U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. For Consumers
  3. Consumer Updates
  4. Artículos en español
  5. La importancia de la seguridad de los lentes de contacto
  1. Consumer Updates

La importancia de la seguridad de los lentes de contacto

Woman with contact

Entre el 40 % y el 90 % de los usuarios de lentes de contacto no siguen correctamente las instrucciones para el cuidado de sus lentes de contacto, aumentando el riesgo de lesiones graves y mdash; e incluso ceguera.

English

Aproximadamente 40 millones de estadounidenses usan lentes de contacto o pupilentes. Además de ofrecer flexibilidad, comodidad y una imagen “sin anteojos”, los lentes de contacto ayudan a corregir diversos trastornos de la vista, entre ellos la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia o vista cansada para leer.

Pero los lentes de contacto también plantean riesgos potenciales; se usan directamente en los ojos, y pueden ocasionar infecciones oculares graves y úlceras corneales (o supuraciones) si uno no los cuida — y no los usa — como es debido. En raras ocasiones, estos padecimientos pueden conducir a la ceguera.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) regula los lentes de contacto y ciertos productos para su cuidado, como dispositivos médicos. Las mejores estrategias para reducir el riesgo de infección implican una higiene adecuada; cumplir con los periodos de uso recomendados; emplear las prácticas adecuadas para limpiar, desinfectar y guardar los lentes de contacto (que incluyen leer y seguir todas las instrucciones de la etiqueta del producto); y hacerse exámenes de la vista de rutina.

La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) controla las prácticas publicitarias y de comercialización de los dispositivos que causan o que es probable que causen un daño considerable al consumidor.

Tipos de lentes de contacto

Categorías generales

  • Lentes de contacto blandos. Están hechos de un plástico flexible que permite el paso de oxígeno a la córnea. El usuario se acostumbra a usarlos a los varios días. A la mayoría de quienes usan lentes de contacto blandos se les prescriben con algún tipo de cronograma de reemplazo frecuente. Un ejemplo de esto es un cronograma que indique que los lentes de contacto deben reemplazarse por unos nuevos a las dos semanas de uso.
  • Lentes de contacto rígidos permeables al gas (RPG). Estos productos son durables y resistentes a la acumulación de depósitos, y por lo general permiten una visión clara y nítida. Duran más que los lentes de contactos blandos, y también son más fáciles de manejar y menos propensos a romperse.

Tipos específicos

  • Lentes de contacto de uso prolongado. Son buenos para dormir con ellos puestos o para su uso continuo desde una hasta seis noches, o hasta 30 días. Pueden ser blandos o rígidos permeables al gas. Es importante dejar descansar los ojos sin lentes de contacto al menos por una noche después de cada vez que toque quitárselos.
  • Lentes de contacto desechables (o con un “cronograma de reemplazo”). Según la definición de la FDA, “desechable” significa usado una sola vez y desechado. Con un verdadero cronograma de uso diario desechable, se usa un nuevo par de lentes de contacto cada día. Sin embargo, algunos lentes de contactos blandos que los distribuidores llaman "desechables" son en realidad lentes que pueden usarse a diario por hasta dos semanas antes de desecharlos.
  • Lentes de contacto diseñados para “orto-k”. La ortoqueratología (u orto-k) es un procedimiento de ajuste que utiliza lentes de contacto RPG especialmente diseñados para modificar la curvatura de la córnea a fin de mejorar temporalmente la capacidad del ojo para enfocar. Se usan principalmente para corregir la miopía. El tipo más común es la ortoqueratología nocturna, y la FDA exige que los profesionales de la vista cuenten con la capacitación y acreditación necesarias antes de usar estos lentes de contacto en su práctica.
  • Lentes de contacto cosméticos (también llamados “decorativos”, “de disfraz”, “de colores,” “de novelería” o “sin aumento”). La FDA con frecuencia ha advertido al público sobre los graves riesgos (incluyendo infecciones de los ojos y ceguera) relacionados con el uso de estos lentes de contacto sin que medie una prescripción médica ni la intervención profesional adecuada. Este tipo de lentes no corrige la vista y su único propósito es cambiar la apariencia de los ojos. Si quiere usar estos lentes contactos, consiga una receta válida (vea la sección que sigue a continuación). Usted necesita una receta, incluso si su vista es perfecta. Y encuentre más consejos de seguridad en el portal electrónico de la FDA.

La necesidad de contar con una receta

Usted debe contar con una receta para cualquier tipo de lentes de contacto, pues no son “unitalla”. Al hacerse un examen de la vista, usted tiene derecho a recibir una copia de su prescripción médica.

Según el reglamento de la FTC, una receta debe contener la información suficiente como para que un expendedor la surta de manera cabal y correcta: la fecha del examen, la fecha en que recibió la receta después de que le tomaron las medidas para los lentes de contacto, la fecha de vencimiento, y el nombre, dirección, teléfono y número de fax del profesional que la prescribe.

La receta también debe ofrecer información sobre el material y el fabricante, la curva base o designación correspondiente, y el diámetro (cuando corresponda) de los lentes de contacto de prescripción médica. 

Consejos para comprarlos

Con una receta válida, es posible comprar lentes de contacto en farmacias, ópticas minoristas y ópticas en línea. Pero tenga mucho cuidado al adquirir lentes de contacto de otra persona que no sea su profesional de la vista.

Los lentes de contacto NO son dispositivos de venta sin receta (OTC, por sus siglas en inglés). Las empresas que los comercializan como tales están identificando el dispositivo de manera engañosa e infringiendo el reglamento de la FTC al vender lentes de contacto sin exigirle una receta médica.

También tenga en mente los consejos siguientes:

  • Asegúrese de que su receta esté vigente. No ordene lentes de contacto usando una receta vencida ni compre de más justo antes de que esté por vencer. Si no se ha chequeado la vista en uno o dos años, quizás tenga problemas de los ojos sin saberlo o pueda que sus lentes de contacto ya no estén corrigiéndole bien la vista. (La fecha de vencimiento de su receta por lo general la determina su estado, el cual puede exigir que la renueve en uno o dos años. Si su estado no ha fijado una fecha de vencimiento para la receta, entonces, por reglamento federal, la prescripción de sus lentes de contacto vence no menos de un año después de la fecha de expedición de la receta. Quien la prescribe puede fijar una fecha menor de un año si documenta en su expediente los motivos médicos que justifiquen una fecha de vencimiento más inmediata).
  • Haga su pedido con un distribuidor que conozca y sepa que es confiable. Los proveedores confiables siempre exigen la receta válida y actualizada de un oculista. Hable con su oculista si tiene alguna pregunta o si necesita una recomendación.
  • Solicite al fabricante las instrucciones de uso de los lentes de contacto para el paciente por escrito; éstas le proporcionarán información importante sobre los riesgos y ventajas, y le indicarán cómo usarlos.
  • Asegúrese de recibir la marca, el nombre de los lentes, la graduación, la esfera, el cilindro (si alguno), el eje (si alguno), la curva base, las curvas periféricas (si alguna) y el diámetro correctos, tal y como se indican en la receta. Si cree haber recibido unos lentes de contacto o una marca incorrectos, verifíquelos con su profesional de la vista (la marca correcta es importante porque existen diferencias en la forma y el contenido de agua entre una y otra). No acepte ninguna sustitución, a menos que su profesional de la vista la apruebe.

Cómo evitar lesiones o infecciones

Quienes usan lentes de contacto corren el riesgo de sufrir infecciones tales como la del ojo rojo (conjuntivitis), abrasiones corneales e irritación de los ojos. Una consecuencia común de una infección ocular son las úlceras corneales, las cuales son llagas abiertas en la capa exterior de la córnea. Muchas de estas complicaciones pueden evitarse con un cuidado diario de los ojos y de los lentes de contacto.

Para reducir la posibilidad de infección:

  • En general, si usa una solución para lentes de contacto multiusos, reemplace el estuche de sus pupilentes por lo menos cada tres meses o según lo indique su oculista. Si está usando una solución para lentes de contacto con peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), siempre utilice el estuche nuevo que viene con cada caja y siga todas las instrucciones que se incluyen en o adentro del empaque.   
  • Limpie y desinfecte los lentes de contacto como es debido. Al usar una solución para lentes de contacto, lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta del producto para no lastimar sus ojos. Esto es particularmente importante si su profesional de la vista le ha recomendado una solución con peróxido de hidrógeno, pues estas soluciones requieren un cuidado especial.
  • Quítese siempre los lentes de contacto antes de nadar.
  • Nunca vuelva a usar ninguna solución para lentes de contacto. Siempre elimine toda la solución utilizada después de cada uso y llene el estuche de sus lentes de contacto con solución nueva.
  • No exponga los lentes de contacto  a ningún tipo de agua (incluyendo lagos, estéros, del mar, destilada, de la llave y soluciones salinas caseras)  porque puede ser una fuente de microorganismos que podrían causar infecciones oculares graves (la solución para lentes de contacto se vende en envases “esterilizados”, lo cual significa que está libre de microbios y microorganismos).
  • Nunca se lleve los lentes de contacto a la boca ni use saliva en ellos. La saliva no es estéril.
  • Nunca transfiera soluciones para lentes de contacto a envases de bolsillo más pequeños. Estos envases no son estériles, y una solución no estéril puede dañar sus ojos.
  • No se acueste con los lentes de contacto puestos, a menos que su oculista los haya prescrito para usarlos así. Cualesquier lentes de contacto usados durante la noche aumentan el riesgo de infección. Usar lentes de contacto para dormir puede sofocar la córnea al reducir la cantidad de oxígeno que recibe el ojo. También pueden causar un daño microscópico a la superficie de la córnea, haciéndola más susceptible a las infecciones.
  • Nunca desatienda los síntomas de infección o irritación de los ojos que puedan estar relacionados con el uso de lentes de contacto. Entre estos síntomas están: malestar, lagrimeo u otras secreciones excesivas, una sensibilidad a la luz fuera de lo común, picazón, ardor, ojos arenosos, un enrojecimiento fuera de lo común, vista borrosa, inflamación, o dolor. Si presenta cualquiera de estos síntomas, quítese inmediatamente los lentes de contacto y no se los vuelva a poner. Acuda a su oculista de inmediato. Guarde los lentes de contacto, porque podrían ayudar a su oculista a determinar el origen de los síntomas.
  • Denuncie cualquier problema ocular grave relacionado con sus lentes de contacto a través del programa MedWatch de la FDA.

Cómo denunciar los problemas

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

Artículos en español

Subscríbase para recibir artículos para el consumidor en español por email.