For Consumers

Mantenga la Listeria fuera de su cocina

Keep Listeria Out of Your Kitchen

Red envelope icon for Govdelivery Subscríbase a los artículos para el consumidor en español

In Englsih

En esta página: 

Si ingiere alimentos contaminados con una bacteria llamada Listeria, podría sentirse tan mal que sería necesario ser hospitalizado. Y para ciertas personas vulnerables, la enfermedad podría ser fatal.

Los alimentos contaminados pueden traer la Listeria al hogar. A diferencia de la mayoría de las bacterias, los gérmenes de la Listeria pueden crecer y diseminarse en el refrigerador. Por lo tanto, si refrigera alimentos contaminados con Listeria sin saberlo, lo gérmenes no sólo se multiplican en la temperatura fresca, podrían contaminar su refrigerador y transmitirse a otros alimentos que se encuentran allí, aumentando la posibilidad de que usted y su familia se sientan mal.

Aquéllos que corren mayor riesgo de listeriosis— la enfermedad causada por Listeria monocytogenes—incluyen mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con sistemas inmunológicos comprometidos y con determinadas enfermedades médicas crónicas (como el VIH/SIDA, cáncer, diabetes, enfermedad renal y pacientes con transplantes). En las mujeres embarazadas, la listeriosis puede provocar un aborto, que le bebé nazca muerte y una enfermedad seria o la muerte en bebés recién nacidos.

¿Qué alimentos podrían estar contaminados?

La Listeria se ha vinculado con diversos alimentos listos para comer, que incluyen fiambres, salchichas, mariscos ahumados y ensaladas ya preparadas. Un proyecto de estudio publicado el 10 de mayo de 2013 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) y el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS, por su sigla en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos evaluó el riesgo de listeriosis relacionado con los alimentos elaborados en fiambrerías minoristas. Hay muchos pasos que pueden seguir las personas que manipulan alimentos frescos y los establecimientos de procesamiento que abastecen de alimentos a las fiambrerías a fin de reducir el riesgo de listeriosis.

La FDA y el FSIS recomiendan que los consumidores en riesgo de desarrollar  listeriosis—incluidos los adultos mayores, las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunológicos comprometidos—vuelvan a calentar las salchichas y los fiambres hasta que hiervan.

También se les aconseja a los consumidores en riesgo que eviten la leche no pasteurizada y los quesos blandos (como el queso de feta, brie, camembert, azul, “queso blanco,” “queso fresco” o Panela), excepto que estén elaborados con leche pasteurizada.

Además, a veces se puede encontrar Listeria en otros alimentos. En 2011, una epidemia  multiestatal de listeriosis vinculada con melones contaminados fue causa de enfermedades y muertes.

Donald Zink, Ph.D, asesor científico principal del Centro para Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la FDA, dice que la FDA tiene conocimiento de casos de enfermedades originadas por los alimentos, causadas por bacterias que pueden vivir en la cocina y transmitirse a los alimentos que no se habían contaminado.

Se les aconseja a los consumidores que laven todas las frutas y verduras con agua corriente justo antes de comerlas, cortarlas o cocinarlas, aunque tenga intenciones de pelarlas primero. Frote los productos firmes como los melones y pepinos con un cepillo limpio para productos agrícolas.
Para protegerse usted y proteger a su familia de la Listeria, siga estos pasos:

regrese al inicio 

Mantenga fríos los alimentos refrigerados

Enfriar los alimentos en forma adecuada constituye una manera importante de reducir el riesgo de infección por Listeria. Aunque la Listeria puede crecer en temperaturas de refrigeración, crece con más lentitud en temperaturas de refrigerador de 40 grados F o menos.

  • Mantenga el refrigerador en 40 grados F o menos, el congelador en 0 grados F o menos.
  • Envuelva o cubra los alimentos con una lámina de plástico o papel aluminio o coloque los alimentos en bolsas de plástico o en recipientes limpios recubiertos antes de colocarlos en el refrigerador. Asegúrese de que no se filtren jugos de determinados alimentos sobre otros.
  • Coloque en el refrigerador un termómetro para electrodomésticos, como un termómetro para refrigerador, y controle la temperatura en de manera periódica.  Ajuste el control de la temperatura del refrigerador, si fuera necesario, para mantener a los alimentos lo más fríos posible sin hacer que se congelen. Coloque un segundo termómetro en el congelador para verificar la temperatura que hay allí.
  • Utilice los alimentos precocidos y listos para comer lo antes posible. Mientras más tiempo estén almacenados en el refrigerador, mayores serán las posibilidades de crecimiento de la Listeria.

"Si tiene sobras de alimentos en el refrigerador, lo mejor es desecharlos después de tres días, para estar seguro,” dice Zink. “más vale prevenir que lamentar".

regrese al inicio 

Limpie el refrigerador regularmente

La Listeria puede contaminar otros alimentos a través de derrames en el refrigerador.

  • Limpie los derrames en el refrigerador de inmediato —especialmente los jugos de paquetes de salchichas y fiambres, carne cruda y aves crudas. Considere el use de toallas de papel para evitar la transmisión de gérmenes de una toalla de tela.
  • Limpie las paredes internas y los estantes del refrigerador con agua caliente y jabón líquido, luego enjuague. Como medida adicional de precaución, puede desinfectar el refrigerador en forma mensual utilizando los mismos procedimientos descritos a continuación para superficies de la cocina.

regrese al inicio 

Límpiese las manos y las superficies de la cocina a menudo

La Listeria se puede esparcir de una superficie a otra.

  • Lave minuciosamente las superficies para preparar alimentos con agua caliente, jabonosa. Como medida de precaución adicional debería desinfectar las superficies limpias utilizando cualquier producto desinfectante para superficies de cocina disponible en almacenes, siguiendo cuidadosamente las instrucciones que figuran en la etiqueta.

Puede elaborar su propio desinfectante combinando 1 cucharadita de blanqueador sin aroma en un litro de agua. Viértalo sobre la superficie y déjelo durante 10 minutos.  Luego enjuague con agua limpia. Deje que las superficies se sequen con el aire o séquelas con toallas de papel nuevas. Las soluciones blanqueadoras se vuelven menos efectivas con el transcurso del tiempo, por lo tanto deseche a diario las porciones no utilizadas.

  • Se debe lavar la tabla de cortar con agua caliente, jabonosa después de cada uso. Las tablas de acrílico, plástico o vidrio no porosas se pueden lavar en un lavaplatos. 
  • Se debe lavar a menudo los paños o trapos para platos, las toallas y las bolsas de tela para las compras en el ciclo caliente de la lavadora.
  • También es importante lavarse las manos con agua caliente y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular alimentos. 

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

Actualizado el 10 de mayo de 2013 

Artículos relacionados para el consumidor de la FDA

Page Last Updated: 03/15/2014
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.