For Consumers

El bronceado de salón aumenta el riesgo de melanoma: La FDA refuerza las advertencias en las lámparas para bronceado

tanning bed 350x233

Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

In English

En esta página:

El uso de las llamadas lámparas solares, tales como las camas o cabinas de bronceado, eleva el riesgo de sufrir daños cutáneos, cáncer de piel y daños oculares, según indican la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), así como varias otras organizaciones de salud. Una consecuencia particularmente peligrosa es el melanoma, el tipo de cáncer de piel más mortífero.

Según la Academia Americana de Dermatología y la Organización Mundial de la Salud, el bronceado artificial eleva el riesgo de padecer melanoma en 59 por ciento, y dicho riesgo aumenta con cada uso. A pesar de estos riesgos, según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), miles de estadounidenses optarán por el bronceado artificial. La ACS calcula que cerca de 13,000 personas mueren todos los años a causa de diferentes tipos de cáncer de piel; aproximadamente 9,700 de ellos, de melanoma. La ACS predice que en 2014 el melanoma dará cuenta de 76,100 de los casos de cáncer de piel.

Para proteger e informar a los consumidores sobre los riesgos del bronceado artificial, la FDA está modificando su control sobre las lámparas solares para bronceado y las bombillas de luz ultravioleta que se usan en ellas. Estas modificaciones refuerzan la vigilancia sobre estos aparatos y exigen que lleven un recuadro visible de advertencia, en negro, que establezca que no deben usarse en personas menores de 18 años de edad.

Este cambio se debe a la preocupación de que los efectos de la radiación ultravioleta se van acumulando con el tiempo, y los niños y adolescentes expuestos a la radiación ultravioleta artificial corren un mayor riesgo de sufrir daños en la piel y los ojos.

“Cada vez hay más pruebas de que broncearse entre la niñez y el comienzo de la vida adulta aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel, incluso melanoma”, advierte el Dr. Markham Luke, M.D., PhD, dermatólogo de la FDA. De hecho, según una panorámica de varios estudios publicada en la revista Pediatrics, el melanoma es el segundo tipo de cáncer más común entre las mujeres veinteañeras y el tercero entre los hombres, también veinteañeros, en los Estados Unidos. El Dr. Luke agrega que muchos expertos creen que por lo menos uno de los motivos es el uso más difundido de lámparas para bronceado por parte de los jóvenes y adolescentes estadounidenses.

La panorámica publicada en Pediatricssugiere que las dosis de radiación ultravioleta que emiten las lámparas para bronceado de alta presión pueden ser 10 a 15 veces mayores que la del sol al mediodía, una intensidad que no existe en la naturaleza. La radiación ultravioleta de onda larga (UVA) penetra las capas más profundas de la piel y a menudo se le relaciona con reacciones alérgicas, tales como el sarpullido. Esto no quiere decir que el bronceado natural sea seguro. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha clasificado la radiación ultravioleta como un agente cancerígeno (o sea, que causa cáncer).

regrese al inicio

Controles más firmes, consumidores mejor informados

Los fabricantes de lámparas solares (incluyendo las camas y cabinas de bronceado) deben acatar las normas de la FDA correspondientes tanto para los dispositivos médicos como para los productos que emiten radiación.

La FDA también está exigiendo que ciertos impresos promocionales e instrucciones para el usuario de las lámparas para bronceado y las bombillas de luz ultravioleta que se usan en ellas incluyan las siguientes advertencias y contraindicaciones (una contraindicación significa que el riesgo supera la ventaja):

 

  • el producto está contraindicado para su uso en personas menores de 18 años de edad;
  • el producto no debe usarse si hay presentes lesiones en la piel o heridas abiertas;
  • el producto no debe ser usado por personas que padezcan cáncer de piel o cuya familia tenga antecedentes de esta enfermedad; y
  • las personas expuestas de manera reiterada a la radiación ultravioleta deben someterse regularmente a evaluaciones de detección de cáncer de piel.

“Creemos que la reclasificación no sólo reforzará la vigilancia sobre las lámparas para bronceado, sino que también ayudará a que los consumidores estén mejor informados al respecto y protegidos contra este tipo de exposición”, señala Ogden.

regrese al inicio

Prácticas a evitar

Ciertas prácticas relacionadas con el uso de las lámparas para bronceado son especialmente peligrosas. Entre ellas están:

  • no usar el equipo de protección debido para los ojos, tal como las gafas de protección; esto puede acarrear lesiones oculares temporales y permanentes;
  • empezar con exposiciones prolongadas (cerca del tiempo máximo de la lámpara para bronceado específica), lo cual puede ocasionar quemaduras. Como las quemaduras de sol tardan entre 6 y 48 horas en aparecer, pueda que no se dé cuenta de que su piel está sufriendo quemaduras hasta que sea demasiado tarde;
  • no atender al tiempo de exposición que el fabricante recomienda en la etiqueta para su tipo de piel (algunos tipos de piel no deben broncearse con radiación ultravioleta en lo absoluto; por ejemplo, las personas cuya piel sufre quemaduras con facilidad y no se broncea con rapidez); y
  • broncearse mientras se usan ciertos medicamentos o cosméticos que pueden hacerlo más sensible a los rayos ultravioleta. Consulte primero con su doctor o su farmacéutico.

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

Actualizado el 29 de mayo de 2014

regrese al inicio

Page Last Updated: 05/29/2014
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.