• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

La regurgitación de los bebés es normal en muchos casos

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

Burping Baby (350 wide)

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

En esta página:

Cualquier persona que haya cuidado a un bebé sabe que los bebés regurgitan. Y escupen. Y vuelven a escupir.

Es fácil entender por qué algunos padres y cuidadores se preocupan por esto. ¿Está el niño recibiendo suficientes alimentos? ¿Es escupir con frecuencia un signo de una enfermedad más grave? ¿Es necesario que el bebé tome medicamento para tratar el problema?

Según el doctor Andrew E. Mulberg, pediatra y gastroenterólogo pediátrico en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), escupir frecuentemente es absolutamente normal en la mayoría de los casos y no es un síntoma de mala salud. Mientras que el bebé esté alerta, razonablemente contento, aumenta de peso, y no muestra otros signos de enfermedad, esto no suele ser un motivo de preocupación, dice Mulberg.

Entonces, ¿qué hace que el bebé escupa la comida con tanta frecuencia?

En los bebés, el anillo de músculo entre el esófago y el estómago, el esfínter esofágico inferior (LES) no está completamente maduro, lo que permite que el contenido del estómago fluyan hacia arriba, Mulberg explica. Con el tiempo, el LES madura y se abre sólo cuando el bebé come y permanece firmemente cerrado el resto del tiempo, manteniendo los alimentos en el estómago donde deben estar.

"Cuando el niño tiene 18 meses de edad o menos, el problema se conoce como reflujo gastroesofágico (GER por su sigla en inglés), y por lo general se resuelve por sí sólo", dice Mulberg.

En un pequeño número de casos, puede existir una condición más seria conocida como GERD (enfermedad por reflujo gastroesofágico). La GERD también puede causar regurgitación excesiva, pero requiere tratamiento para evitar complicaciones de salud adicionales, tales como daño al tejido del revestimiento del esófago. Se debe consultar a un proveedor de atención médica inmediatamente si un bebé presenta síntomas tales como escupir sangre, sangre en las heces, pérdida de peso, retraso en el crecimiento como falta de aumento de peso y tos persistente o sibilancias o jadeos, dice Mulberg.

regrese al inicio

¿Debe o no usar Inhibidores de la bomba de protones (IBP)?
 

Muchos padres se preocupan bastante y prueban con medicamentos de venta libres, incluyendo inhibidores de la bomba de protones (IBP), como el Prilosec. Los IBP actúan reduciendo la cantidad de ácido en el estómago producido por las glándulas en el revestimiento del estómago y los adultos los utilizan a menudo para el tratamiento de la GERD, comúnmente conocida como acidez estomacal.

Sin embargo, los IBP de venta libre no están aprobados por la FDA para tratar el reflujo en los niños pequeños, dice Mulberg.

Un comité asesor de la FDA se reunió en noviembre de 2010 para discutir cuatro estudios clínicos que investigan los efectos del tratamiento con IBP de niños pequeños con la GERD. El comité concluyó que los IBP no deben ser prescritos como tratamiento para niños sanos menores de 1 año de edad, Mulberg dice, a menos que haya evidencia de erosión del tejido en el esófago.

En cuanto a los medicamentos, estos pueden o no ser necesario, esa es una determinación que el proveedor de salud debe hacer después de realizar un examen físico completo. Mulberg sugiere que los padres deben estar preparados para discutir los comportamientos a la hora de la comida del bebé detalladamente, así como el estado de ánimo general del niño. Antes de hacer una cita, los padres deben estar preparados para responder a preguntas tales como:

  • ¿Escupe el bebé cada vez que come?
  • ¿Cuánto líquido es el bebé escupe?
  • ¿Está amantando al bebé?
  • Si no está amamantando, ¿qué tipo de fórmula utiliza?
  • ¿Ha cambiado recientemente de fórmula?
     

regrese al inicio

Cómo tratar la regurgitación normal

Una vez que una enfermedad más grave se descarta por un proveedor de atención médica, hay una serie de cosas que los padres y otros cuidadores pueden hacer para ayudar a evitar que los bebés constantemente escupan. Estos incluyen:

  • Sostener al bebé en posición vertical cuando lo alimenta.
  • Alimentar al bebé porciones más pequeñas, una a la vez.
  • Hacer comidas más espesas añadiendo cereales de arroz u otros cereales para bebés, que ayudan a la comida a quedarse n el estómago por más tiempo.
  • Cambiar a una fórmula diferente.

"Es comprensible que los padres primerizos, especialmente, están preocupados cuando su hijo parece estar escupiendo sin parar", dice Mulberg. "Por lo general, los padres no duermen lo suficiente, y claro, esto no ayuda a la situación."

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

5 de aogosto de 2013

regerse al inicio

-

Para más información

-
-

Artículos relacionados para el consumidor

-