For Consumers

Proteja a sus perros y gatos de los peligros de las fiestas decembrinas


Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

 

En Inglés

On this page:

Mientras usted está ocupado decorando, cocinando y envolviendo regalos esta temporada decembrina, recuerde tener cuidado con las tentaciones de las fiestas para sus mascotas. La Dra. Carmela Stamper, veterinaria de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), le explica cómo proteger a sus animales.

Los regalos navideños del calcetín y las golosinas para mascotas

Si su perro recibió golosinas como regalo, asegúrese de que no las devore todas de una sola vez. Según la Dra. Stamper, si se traga las golosinas enteras o demasiadas de ellas de una sola vez, es posible que no pueda digerirlas. Las golosinas para mascotas sin masticar pueden atorarse en la tráquea o en el tracto digestivo (el esófago, el estómago y los intestinos), sobre todo en los perros pequeños.

Si es obvio que su perro está sufriendo por comer demasiado y muy rápido, señala la Dra. Stamper, comuníquese con su veterinario de inmediato. Algunos señales de alerta son babeo, ahogo o vómito.

Tome nota del tiempo. Si un hueso o juguete para masticar se aloja en el estómago o en los intestinos de su perro, los síntomas podrían no presentarse de inmediato. Horas o días más tarde, es posible que vomite y presente diarrea, se muestre menos activo, no quiera comer y sufra dolor de estómago. Si la obstrucción dura demasiado tiempo, su perro puede enfermar de gravedad. El peor de los casos es cuando se produce una perforación en el lugar de la obstrucción, causando una infección potencialmente mortal>.

“En caso de duda, póngase en contacto con su veterinario, quien quizás tenga que tomar radiografías o usar un endoscopio para ver cuál es el problema y dónde se encuentra”, aconseja la Dra. Stamper. Pueda que su perro necesite incluso cirugía para retirar las obstrucciones del intestino.

regrese al inicio

Los adornos de oropel y las cintas

Al decorar su árbol y al envolver o desenvolver los regalos, no pierda de vista dónde deja los adornos de oropel o escarcha, los cordones y las cintas.

“Su gato puede encontrar estas decoraciones irresistibles porque parecen presas brillantes, serpenteantes y fáciles de atrapar”, explica la Dra. Stamper. De hecho, pueden causar daños estomacales e intestinales graves.

Los síntomas pueden tardar unas cuantas horas o varios días en aparecer, e incluyen vómito, diarrea, falta de apetito y disminución de la actividad. No se arriesgue y mantenga el árbol libre de adornos de oropel, y recoja todas las cintas y cordones después de abrir los regalos.

regrese al inicio

Las plantas navideñas

Si tiene plantas navideñas, tales como nochebuenas o flores de Pascua, acebos, o muérdago, tenga cuidado. Al adornar con estas plantas (o tirarlas a la basura), a su gato tal vez se le antoje comerlas, advierte la Dra. Stamper.

Las nochebuenas o flores de Pascua, por ejemplo, tienen una savia de látex de color blanco lechoso que puede irritar la boca y el estómago de su mascota, causando incluso vómito y diarrea. “Si su gato se merendó las hojas de una nochebuena, usted puede ayudarle retirando sus platos de comida y agua por un par de horas para permitir que su estómago se asiente”, recomienda la Dra. Stamper.

El Centro Nacional de Toxicología Animal (NAPCC, por sus siglas en inglés) señala que las principales sustancias tóxicas del muérdago son sus lectinas y foratoxinas. Estas sustancias químicas afectan el corazón, reduciendo la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

“Por fortuna para su gato, la toxicidad severa por consumir muérdago es poco común y por lo general ocurre solamente si su mascota lo come en gran cantidad”, explica la Dra. Stamper. Entre los síntomas están: vómito y diarrea, dificultad para respirar, frecuencia cardíaca lenta, presión arterial baja y comportamiento inusual.

Aunque el acebo no es tan dañino, de cualquier modo debe disuadir a sus mascotas de comer sus bayas y hojas, indica la Dra. Stamper. Tanto en los perros como en los gatos, las toxinas de la planta pueden causar babeo, vómito, diarrea, pérdida de apetito y disminución de la actividad.

regrese al inicio

Las sobras de la comida

Resista la tentación de darle a su mascota sobras de la mesa con un alto contenido de grasa, tal como la manteca cercenada de la carne, o la piel del pavo o pollo horneado. “Además del típico malestar gastrointestinal, los alimentos pesados y grasosos pueden causar una enfermedad potencialmente mortal y dolorosa llamada pancreatitis”, previene la Dra. Stamper. Los síntomas más comunes de la pancreatitis en los perros incluyen: vómito, dolor de estómago, agitación, temblores, diarrea, fiebre y debilidad.

En los gatos, los síntomas son menos claros y más difíciles de advertir: falta de apetito y pérdida de peso.

Y tenga cuidado con lo que tira a la basura, advierte la Dra. Stamper. Los perros, sobre todo, son famosos por sacar los restos del pavo o los huesos de bistec del bote de la basura. Al igual que las golosinas en demasía, los huesos pueden atorarse en el esófago o la tráquea de su perro. Los trozos de hueso afilados también pueden lastimar la boca, el esófago y el estómago de su perro, y causar lesiones internas graves.

“Al terminar la cena, no olvide tirar las sobras y los huesos en un lugar donde sus mascotas no puedan alcanzarlos”, alecciona la Dra. Stamper.

regrese al inicio

Otras golosinas de consumo humano, incluyendo el alcohol

Como quienes tienen una mascota saben, el chocolate puede ser peligroso para su perro o gato. La toxicidad del chocolate depende del tipo y la cantidad que su perro haya consumido, de su peso corporal, y de si es muy sensible al compuesto tóxico del chocolate llamado teobromina, explica la Dra. Stamper.

Más aun, las aparentemente inofensivas mentas comunes de la temporada decembrina causan problemas potencialmente mortales para su perro si contienen xilitol, también encontrado en alimentos tales como caramelos, chicles, algunas cremas de cacahuate o mantequillas de maní, y en productos de repostería y productos de higiene personal, tales como pastas de dientes y enjuagues bucales. Los síntomas se presentan rápidamente después de que un perro consume productos que contienen xilitol, señala la Dra. Stamper. El vómito es por lo general el primer síntoma, seguido de otros relacionados con la súbita reducción en el nivel de azúcar en la sangre de su perro (hipoglucemia), tales como una disminución de la actividad, debilidad, paso tambaleante, falta de coordinación, caídas y convulsiones. Lea la etiqueta de los empaques para ver si contienen xilitol.

Luego de comer chocolate, algunas mascotas presentan complicaciones más graves, incluyendo insuficiencia hepática, trastornos hemorrágicos y la muerte. Si sospecha que su perro ha comido chocolate o productos que contienen xilitol, considere ésta una situación de emergencia y llame a su veterinario de inmediato.

Por último, tenemos el alcohol. Dependiendo de qué tanto ingieran, las mascotas que consumen alcohol pueden presentar problemas graves. Los síntomas más comunes relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas en las mascotas son: vómito, diarrea, falta de coordinación, debilidad, disminución de la actividad, dificultad para respirar y temblores. En casos severos, puede presentarse un estado de coma y la muerte por fallo respiratorio (cuando los pulmones dejan de funcionar). “No deje accidentalmente su rompope en la mesita de la sala”, previene la Dra. Stamper.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

17 de diciembre de 2015

regrese al inicio

Page Last Updated: 12/17/2015
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.