• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

¿Es la codeína postoperatoria un riesgo para los niños?

Is Post-Surgery Codeine a Risk for Kids? - (JPG)

Red envelope icon for Govdelivery Get Consumer Updates by E-mail

RSS feed orange symbol Consumer Updates RSS Feed

PDF iconShare copies of this article (631 KB)

In English

On This Page: 

Normalmente se prescribe codeína a los niños para aliviar el dolor después de una cirugía para extirpar las amígdalas o adenoides para el tratamiento de la apnea del sueño, una condición donde los problemas respiratorios no los dejan dormir tranquilamente.

Sin embrago, algunos niños pueden estar en riesgo de desarrollar graves efectos secundarios o incluso estar en peligro de muerte, después de la administración de codeína dentro del rango de la dosis recomendada.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha revisado reportes recientes de literatura médica sobre las tres muertes y un caso potencialmente letal en niños que tomaron codeína para aliviar el dolor después de una cirugía de amígdalas o adenoides para tratar la apnea del sueño.  Esta agencia está advirtiendo al público que este peligro existe en algunos niños cuyos hígados convierten la codeína en morfina en cantidades más altas que lo normal.

La FDA quiere que los padres y cuidadores estén atentos a las señales de alerta que puedan indicar que el niño está teniendo problemas de respiración debido a los altos niveles de morfina.

La agencia está tratando de determinar si se han presentado otros casos de sobredosis accidental o muerte en niños a quienes se les administró codeína y si ha habido incidentes similares cuando se administra codeína a los niños después de otros tipos de cirugía, comentó el Dr. Bob Rappaport, División de Productos Anestésicos, Analgésicos y Adictivos (DAAAP) en el Centro para la Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA.

back to top 

El problema

La codeína es un analgésico opioide, es decir un medicamento narcótico, que se usa para el tratamiento de dolor leve a moderado. También se usa para reducir la tos normalmente en combinación con otros medicamentos. La codeína se vende con prescripción ya sea sola o en combinación con acetaminofeno o aspirina y en algunos medicamentos para la tos y resfrió.

La codeína se convierte en morfina dentro del hígado por medio de una enzima. Algunas personas tienen variaciones genéticas que hace que está enzima sea hiperactiva y así convierte a la codeína en morfina de forma más rápida y completa en comparación con otras personas. Estos personas conocidas como  “metabolizadores ultra rápidos" son más propensos a contener cantidades de morfina mayores a las normales en la sangre después de tomar codeína. Los niveles altos de morfina pueden causar dificultades en la respiración, lo cual podría ser fatal.

De una a siete de cada 100 personas son “metabolizadores ultra rápidos” y los casos son más comunes en algunos grupos étnicos. El veintinueve por ciento de las poblaciones del norte de África  y los etíopes son “metabolizadores ultra rápidos” y el 6 por ciento de las poblaciones afroamericanas, caucásicas y griegas también están afectadas. 

La única forma de saber si alguien es un metabolizador ultra rápido es con una prueba genética. Hay pruebas aprobadas disponibles por la FDA para detectar si una persona tiene un metabolismo ultra rápido.

Los casos ocurriendo en niños que mostraron evidencia de ser metabolizadores ultra rápidos. Los niños tenían entre 2 a 5 años de edad. Todos los niños recibieron dosis de codeína dentro del rango usual de dosificación, lo que significa que no se les administró cantidades adicionales del medicamento.

En dichos casos, los síntomas de la sobredosis de morfina se desarrollaron en uno o dos días después que el niño comenzó a tomar codeína,

back to top 

Señales de alerta

La FDA advierte que si se prescribe codeína para tratar el dolor después de una cirugía, no se debe administrar siguiendo un horario, sino sólo cuando el niño necesite alivio para el dolor. Los niños no deben de recibir más de seis dosis al día.
Los padres y cuidadores deben observar cuidadosamente si se presentan signos de sobredosis de morfina en sus niños después de la cirugía y después que hayan regresado a la casa.

Existen un número de síntomas a los que se debe estar atento, señala Rappaport. Si su niño muestra estos síntomas, suspenda el uso de codeína y busque atención médica inmediatamente y lleve a su niño a la sala de emergencias o llame al 911.

  • Somnolencia inusual, tal como dificultad para despertarse.
  • Desorientación o confusión.
  • Respiración dificultosa o ruidosa, tal como respiración superficial con “suspiros” o respiración profunda con pausas largas anormales.
  • Color azul en los labios o alrededor de la boca.

“Lo más importante es que las personas a cargo le digan al operador del 911 o al personal del departamento de emergencia que el niño ha estado tomando codeína y está teniendo problemas para respirar”, expresó Rappaport.

Converse con su proveedor de atención médica de su hijo si usted tiene alguna pregunta o duda sobre la codeína.  La FDA ha alertado a los proveedores de salud para que prescriban la dosis baja más efectiva por el tiempo más corto cuando se recetan medicamentos que contienen codeína

Si su niño sufre cualquier efecto secundario ocasionado por la codeína, informe sobre esto al programa MedWatch de la FDA.

La FDA dará información actualizada sobre este asunto cuando tenga disponible mayor información.

Este artículo está publicado en la página de Actualizaciones de la FDA para el consumidor, que contiene informaciones recientes sobre los productos regulados por la FDA.

15 de agosto de 2012