U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. For Consumers
  3. Consumer Updates
  4. Artículos en español
  5. Las investigaciones de la FDA ayudan a proteger a las mascotas y a los seres humanos
  1. Artículos en español

Las investigaciones de la FDA ayudan a proteger a las mascotas y a los seres humanos

dog eating out of dish (350x318)

English

Usted tal vez no sepa que los alimentos y las golosinas o snacks que le da a su mascota, pueden enfermarlo si están contaminados con bacterias nocivas, Estas bacterias también pueden pasar de un animal a su dueño, y usted puede enfermarse por tan sólo manipular alimentos para mascotas contaminados.

Pero, ¿qué tan a menudo los alimentos para mascotas enferman a un gato o a un perro? ¿Porta su mascota las bacterias nocivas sin manifestar síntoma alguno y, de ser así, por cuánto tiempo? Y, ¿qué precauciones puede tomar para protegerse usted y su familia?

Éstas son algunas de las preguntas que la Red de Investigación y Respuesta de Laboratorios Veterinarios (Vet-LIRN, por sus siglas en inglés) está estudiando en estos momentos en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). “En última instancia, esperamos descubrir formas en que la FDA pueda ayudar a reducir al mínimo la incidencia de enfermedades transmitidas por los alimentos relacionadas con los alimentos y las golosinas para mascotas”, explica la doctora veterinaria Renate Reimschuessel, V.M.D., PhD, bióloga investigadora y directora de la Vet-LIRN.

Al amparo de la Vet-LIRN, la FDA colabora con 34 laboratorios veterinarios estatales y universitarios de todo el país para investigar las inquietudes de las que informan los dueños de mascotas. En los últimos dos años, once de los laboratorios de la Vet-LIRN se han concentrado específicamente en las infecciones de salmonela en perros y gatos.

¿Cómo se hizo el estudio?

El objetivo de cada uno de los laboratorios era recoger muestras de heces de cien perros y gatos que presentaran síntomas de salmonelosis —tales como diarrea o sangre en las heces—, y de otros cien perros y gatos sin estos síntomas para establecer un grupo control. Sin embargo, como es más difícil recoger muestras de gatos y como las clínicas veterinarias atienden a menos felinos con problemas gastrointestinales, el estudio se concentró más que nada en los perros. 

La Dra. Reimschuessel dice que fue fundamental armonizar los métodos de estudio mediante un cuestionario y un folleto generales. Por ejemplo, en un principio, cada uno de los once laboratorios tenía sus propias ideas sobre cómo difundir y recabar la información. Para que el estudio funcionara como es debido, todos los laboratorios tuvieron que ponerse de acuerdo en cuanto a los procedimientos a seguir.

Por último, la encuesta les hacía preguntas detalladas a los dueños de mascotas sobre temas tales como los síntomas recientes de enfermedad, la dieta (incluyendo las golosinas o snacks), los paseos del perro por el parque y el uso de medicamentos. Se sometió a pruebas a casi 3,000 animales en clínicas veterinarias de todo el país.

¿Qué ha encontrado estudio hasta el momento?

Los investigadores actualmente están analizando los datos y esperan publicar los resultados del estudio a más tardar para 2016. El control de calidad recibe cuidadosa atención. Aunque los resultados definitivos no están disponibles en este momento, la Dra. Reimschuessel dice que las noticias para los dueños de mascotas parecen ser bastante buenas. De los 2,965 animales sometidos a pruebas, los investigadores han encontrado que menos de cien dieron de hecho positivo para la bacteria.  

“No obstante, los dueños de mascotas deben saber que casi la mitad de los perros que dieron positivo para la salmonela no manifestaban ningún síntoma”, advierte la Dra. Reimschuessel. Un perro puede no mostrar indicios de la enfermedad y, no obstante portar la bacteria, la cual potencialmente puede propagarse a otros miembros del hogar. Por otra parte, para los niños, los adultos mayores o las personas con un sistema inmunitario vulnerable, las enfermedades bacterianas pueden ser particularmente graves.

Además, los resultados del estudio mostraron que era más probable que los perros que dieron positivo para la salmonela hubieran ingerido comida para mascotas cruda. Las publicaciones científicas indican que los alimentos crudos son más propensos a arrojar un resultado positivo para las bacterias de la Salmonella y la Listeria monocytogenes —otra causa común de enfermedad— que los procesados, en parte porque no han pasado por un “paso de esterilización”, tal como el procesado con calor.

La FDA rutinariamente lleva a cabo labores de muestreo para informar sus actividades de investigación y vigilancia, y este año tomará muestras de alimentos crudos para mascotas. Los resultados de estas labores ayudan a la dependencia a canalizar sus recursos a los aspectos que más afectan la salud pública.

Lo que usted puede hacer en casa

Una manera de saber si un alimento para mascotas puede ser una posible fuente de contaminación es consultando la lista de productos que la FDA ha ordenado que se retiren del mercado.

Entretanto, hay varias medidas que usted puede tomar para evitar la propagación de enfermedades en caso de que los alimentos y las golosinas o snacks para mascotas pudieran estar contaminados.

  • No compre alimentos para mascotas que vengan en latas abolladas o cuyo empaque esté dañado.
  • Alimente a sus mascotas en un lugar que pueda limpiarse y desinfectarse con facilidad.
  • Lave los mostradores, las mesas o cualquier superficie que pudiera verse afectada cuando los alimentos para mascotas han tenido contacto con ellos.
  • Aparte algunos utensilios para usarlos exclusivamente con los alimentos para mascotas.
  • Lávese bien las manos después de manipular alimentos para mascotas.
  • Guarde los alimentos secos para mascotas en un lugar fresco y libre de humedad, y en un envase hermético, para prevenir que se echen a perder.
  • No importa cómo almacene sus alimentos para mascotas, conserve el empaque original, el cual contiene información tal como los datos de contacto del fabricante, el código del lote y el número del código de barras o UPC. Estos datos pueden ser útiles si se sospecha que una enfermedad tiene su origen en un alimento para mascotas y hay una investigación en marcha.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

Artículos en español

Subscríbase para recibir artículos para el consumidor en español por email.