U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. News & Events
  3. FDA Newsroom
  4. Comunicados de Prensa
  5. Declaración del Dr. Scott Gottlieb, comisionado de la FDA, sobre las medidas inmediatas de la FDA para responder al huracán María, y a las labores de recuperación en curso relacionadas con los huracanes Harvey e Irma
  1. FDA Newsroom

FDA Statement

Declaración del Dr. Scott Gottlieb, comisionado de la FDA, sobre las medidas inmediatas de la FDA para responder al huracán María, y a las labores de recuperación en curso relacionadas con los huracanes Harvey e Irma

Declaración del Dr. Scott Gottlieb, comisionado de la FDA, sobre las medidas inmediatas de la FDA para responder al huracán María, y a las labores de recuperación en curso relacionadas con los huracanes Harvey e Irma

For Immediate Release:
September 22, 2017
Statement From:
Statement Author
Leadership Role
Commissioner of Food and Drugs - Food and Drug Administration
Scott Gottlieb M.D.

English

Conforme los ciudadanos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes Estadounidenses comienzan la larga labor de recuperación de la devastación acarreada por el huracán María, sé que todos mis colegas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) me acompañan en tener siempre presentes en nuestra mente a los habitantes de todas estas islas. También quiero extender mi agradecimiento al personal de la FDA de nuestra oficina de San Juan, el cual trabajó arduamente en preparar y proteger nuestras instalaciones antes de la tormenta.

Hay muchos desafíos por delante, pero buena parte de la respuesta al huracán en los próximos días se centrará, y con razón, en las medidas para salvar vidas. La dependencia está dispuesta a apoyar la respuesta general del gobierno federal en todo lo que podamos, ya sea brindando apoyo a través de nuestros agentes del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, o de los civiles de la FDA que se han ofrecido como voluntarios en apoyo de los esfuerzos encabezados por el Departamento de Salud y Servicios Sociales y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

En las últimas semanas, cientos de dedicados expertos de la FDA también han estado colaborando estrechamente con la dirigencia de la dependencia para asegurarse de que haya una respuesta oportuna y perdurable a los huracanes Harvey e Irma, y estamos dispuestos a proporcionar esa misma asistencia a las comunidades afectadas por el huracán María. Las evaluaciones iniciales indican que pueden pasar meses antes de que todo Puerto Rico vea restaurado el servicio eléctrico, vulnerándose infraestructura crucial de la isla. Conforme las labores de socorro vayan pasando a las de recuperación, tenemos el compromiso de trabajar muy de cerca con los colaboradores locales y federales, así como con los sectores de los alimentos y de los productos médicos, para hacer frente a las secuelas inmediatas y de largo plazo de la tormenta.

Al igual que muchas dependencias federales, la FDA desempeña una función muy importante al garantizar la seguridad de, entre otras cosas, los productos médicos, la sangre y el abasto de alimentos, todos los cuales tienen el potencial de verse destruidos o contaminados por las aguas de las inundaciones, haciendo peligrar aun más la salud y la seguridad de los estadounidenses.

Nuestras labores son a varios niveles. Desde el inicio de las tormentas —comenzando con Harvey—, la dependencia ha venido trabajando para proporcionar recomendaciones, y comunicar la manera de manejar los alimentos y los productos médicos que pudieran haberse visto afectados por las tormentas. Esta información es importante tanto para las personas que los consumen como para el sector que los produce, y va dirigida a evitar enfermedades innecesarias, evitando el desperdicio de medicinas en buen estado, previniendo la escasez de alimentos y medicamentos, y haciendo frente a la pérdida de cultivos.

Estas tormentas han azotado regiones en las que hay un número significativo de agricultores, distribuidores de alimentos y fabricantes de productos médicos, entre ellas Houston, Florida, y ahora Puerto Rico y las Islas Vírgenes Estadounidenses. La dependencia ha venido trabajando para identificar a las empresas ubicadas en la trayectoria de estas tormentas y coordinarse con ellas para evaluar las secuelas sufridas por sus instalaciones, con el fin de evitar —en lo posible— un desabasto de alimentos y productos médicos de importancia vital. De hecho, identificamos y hemos comenzado a acercarnos a aproximadamente 10,000 empresas potencialmente afectadas por los huracanes Harvey e Irma. Por fortuna, hasta el momento no se ha identificado ninguna escasez apremiante en las regiones azotadas por estos huracanes. Al presente, la FDA está colaborando muy de cerca con empresas de productos farmacéuticos y dispositivo que tienen plantas de producción en Puerto Rico, para prevenir una escasez de medicamentos y dispositivos médicamente indispensables.
Otro aspecto decisivo es garantizar el acceso a sangre segura ante tantas lesiones relacionadas con la tormenta. Desde el inicio de las tormentas, mis colegas han venido colaborando muy de cerca con el Grupo de Estudio Interinstitucional de la Asociación Americana de Bancos de Sangre (AABB, por sus siglas en inglés) para asegurarse de que no sólo sean satisfechas las necesidades, sino que mantengamos el mismo nivel de seguridad de la sangre como cuando no estamos en medio de tres desastres naturales. Gracias a las donaciones continuas, los bancos de sangre han satisfecho con éxito las necesidades de todas las regiones afectadas en los Estados Unidos continentales a la fecha, y este importante grupo continuará dando seguimiento a las necesidades de Puerto Rico y las Islas Vírgenes Estadounidenses.

Agradezco profundamente la labor de todo el personal de la FDA en respuesta a estos desastres, incluyendo los aproximadamente 350 empleados de la FDA desplegados o listos para ser desplegados como parte del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, y aquellos que dedican muchas horas extra a apoyar la respuesta de la FDA, además de otras labores decisivas para la misión que se realizan en la dependencia. Me siento orgulloso de su trabajo y dedicación a ayudar a asegurarnos de estar haciendo todo lo posible por ayudar a nuestros conciudadanos. Me sentí increíblemente conmovido por los más de 150 empleados civiles de la FDA que respondieron a la solicitud de voluntarios de la FEMA. Mi personal y yo comprometemos totalmente nuestro apoyo a los esfuerzos de recuperación y reconstrucción de la nación en los meses venideros.

 

Medios de Comunicación

 Gloria Sánchez
 301-796-7686


Consumidores

 888-INFO-FDA

###


Inquiries

Media:
Gloria Sánchez
301-796-7686
Consumer:
888-INFO-FDA