For Consumers

Mantenga los lirios o azucenas fuera del alcance de sus gatos

Cats and lilies

Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

 

In English

La azucena blanca, con forma de trompeta, simboliza la Pascua y la primavera para muchas personas y es una decoración popular en los hogares en esta época del año.

Sin embargo, si tiene gatos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) quiere recordarle que estas flores en particular, así como los lirios atigrados, asiáticos, amarillos, de la mañana y de San Juan, presentan una amenaza para la seguridad de sus amigos felinos.

Ingerir pequeñas cantidades de plantas o hierbas puede ser normal en los gatos, pero la planta de lirio o azucena en su totalidad (las hojas, el polen y las flores) es venenosa para ellos, según Melanie McLean, una veterinaria de la FDA. Incluso si sólo comen un par de hojas o lamen unos pocos granos de polen de su pelaje, los gatos pueden sufrir una insuficiencia renal aguda en muy poco tiempo.

McLean explica que si su gato ha comido parte de un lirio o azucena, lo primero que advertirá es que le sigue el vómito poco después. Esto puede atenuarse gradualmente en dos a cuatro horas. En 12 a 24 horas, pueda que su gato empiece a tener una micción frecuente. Entonces, si se presenta una insuficiencia renal, el gato dejará de orinar porque sus riñones ya no pueden producir orina. De no atendérsele, advierte, el gato morirá en cuatro a siete días después de comer un lirio o azucena.

Los gatos jóvenes por lo general tienen riñones sanos, así que cuando muestran indicios de sufrir un daño renal grave, el consumo de alguna sustancia tóxica es una de las primeras cosas que los veterinarios investigan, explica McLean.

El tratamiento veterinario oportuno es decisivo. McLean dice que aun si sólo sospecha que su gato ha consumido un lirio o azucena, debe llamar de inmediato a su veterinario o, si el consultorio está cerrado, llevar a su gato a una clínica veterinaria de emergencia. El veterinario puede inducir el vómito si su gato acaba de ingerir el lirio, y le administrará líquidos por vía intravenosa para prevenir la deshidratación y mantener funcionando los riñones.

Otros lirios, como el alcatraz y la cuna de Moisés, no ocasionan una insuficiencia renal mortal, pero pueden irritar la boca y el esófago de su gato. El lirio de los valles o lágrimas de Salomón es tóxico para el corazón, pues ocasiona un ritmo cardiaco anormal. Si cree que su gato ha ingerido algún tipo de lirio o azucena, llame a su veterinario.

Los lirios o azucenas no representan mayor peligro para los perros, afirma McLean. Los perros pueden tener algunos problemas gastrointestinales si comen uno, pero nada que pueda considerarse de vida o muerte.

¿Significa esto que no puede tener lirios en su hogar si tiene un gato? Aunque lo mejor es no tenerlos en su casa, si quiere disfrutar de estas bellas flores primaverales, McLean recomienda asegurarse de poner la planta en un lugar que su mascota no pueda alcanzar, por más alto que salte.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

14 de abril de 2014

regrese al incio

Page Last Updated: 08/18/2014
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.