• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

Algunos quitaverrugas son inflamables

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

En esta página:

Algunos productos para la eliminación criogénica (por congelamiento) de verrugas —que las extirpan de la piel congelándolas— han estallado en llamas durante su uso en el hogar, lesionando a los consumidores o incendiando objetos en la vivienda.

Desde 2009, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), que controla los quitaverrugas como dispositivos médicos, ha recibido 14 de tales denuncias sobre productos quitaverrugas de venta sin receta médica (OTC, por sus siglas en inglés), los cuales son una mezcla de éter dimetílico y propano líquidos.

Diez pacientes describieron haber terminado con pelo chamuscado, ampollas, quemaduras o enrojecimiento de la piel, según Karen Nast, especialista en enfermería de la FDA. Algunos objetos cercanos también se incendiaron.

“La etiqueta de estos productos advierte claramente que son inflamables y que deben mantenerse alejados del fuego, las llamas abiertas, las fuentes de calor y los cigarros”, señala Nast. En tres de las denuncias había una vela cerca, pero en las otras once no se identificó ninguna fuente de ignición. “Esto es sumamente preocupante, especialmente porque la gente quizás no sepa que artículos del hogar comunes y corrientes como las tenazas o las planchas para rizar o alisar el cabello pueden calentarse lo suficiente como para representar una fuente de ignición para estos productos”, explica Nast.
 

regrese al inicio

Cómo usar estos productos

Las verrugas son tumores que causa la infección por el virus del papiloma humano (VPH). Para la mayoría de los tratamientos que emplean una mezcla de éter dimetílico y propano líquidos se instruye a los usuarios a seguir ciertos pasos.

Primero, el usuario presiona la válvula de la pequeña lata presurizada (el aerosol) que contiene la mezcla. El aerosol libera ésta —enfriada a aproximadamente -40 grados centígrados— sobre un aplicador, saturándolo (en algunos productos el aplicador va unido a la tapa). El usuario presiona el aplicador sobre la verruga por el tiempo especificado en las instrucciones del producto. En promedio, se necesitan tres o cuatro tratamientos para eliminar las verrugas de una piel fina, pero las ubicadas sobre una piel callosa, tales como las verrugas plantares que crecen en las plantas de los pies, podrían necesitar más.

En las denuncias recibidas por la FDA, el aerosol por lo general estalló en llamas durante la liberación de la mezcla.

regrese al inicio

Tratamientos alternativos

Con frecuencia, las verrugas pueden desaparecer por su propia cuenta y sin necesidad de tratamiento en la mayoría de las personas, señala el Dr. Markham Luke, MD, dermatólogo de la FDA. No obstante, si no está seguro de si debe preocuparse o no por sus verrugas, o si tiene preguntas sobre el uso de los productos criogénicos en el hogar, vale más no arriesgarse y hablar con su profesional de la salud antes de tomar cualquier medida, recomienda Luke.

Es posible que su profesional de la salud prefiera eliminar las verrugas en su consultorio, empleando tratamientos tales como la extirpación con bisturí, con láser o con nitrógeno líquido (criocirugía). “La ventaja es que el profesional de la salud ha sido capacitado para proporcionar el tratamiento de una manera segura y en condiciones controladas”, agrega.  

Por otra parte, existen otras clases de tratamiento en el hogar disponibles sin receta médica, tales como la aplicación tópica de ácido salicílico, que reblandece o afloja las verrugas para que se caigan solas o sean fáciles de eliminar.

Si va a usar un producto criogénico en el hogar, Luke recomienda que lo haga únicamente como indica la etiqueta y que obedezca las advertencias, tales como ésta que aparece en un producto actualmente a la venta en el mercado: “Extremadamente inflamable. No perfore, queme ni exponga la lata de aerosol a un calor excesivo, ni siquiera después de usarla o cuando la lata esté vacía. Esto puede hacer que la lata explote y ocasione lesiones graves”. También asegúrese de usar el producto en un lugar bien ventilado, añade Luke.

Nast dice que aunque hasta la fecha la FDA sólo ha recibido 14 informes de incendios relacionados con tratamientos criogénicos, tales incidentes pocas veces se denuncian. Ella insta a los consumidores a informar a la FDA sobre experiencias parecidas que hayan tenido. “Para nosotros, es importante saber cuándo y cómo pasan los problemas como éste”, agrega.

Usted puede denunciar los problemas relacionados con algún dispositivo a través de MedWatch, el sistema de alerta de la FDA.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos controlados por la FDA.

16 de enero de 2013.

regrese al inicio