U.S. flag An official website of the United States government
  1. Home
  2. For Consumers
  3. Consumer Updates
  4. Artículos en español
  5. La FDA se asegura de que sus alimentos de origen animal sean seguros
  1. Consumer Updates

La FDA se asegura de que sus alimentos de origen animal sean seguros

young man drinking glass of milk (350x224)
happy teenage girl eating big cheeseburger (350x224)
young girl eating fried chicken (350x224)

English

Si come carne o toma leche, usted quiere saber si hay trazas de los fármacos veterinarios que se usan en los animales destinados a la producción de alimentos incorporándose a su dieta. Y, de ser así, si las cantidades son seguras para el consumo humano.

Estas —y otras— preguntas conciernen a la División de la Química de los Residuos, la cual forma parte del Centro de Medicina Veterinaria de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Es posible que a los animales destinados a la producción de alimentos que estén enfermos, tales como cerdos, vacas y pollos, se les administren antibióticos u otros medicamentos para tratar enfermedades (algunas granjas también les dan antibióticos a los animales para ayudarlos a crecer más rápido, una práctica que la FDA está esforzándose por eliminar, fomentando un uso racional de los antimicrobianos en los animales destinados a la producción de alimentos). Los productores deben esperar, entonces, a que los fármacos salgan del sistema del animal antes de poder sacrificarlo para el consumo. Es importante asegurarse de que cualesquier trazas que queden del medicamento sean seguras para el consumo para cuando el alimento llegue a nuestra mesa.

“Nuestra misión es doble”, afirma el Dr. Philip Kijak, PhD, director de la división. “Nosotros validamos los métodos que emplean las empresas farmacéuticas para detectar trazas de fármacos en los alimentos derivados de animales, y ayudamos a crear nuevos y mejores métodos de prueba”.

En el primer paso, el auspiciante —por lo general la farmacéutica veterinaria— de un medicamento a usarse en un animal destinado a la producción de alimentos debe completar las pruebas necesarias que establezcan la tolerancia del fármaco (una medida de su seguridad) e idear un método para demostrar si las trazas detectadas en el alimento de origen animal entran o no dentro de dicha tolerancia. 

“Entonces, es nuestra responsabilidad validar ese método, asegurándonos, no sólo de que funcione y sea preciso, sino de que sea un método práctico que cualquier laboratorio químico común y corriente pueda utilizar”, señala el Dr. Kijak. 

Asegurándonos de que la leche sea segura

Por ejemplo, la sección examina los métodos empleados para someter a prueba la leche en busca de pequeñas trazas de medicamentos veterinarios que se usan en las vacas lecheras.

Según las normas de la Ordenanza para la Leche Pasteurizada de Grado “A” emitidas por la FDA y el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, toda la leche debe someterse a prueba para la detección de antibióticos betalactámicos, los fármacos que más comúnmente utilizan las granjas lecheras. La función de la FDA consiste en evaluar y aprobar los datos y los métodos presentados por las compañías que fabrican pruebas de detección rápida para estos medicamentos. La detección rápida es importante porque la leche es perecedera y los resultados se necesitan en el acto.

“Piensen en ellos como en kits comerciales, como esas pruebas de embarazo que compran los consumidores”, explica el Dr. Kijak. Y ya depende de las lecherías individuales y de los fiscalizadores estatales elegir los kits aprobados que quieren emplear. Desde 1994, cuando la FDA empezó a evaluar los kits de prueba, la cantidad de leche con fármacos betalactámicos ha caído, de 0.15 por ciento, a 0.014 por ciento; un contenido diez veces menor, añade el Dr. Kijak.

El diseño de métodos para analizar la carne

Además, la FDA colabora con el Servicio de Inocuidad e Inspección de los Alimentos (FSIS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y fiscalizadores estatales para controlar la carne, las aves de corral, los huevos y la leche en busca de trazas de fármacos que no estén sancionados o que no sean seguros. El FSIS analiza los alimentos en busca de una gran variedad de estos medicamentos e informa de las contravenciones a la FDA, la cual hace un seguimiento imponiendo medidas de control cuando así lo amerita. 

“Para llevar a cabo esta tarea, teníamos que concentrarnos en idear nuevos métodos para detectar trazas de penicilina y otros antibióticos”, cuenta el Dr. Kijak. “Con el método anterior podíamos decir si había penicilina, o penicilina y otros medicamentos, presentes, pero no podíamos medir la cantidad exacta de penicilina cuando la muestra contenía más de un fármaco”. Sin esta información específica, era posible que productos con cantidades inseguras de penicilina pasarán la inspección. El método más moderno, diseñado en estrecha cooperación con el USDA, les permite a los inspectores determinar si hay varios fármacos presentes, así como cantidad de cada uno de ellos.

Las pruebas para la detección de moho u hongos en el pienso para animales

Últimamente, la sección ha venido participando cada vez más en la creación de métodos para detectar micotoxinas y otros contaminantes en el pienso para animales. Las micotoxinas son compuestos tóxicos a base de hongos o moho que crecen en los cereales. Los malos métodos de cultivo y las condiciones de almacenamiento inadecuadas pueden fomentar el desarrollo de estos compuestos, los cuales pueden entrar a nuestra dieta a través de la carne de animales que consumieron el pienso contaminado.

“Aunque estos hongos casi siempre están presentes en los cereales, la cantidad de micotoxinas es la que puede hacer la diferencia entre un alimento de origen animal seguro y uno inseguro”, explica el Dr. Kijak. “Los nuevos métodos nos permiten tomar cualquier medida que sea necesarias para asegurarnos de que los productos analizados sean seguros para los consumidores”.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.