencia también es responsable de la protección y seguridad de nuestro suministro nacional de alimentos, los cosméticos, los suplementos dietéticos, los productos que emiten radiación electrónica, así como de la regulación de los productos de tabaco.

La extensión de la campaña “The Real Cost” centra la atención en este perjudicial rito de iniciación para muchos adolescentes en riesgo

###


Inquiries

Media:
Gloria Sánchez
301-796-7686
Consumer:
888-INFO-FDA

Related Information