• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

La anestesia: ¿es segura para los cerebros de los pequeños?

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico | RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed  | In English 

Anesthesia: Is it Safe for Young Brains - CU ART

En esta página:

Cuando los bebés o niños pequeños necesitan una cirugía, ¿afecta la anestesia sus cerebros en desarrollo?

Con más de 1 millón de niños menores de 4 años que requieren anestesia cuando tienen una cirugía en los Estados Unidos cada año, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y otras organizaciones de salud están trabajando conjuntamente para responder a esta pregunta.

Estudios científicos preliminares en animales de temprana edad han demostrado que los anestésicos usados comúnmente pueden ser perjudiciales para el cerebro en desarrollo. Sin embargo, los resultados en los niños han sido variables. Algunos estudios en bebés y niños pequeños que se someten a la anestesia han reportado deficiencias en el aprendizaje y el comportamiento a largo plazo, otros estudios no demuestran esto.

Estos resultados contradictorios indican que es necesario hacer más investigaciones para entender completamente los riesgos que la anestesia puede presentar en pacientes de muy temprana edad.

Para cerrar estas brechas en la investigación, la FDA y la Sociedad Internacional de Investigación de la Anestesia (IARS en inglés) comenzaron una iniciativa llamada SmartTots (Estrategias para Mitigar la Neurotoxicidad Relacionada con la Anestesia en los Niños Pequeños) disclaimer icon . SmartTots busca asegurar que los niños menores de 4 años estén lo más seguros posible cuando necesiten anestesia durante una cirugía. Los estudios han demostrado que este es un período de desarrollo cerebral significativo en los niños pequeños.

"Nuestra esperanza es que la investigación financiada a través de SmartTots nos ayude a diseñar posible regímenes de anestésicos más seguros", dice el doctor Bob Rappaport, director de la División de Anestesia, Analgesia y Productos Adictivos de la FDA. "Esta investigación potencialmente puede fomentar el desarrollo de nuevos y más seguros fármacos anestésicos utilizados en la medicina pediátrica".

Según el doctor James Ramsay, co-presidente del comité directivo de SmartTots, los niños por lo general no se someten a cirugías a menos que el procedimiento sea vital para su salud. "Por lo tanto, el aplazamiento de un procedimiento necesario puede a su vez dar lugar a importantes problemas de salud y puede no ser una opción para la mayoría de los niños", dice Ramsey.

regrese al inicio

Investigaciones en curso

SmartTots inició su trabajo en 2010, en parte para financiar investigaciones que avanzarían el trabajo realizado por la FDA y varias universidades.

Desde el 2003, el doctor Merle Paule, director de la División de Neurotoxicologia en el Centro Nacional para Investigaciones Toxicológicas (NCTR) de la FDA, y sus colegas han estado estudiando los efectos de la ketamina - un anestésico de uso común en los niños - en el cerebro y la capacidad de aprendizaje en monos rhesus de temprana edad.

"Investigaciones anteriores han demostrado que la exposición a la ketamina en ratas de temprana edad causa problemas de aprendizaje en la edad adulta, pero queremos ver qué pasa con los primates", dijo Paule. Los primates, tales como el mono rhesus utilizado en esta investigación, se asemejan más a los seres humanos en la fisiología y en el comportamiento. Todos los procedimientos animales fueron aprobados por el Comité Institucional de Cuidado y Uso de Animales de NCTR y se llevan a cabo de acuerdo con la Política de Servicio de Salud Pública del Cuidado y Uso Humano de Animales de Laboratorio.

"El aprendizaje de conceptos como hacer pares (ver un triángulo y hacer un par con otro triángulo que se encuentre entre otros símbolos) tardó mucho más en los monos tratados con ketamina. Incluso después de que aprendieron conceptos básicos, los animales expuestos a la ketamina realizaron actividades con menos precisión que los animales en el grupo de control", dijo Paule.

Lo mismo puede decirse de los monos usados en los estudios aún hoy, dice Paule. Seis años después de su tratamiento con ketamina, siguen mostrando una función cerebral por debajo de lo normal.

¿Qué puede significar esto para los niños que han estado expuestos a la ketamina o a otros anestésicos durante una cirugía?

"No podemos saber con certeza en este momento", dice Rappaport, un miembro del comité de directivo que coordina, administra y supervisa la iniciativa SmartTots. "Necesitamos tener una respuesta definitiva a las preguntas sobre si el uso de la anestesia en los niños representa un riesgo para su desarrollo y, en caso de ser afirmativa, bajo en qué circunstancias".

La FDA y otras organizaciones de salud relacionadas reconocen la importancia de conocer más sobre este tema. Por ejemplo, ¿hay otras tipos de anestesia que afectan igualmente la capacidad del cerebro para aprender y recordar? ¿Cuánto tiempo pueden estas deficiencias durar?

regrese al inicio

SmartTots abre el camino

La asociación SmartTots busca movilizar a la comunidad científica en torno a este tema, estimular el diálogo entre los líderes expertos en la anestesia y trabajar para recaudar fondos para continuar con las investigaciones necesarias.

Como parte de estos esfuerzos, SmartTots emitió una declaración de consenso disclaimer icon , apoyada por organizaciones como la FDA, la Academia Americana de Pediatría, la Sociedad Americana de Anestesiólogos y la Sociedad Europea de Anestesiología en diciembre de 2012. La declaración reconoció que, en ausencia de pruebas concluyentes, no sería ético detener la sedación y la anestesia cuando es necesaria.

SmartTots está financiando las investigaciones en curso en la Universidad de Columbia y la Universidad de Iowa sobre los efectos de la anestesia en el desarrollo cerebral de los niños pequeños y en el desarrollo cognitivo y capacidad lingüística. Todas las investigaciones se someten primero la aprobación de una Junta de Revisión Institucional (IRB en inglés), una comisión designada formalmente para aprobar, supervisar y revisar la investigación biomédica y de comportamiento en seres humanos. La prioridad número uno de la IRB es proteger a los seres humanos de cualquier daño físico o psicológico.

Mientras tanto, Ramsay dice que los padres y otros cuidadores deben hablar con su pediatra o con otros profesionales de la salud sobre los riesgos y beneficios de los procedimientos que requieran anestesia y evaluar los riesgos conocidos para la salud si no se tratan ciertas condiciones.

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA..

7 de agosto de 2013

regrese el inicio

-

Artículos relacionados para el consumidor

-