For Consumers

Cómo la FDA lo ayuda a elegir alimentos saludables

Sharing a healthy meal with family and friends (600x400)

Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

 

English

En este página:

Al sentarse a la mesa de la cocina o al entrar a su restaurante favorito, o en el supermercado, usted tal vez se pregunte:

¿Qué debemos comer mi familia y yo en casa?

¿Y qué tal cuando comemos fuera?

¿Cuál de las muchas opciones de alimentos disponibles sería una saludable, sin importar dónde comamos?

Para ayudarlo a tomar decisiones saludables, las gestiones recientes de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) harán dos cosas: en primer lugar, proporcionarle la información que necesita para elegir alimentos saludables

En segundo lugar, alentar y ayudar a las empresas de comestibles a reformular o cambiar las recetas de sus productos para que produzcan alimentos más sanos.

regrese al inicio

La nueva y mejorada etiqueta de información nutricional

Por más de 20 años, la conocida etiqueta de información nutricional de los empaques en la tienda de comestibles ha orientado a muchos consumidores al momento de elegir los alimentos para sus familias. Para que la etiqueta sea aun más útil, la FDA ha hecho cambios tanto al formato como al contenido. Pueda que las etiquetas de información nutricional actualizadas aparezcan ya en los empaques, pero serán obligatorias para el 26 de julio de 2018 (o de 2019 para los fabricantes con menos de 10 millones de dólares en ventas anuales de alimentos).

Estos cambios incluyen:

  • Resaltar la información sobre las calorías y las porciones, dos elementos importantes para tomar decisiones educadas sobre alimentación.
  • Enumerar los nutrientes adicionales. Por primera vez, los “azúcares añadidos” deberán aparecer en la etiqueta, tanto en gramos como a modo del porcentaje del valor nutricional diario (este último le dice cuánto de la cantidad diaria de referencia de un nutriente contiene una porción).

Los datos científicos demuestran que es difícil satisfacer las necesidades nutricionales y mantenerse dentro de los límites calóricos si más del 10 por ciento de las calorías diarias totales que uno consume provienen de azúcares añadidos, y esto coincide con la Guía de Alimentación para los Estadounidenses de 2015-2020. En promedio, 13 por ciento de las calorías diarias que ingieren los estadounidenses provienen de los azúcares añadidos, haciendo mucho más difícil mantenerse dentro de los límites calóricos individuales. Además de los “azúcares añadidos”, la vitamina D y el potasio también deben figurar ahora en la etiqueta.

  • Tamaños de las porciones que reflejan más exactamente las cantidades de alimento que la gente consume en realidad, de modo que la información nutricional indicada por porción es más realista. Además, el número de porciones y el tamaño de las mismas son más prominentes.

“Algunos de los cambios, tales como mostrar las calorías y las porciones con un tipo de letra más grande y más oscuro, ayudarán a la gente a identificar esta importante información más rápidamente”, afirma la Dra. Claudine Kavanaugh, PhD, M.P.H., R.D., científica especializada en la salud. “Otros, tales como exigir que los ‘azúcares añadidos’ sean declarados, y la vitamina D y el potasio incluidos en la etiqueta, reflejan modificaciones a las recomendaciones de nutrición”.

Los cambios a lo que hay que incluir en la etiqueta también pueden acicatear a las empresas para que ajusten sus recetas. Por ejemplo, esto sucedió en 2006, cuando la FDA exigió que se declararan las grasas hidrogenadas o trans en la etiqueta de información nutricional. El contenido de estas grasas en los alimentos disminuyó drásticamente, y las empresas ya están anunciando planes para reducir los azúcares añadidos en sus productos.

regrese al inicio

El etiquetado de los menús: la cantidad de calorías ya no es un misterio

Más de una tercera parte de las calorías que los estadounidenses comen y beben provienen de alimentos y bebidas consumidos fuera de casa, por lo que los consumidores necesitan la información nutricional cuando salen a comer. La cantidad de calorías aparecerá ahora en los menús y los carteles de los platillos de los establecimientos sujetos a la regla de etiquetado de menús, incluyendo las cadenas de restaurantes, los expendios de comida a domicilio y para llevar, las barras de ensaladas y platillos calientes, e incluso algunas salas de cine que sean parte de una cadena con 20 o más ubicaciones. Pueda que usted ya haya notado anunciados estos contenidos calóricos en algunos lugares, pero todos los restaurantes sujetos a la regla deberán publicarlos, en apego a la misma, para el 5 de mayo de 2017.

Entre los datos que verá están:

  • Las calorías derivadas del alcohol con frecuencia se pasan por alto, de modo que el contenido en ciertas bebidas alcohólicas de los establecimientos de venta de comida sujetos a la regla también aparecerá en el menu.
  • A fin de ayudar a los consumidores a ubicar la información sobre las calorías en el marco de su ingesta diaria total, la regla insta a incluir el siguiente recordatorio en los menús y los carteles con los platillos: “Se usan 2,000 calorías al día como base para hacer recomendaciones generales de nutrición, pero las necesidades calóricas varían”. Esto coincidirá con una nota similar al pie de la nueva etiqueta de información nutricional.
  • También ciertas máquinas expendedoras indicarán el contenido calórico de los alimentos que venden.

La Dra. Susan Mayne, PhD, directora del Centro para la Seguridad de los Alimentos y la Nutrición Aplicada de la FDA, explica que “los consumidores están acostumbrados a ver las calorías en la etiqueta de información nutricional de los alimentos que están en los anaqueles de los supermercados. Ahora, con el etiquetado de los menús, también tendrán la información calórica y acceso a información sobre otros nutrientes cuando coman fuera de casa”;.

“Cuando uno sabe que el almuerzo en una cadena de comida rápida puede sumar el valor calórico de un día entero, eso realmente pone todo en perspectiva”, añade;.

Y otra información nutricional, aunque no aparezca publicada, estará disponible si se solicita. Algunos ejemplos son la información sobre el sodio, las grasas saturadas, la fibra y las proteínas.

regrese al inicio

El sodio: la formulación de objetivos para que la industria use menos sal

¿Y qué tal el sodio? Los estadounidenses actualmente consumen un promedio de 3,400 miligramos (mg) de sodio al día, casi 50 por ciento más de lo recomendado. La mayor parte proviene de alimentos procesados y preparados;.

El sodio ya está incluido en la etiqueta de información nutricional, pero aunque uno lea las etiquetas y elija con cuidado, es difícil limitar la ingesta a los 2,300 mg al día recomendados. Y la comida de los restaurantes también tiende a ser alta en sodio;.

Muchos en la industria alimentaria han tomado medidas para reducir la cantidad de sodio en sus productos, pero los niveles siguen siendo demasiado altos. Por eso, la FDA ha propuesto objetivos voluntarios a corto (dos años) y a largo plazo (10 años) para reducir la cantidad de sodio en los alimentos procesados y preparados;.

En la formulación de estos objetivos, la FDA descubrió que los niveles de sodio con frecuencia varían mucho dentro de las categorías de alimentos, siendo una prueba de que las reducciones son posibles. La dependencia está incorporando a las empresas de comestibles en la redacción de los objetivos preliminares y las instará a llevarlos a la práctica una vez finalizados. Esto deberá contribuir a reducir de manera gradual el contenido de sodio en el abasto de alimentos, de modo que los consumidores que deseen reducir su consumo tengan más opciones de comida.

regrese al inicio

Cómo obtener la información que necesita

“Todas estas iniciativas obran de conjunto para abordar la dieta estadounidense a través del ámbito entero de los alimentos, incluyendo los empacados, así como los de los restaurantes y los establecimientos de venta al público”, abunda la Dra. Mayne. “Ya sea el azúcar añadido o el sodio, o cualquier otro ingrediente, de lo que se trata es de saber lo que contienen sus alimentos y de tomar decisiones bien fundadas”;.

“En la FDA, también somos consumidores. Y como tales, queremos lo que ustedes para nuestras familias y para nosotros mismos: la mejor información sobre lo que estamos comiendo, junto con el conocimiento de que la FDA se esfuerza por asegurarse de que todos tengamos opciones saludables”, concluye la Dra. Mayne. 

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

3 de noviembre de 2016

regrese al inicio

Page Last Updated: 11/03/2016
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.
Language Assistance Available: Español | 繁體中文 | Tiếng Việt | 한국어 | Tagalog | Русский | العربية | Kreyòl Ayisyen | Français | Polski | Português | Italiano | Deutsch | 日本語 | فارسی | English