• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

Extractores de Leche: No se deje engañar – Infórmese

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónicol

Breast Pumps: Don’t Be Misled—Get the Facts - (JPG)

 Lo esencial de los extractores de leche

a. Embudo: Copa con forma de cono que se ajusta sobre el pezón y el área que lo rodea.

 
b. Extractor: Crea una suave succión que extrae la leche. El extractor puede estar adherido al embudo o tener un tubo plástico para conectar al extractor con el embudo.

 
c. Recipiente para la leche: Recipiente separado que se ajusta debajo del pecho y recoge la leche a medida que se extrae.

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

En esta página:

Actualmente, muchas nuevas madres regresan a trabajar con un bolso o cartera de mano y un equipo de extractor de leche en la otra.

Para estas madres que trabajan fuera del hogar y que están dando de lactar a sus bebés (y para las que viajan o que por otras razones no pueden estar con sus hijos durante todo el día), usar un extractor de leche para “sacarse” (extraerse) la leche es indispensable.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) supervisa la seguridad y la eficacia de estos dispositivos médicos.

Es probable que las nuevas madres tengan un gran cantidad de preguntas cuando eligen un extractor de leche. ¿Qué clase de extractor de leche deberían adquirir? ¿Cómo decidir anticipadamente qué extractor se adaptará mejor a sus rutinas cotidianas? ¿Los extractores que se venden “usados” son seguros?

regrese el inicio

Cómo elegir el extractor correcto para usted

Kathryn S. Daws-Kopp, ingeniero eléctrico de la FDA, explica que todos los extractores de leche consisten en unas pocas piezas básicas: un embudo para el seno que se ajusta al pezón, un extractor que crea un succión para sacar la leche, y un recipiente removible para recolectar la leche.

Hay tres tipos básicos de extractores: manual, con baterías y eléctricos. Las madres pueden optar por extractores dobles, que extraen leche de ambos pechos al mismo tiempo, o individual, que extraen leche de un pecho por vez.

Daws-Kopp, que revisa los extractores de leche y otros dispositivos para evaluar su calidad y seguridad, sugiere que las madres hablen con un especialista de lactancia, con experiencia en amamantamiento o con otro profesional de atención médica sobre el tipo de extractor de leche que se adapte mejor a sus necesidades. Las preguntas que las nuevas madres deben considerar son:

  • ¿Cómo pienso usar del extractor? ¿Me voy a extraer leche además de amamantar? ¿O sólo voy a extraerme la leche y la voy a almacenar?
  • ¿Dónde voy a usar el extractor? ¿En el trabajo? ¿Cuándo estoy viajando?
  • ¿Necesito un extractor que sea fácil de transportar? Si es eléctrico, ¿tendré acceso a un enchufe?
  • ¿El embudo se ajusta a mi seno bien? En caso de que no se ajuste bien, ¿el fabricante me permitirá cambiarlo?

regrese al inicio

¿Debe comprarlo o alquilarlo?

También se debe tomar la decisión de comprar o alquilar un extractor de leche. Muchos hospitales, especialistas en lactancia y tiendas que venden suministros médicos especiales alquilan extractores de leche para ser utilizados por usuarios múltiples, dice Daws-Kopp.

Estos extractores están diseñados para reducir el riesgo de propagar la contaminación de un usuario al siguiente, explica, y cada arrendatario necesita comprar un nuevo equipo de accesorios que incluye los embudos y el tubo.

“A veces estos extractores tienen una etiqueta que dice ‘hopsital grade” (uso hospitalirio), dice Daws-Kopp. “Pero ese término no es reconocido por la FDA, y no hay ninguna definición consistente. Los consumidores deben saber que eso no significa que el extractor sea seguro o higiénico”.

Daws-Kopp agrega que las diferentes compañías quieran dar significados diferentes cuando etiquetan un extractor con ese término y que la FDA alienta a los fabricantes a que, en cambio, usen los términos “usuarios múltiples” y “usuario individual” en sus etiquetas. “Si usted no sabe con certeza si un extractor está destinado a un usuario único o a usuarios múltiples, es más seguro no adquirirlo”, dice.

La misma precaución debe tomarse para los extractores “usados” o de segunda mano.  

Aunque un extractor usado parezca estar realmente limpio, dice Michael Cummings, M.D., obstetra-ginecólogo de la FDA, partículas potencialmente infecciosas pueden sobrevivir en el extractor de leche y/o en sus accesorios durante un tiempo sorprendentemente largo y pueden causar enfermedad en el bebé siguiente. 

regrese al inicio

Cómo mantenerlo limpio

De acuerdo con el sitio web de la FDA recientemente publicado sobre los extractores de leche, el primer lugar donde se debe buscar información sobre el modo de conservar limpios los extractores es en las instrucciones de uso. Por lo general, sin embargo, los pasos para la limpieza incluyen:

  • Enjuagar cada una de las piezas que entran en contacto con la leche materna con agua fría tan pronto como sea posible después de la extracción.
  • Lavar cada pieza por separado usando jabón líquido para lavado de vajilla y abundante cantidad de agua tibia.
  • Enjuagar cada pieza minuciosamente con agua caliente durante 10-15 segundos.
  • Colocar las piezas en una toalla de papel limpia o en una rejilla para el secado que esté limpia y dejar que se sequen con el aire.

Si usted está alquilando un dispositivo para usuarios múltiples, solicítele a la persona que le provee el extractor que se cerciore de que todos los componentes, tales como el tubo interno, se hayan limpiado, desinfectado y esterilizado de acuerdo con las especificaciones del fabricante.

Cummings dice que la lactancia aporta muchos beneficios tanto para la madre como para el niño.  “La leche humana es recomendada como la mejor y exclusiva fuente de nutrientes para alimentar a los bebés durante los primeros seis meses, y que debe continuar agregando alimentos sólidos después de los seis meses, idealmente hasta que el niño tenga un año de edad”, él dice.

Los beneficios son tanto a corto como a largo plazo. En el corto plazo, los bebés pueden beneficiarse con un mejor desarrollo y funcionamiento gastrointestinal, y con menos infecciones respiratorias y del tracto urinario. En el largo plazo, los niños que han sido amamantados pueden ser menos obesos y, como adultos, tener menos enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades intestinales inflamatorias, alergias e inclusive algunos tipos de cáncer. 

Cummings agrega que las madres y sus familias se benefician con la experiencia de crear un lazo y también desde el punto de vista económico, dado que una reducción en las enfermedades agudas y crónicas en el bebé permite ahorrar dinero.

Para las mujeres que consideran esta opción, el sitio web de la FDA ofrece recursos e información sobre extractores de leche y lactancia.  Estos incluyen información sobre la selección y el cuidado de los extractores, además de describir los signos de infección o lesión relacionados con su uso.
 

Este artículo aparece en la página de Actualizaciones para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA
14 de enero de 2013

14 de enero de 2013

regrese al inicio