News & Events

Declaración de la FDA

Declaración de la FDA advirtiendo sobre los riesgos significativos para la salud que plantean los productos cannabinoides sintéticos ilegales contaminados que está encontrando la dependencia

Declaración del Dr. Scott Gottlieb, M.D., comisionado de la FDA; el Dr. Peter Marks, M.D., PhD, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica; y la Dra. Janet Woodcock, M.D., directora del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos

Para publicación inmediata

July 19, 2018

Declaración

English

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) se ha enterado de denuncias de enfermedades graves y muertes a causa del consumo de productos cannabinoides sintéticos (marihuana) contaminados con brodifacoum, un anticoagulante de acción muy prolongada que comúnmente se utiliza en los venenos para ratas. Estos productos no sancionados se venden en tiendas de autoservicio y gasolineras como sustitutos de la marihuana, con nombres tales como “K2” y “Spice”. El consumo de estos productos ilegales plantea preocupaciones de salud pública significativas tanto para las personas que pudieran consumir los productos contaminados como para el abasto de sangre en los Estados Unidos, ya que existe la posibilidad de que los hemoderivados donados por quienes han consumido estas sustancias estén contaminados.

Hay una serie de productos a base de marihuana sintética que están siendo comercializados ilícitamente y consumidos por sus efectos psicoactivos. La FDA ya ha colaborado antes con la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) para asentar varios cannabinoides sintéticos en la Clasificación I de la ley de Sustancias Controladas, a fin de evitar un peligro inminente para la seguridad pública. En general, es sabido que estos productos conllevan efectos adversos, como frecuencia cardiaca acelerada, vómito, comportamientos violentos, pensamientos suicidas y un aumento de la presión arterial, así como una reducción de la irrigación sanguínea al corazón, daño renal y convulsiones.

Pero a pesar de nuestros esfuerzos, ciertas entidades continúan desatendiendo las leyes estatales y federales sobre drogas al elaborar y distribuir estos productos, a menudo marcados o etiquetados como “no aptos para el consumo humano”, y modificando la estructura de los productos químicos sintéticos para tratar de eludir los requisitos legales. Y, en ciertos casos, algunos de los fabricantes de estos cannabinoides sintéticos les han añadido brodifacoum porque, según hemos escuchado, se cree que prolonga la duración de la euforia o “el viaje” que produce la droga.

Pero la presencia de brodifacoum en estos productos ilegales sin regular plantea riesgos serios para la salud, porque puede causar hemorragias graves. En los últimos meses se ha hospitalizado a cientos de personas en unos 10 estados (muchos en el Medio Oeste del país), tras experimentar tales complicaciones. Por desgracia, también ha habido varias muertes relacionadas. Nuestros colegas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) han venido colaborando con los departamentos de salud estatales en torno a este problema. La presencia de brodifacoum en estos compuestos ilegales plantea un peligro importante para la salud pública.

El día de hoy, nos unimos para enviar una enérgica advertencia a quien pudiera consumirlos, al efecto de que estos productos de marihuana sintética ilegales pueden ser especialmente peligrosos a consecuencia del uso aparentemente deliberado de brodifacoum en ellos.

Quienes posiblemente hayan consumido productos de marihuana sintética deben estar atentos a los indicios de sangrado. Éstos incluyen sufrir moretones con facilidad, supuraciones en las encías y sangrado nasal. Las personas que presentan estos síntomas después de consumir productos a base de marihuana sintética deben procurar atención médica de inmediato, ya que los efectos del brodifacoum son tratables.

Las personas con padecimientos preexistentes o aquellas que ya están tomando ciertos medicamentos, sean o no de prescripción médica, pueden correr un riesgo mayor de sufrir tales hemorragias y deben procurar tratamiento médico de inmediato.

También queremos alertar a los prestadores de servicios de salud, en especial a los que prestan atención en situaciones de emergencia, para que estén conscientes de estos riesgos y consideren la exposición a los cannabinoides sintéticos como una posibilidad cuando las personas presentan un sangrado inexplicable. Las pruebas de coagulación convencionales, tales como la del tiempo de protrombina, pueden ser drásticamente elevadas en estas situaciones, y un tratamiento oportuno con altas dosis de vitamina K y otros cuidados paliativos puede tener el potencial de salvar vidas.

Como se indicó, también nos preocupa la posible contaminación de los hemoderivados donados. La FDA ha recibido varios informes de donantes que consumieron cannabinoides sintéticos contaminados con brodifacoum. Debido a su larga vida media, el riesgo de sangrado que plantea el brodifacoum, el cual impide la reutilización de la vitamina K en el organismo, puede persistir por semanas. Por consiguiente, existen preocupaciones sobre la posible seguridad tanto del donador de sangre como de los componentes sanguíneos donados, dados los efectos potenciales para la coagulación debido a su actividad de acción prolongada como antagonista de la vitamina K. Por ese motivo, la FDAcompartió recientemente información con los centros de transfusión sanguínea en cuanto a este riesgo.

Dados los riesgos tanto conocidos como desconocidos que conllevan estos productos cannabinoides sintéticos, la FDA insta a las personas a evitar su consumo, sobre todo porque no hay forma de saber cuáles productos hechos a base de marihuana sintética han sido contaminados con el poderoso anticoagulante brodifacoum. Continuaremos vigilando este problema y tomaremos medidas adicionales según corresponda, en conjunción con nuestros colegas federales de los CDC y la DEA, los departamentos de salud tanto locales como estatales, y los centros de transfusión sanguínea.

La FDA, una dependencia del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos, protege la salud pública asegurando la protección, eficacia y seguridad de los medicamentos tanto veterinarios como para los seres humanos, las vacunas y otros productos biológicos destinados al uso en seres humanos, así como de los dispositivos médicos. La dependencia también es responsable de la protección y seguridad de nuestro suministro nacional de alimentos, los cosméticos, los suplementos dietéticos, los productos que emiten radiación electrónica, así como de la regulación de los productos de tabaco.

 

###

Información

Medios de Comunicación

 Gloria Sánchez
 301-796-7686


Consumidores

 888-INFO-FDA

Page Last Updated: 08/07/2018
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.
Language Assistance Available: Español | 繁體中文 | Tiếng Việt | 한국어 | Tagalog | Русский | العربية | Kreyòl Ayisyen | Français | Polski | Português | Italiano | Deutsch | 日本語 | فارسی | English