For Consumers

¿Puede un suplemento dietético tratar una conmoción cerebral? No

Concussion_sports

Subscrí­base para recibir artí­culos para el consumidor en español por email.

 

English

En es página:

Es el regreso a clases, y los niños empiezan las prácticas de fútbol soccer y americano, y de otros deportes. En este momento, los padres pueden estar pensando en la seguridad de los deportes y  los posibles riesgos de que sus hijos se lastimen por sacudidas violentas y choques.
Aprovechándose de estas preocupaciones crecientes del público por las conmociones cerebrales, algunas empresas están ofreciendo productos sin evaluar, sin aprobar y posiblemente peligrosos que alegan prevenir, tratar o curar las conmociones cerebrales y otros traumatismos craneoencefálicos (TCE).

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) está monitoreando el mercado y tomando medidas represivas, cuando corresponde, con la expedición de cartas de advertencia para las compañías; generalmente éste es el primer paso para lidiar con las afirmaciones que alegan que el uso indicado de ciertos productos etiquetados como suplementos dietéticos es la cura, alivio, tratamiento o prevención de enfermedades. La agencia también está advirtiendo a los consumidores que eviten adquirir los supuestos suplementos dietéticos que se comercializan alegando prevenir, tratar o curar las conmociones cerebrales y otros traumatismos craneoencefálicos, porque semejantes afirmaciones no sustentan científicamente que los productos sean seguros ni eficaces para tales propósitos. Estos productos se venden en internet y en diversos establecimientos comerciales, y se promocionan entre los consumidores a través de las redes sociales, entre ellas Facebook y Twitter.

Una afirmación engañosa común es que usar un suplemento dietético específico fomenta una curación más rápida luego de sufrir una conmoción cerebral u otro traumatismo craneoencefálico.

Incluso si algún suplemento en particular no contiene ningún ingrediente dañino, esa sola afirmación puede ser peligrosa, advierte Gary Coody, coordinador nacional de la FDA contra los Fraudes en la Salud.

“Nos preocupa mucho que las falsas promesas de una recuperación más rápida convenzan a los atletas de todas las edades, a los entrenadores e incluso a los padres de familia, de que alguien que sufre una conmoción cerebral está listo para reincorporarse a sus actividades antes de realmente estarlo”, explica Coody. “Además, hay que tener cuidado con las afirmaciones de que estos productos pueden prevenir o aliviar la intensidad de las conmociones cerebrales o los traumatismos craneoencefálicos”.

Una conmoción cerebral es una lesión que sufre el cerebro a causa de un golpe en la cabeza o al ser ésta (o la parte superior del cuerpo) sacudida con violencia. Las conmociones cerebrales y otros traumatismos craneoencefálicos son trastornos médicos graves que exigen el diagnóstico, supervisión y tratamiento apropiados de un profesional de la salud. A últimas fechas, las consecuencias de largo plazo de las conmociones cerebrales para los atletas profesionales y los niños que juegan deportes de contacto han sido el tema de debates ampliamente publicitados.

Un creciente caudal de pruebas científicas indica que si las víctimas de una conmoción cerebral reanudan actividades extenuantes —tales como jugar fútbol americano, fútbol soccer o hockey— demasiado pronto, corren un mayor riesgo de sufrir una segunda conmoción más adelante. Más aun, las conmociones reiteradas pueden tener un efecto acumulativo sobre el cerebro, con consecuencias devastadoras que pueden incluir una inflamación del cerebro, una lesión cerebral permanente, una discapacidad prolongada y la muerte.

“Simplemente, no hay evidencia científica que apoye el uso de ningún suplemento dietético para la prevención de las conmociones cerebrales ni de la mitigación de los síntomas que las acompañan, que le permitirían a los atletas reintegrarse más rápido”, señala el Charlotte Christin, directora suplente  de la División de Programas de Suplementos Dietéticos de la FDA.

regrese al incio

Afirmaciones falsas

Una de las primeras señales de alarma sobre la promoción de los suplementos dietéticos para el tratamiento de traumatismos craneoencefálicos la dio el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

“Primero nos enteramos por los militares de un producto que se estaba comercializando para el tratamiento de los traumatismos craneoencefálicos, obviamente una preocupación de los veteranos de guerra heridos. Nos sorprendió que alguien alegara que un suplemento podía tratar traumatismos craneoencefálicos, un tema candente”, cuenta Jason Humbert, un alto directivo de regulación de la Oficina de Asuntos Regulativos de la FDA. “Eso dio pie a que iniciáramos nuestra vigilancia”.

La FDA rutinariamente vigila el mercado. Sin embargo, con más de 85,000 suplementos dietéticos a la venta y sin un registro de productos, aquellos que hacen afirmaciones falsas pueden colarse, al menos por un tiempo.

Por lo general, los suplementos dietéticos que prometen un alivio para los traumatismos craneoencefálicos pregonan las bondades de ingredientes tales como la cúrcuma (una especia de la India de la familia del jengibre) y los ácidos grasos omega 3 en altas concentraciones que se derivan del aceite de pescado. Al iniciar la vigilancia, la FDA identificó a dos empresas que estaban vendiendo varios productos que decían prevenir y tratar las conmociones cerebrales y otros traumatismos craneoencefálicos. Una de ellas alegaba tener “el primer suplemento del mundo formulado específicamente para ayudar a recuperarse de las conmociones cerebrales”, diciendo que “tiene la capacidad dinámica de minimizar los efectos de largo plazo y reducir el tiempo de recuperación”. Un jugador de la Liga Nacional de Fútbol Americano daba fe de sus “resultados comprobados, en mi propia recuperación” de una conmoción cerebral, y un “entrenador acreditado” sin identificar decía haberlo incorporado en su “protocolo para el manejo de las conmociones cerebrales”.

Afirmaciones parecidas hacía la otra empresa, la cual estaba vendiendo cuatro productos que alegaban proteger contra los traumatismos craneoencefálicos y ayudar a sanarlos. En 2012, la FDA remitió cartas advirtiendo a ambas empresas que sus productos no estaban generalmente considerados como seguros ni como eficaces para el tratamiento de traumatismos craneoencefálicos, que estaban falsamente identificados (un término legal que significa, en este caso, que la etiqueta de los productos no tenía las indicaciones de uso correctas) y que a menos que varias de las infracciones citadas en las cartas fueran corregidas de inmediato, dichas infracciones podrían acarrear como consecuencia una acción judicial sin previo aviso, tal como una orden de judicial o una incautación.

Ambas empresas modificaron sus sitios electrónicos y sus etiquetas.

En diciembre de 2013, la FDA expidió una carta de advertencia a otra compañía por comercializar su producto Anatabloc con afirmaciones que alegan que trata los traumatismos craneoencefálicos. La FDA continuará vigilando el mercado en busca de productos con afirmaciones fraudulentas similares y tomará las medidas regulativas correspondientes para proteger la salud pública.

“Al tiempo que continuamos atacando este problema, no podemos garantizar que usted no verá una afirmación relacionada con los traumatismos craneoencefálicos, pero sí podemos prometerle esto: No hay ningún suplemento dietético que se haya comprobado que los prevenga o los trate”, declara Coody. “Aléjese si alguien le dice lo contrario”.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA.

25 de agosto de 2014

regrese al inicio

Page Last Updated: 08/26/2014
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.