• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

Manteniendo el balance y la honestidad en la publicidad de los medicamentos

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

DTC Advertising Art (350wide)

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

Cada año, las compañías farmacéuticas gastan alrededor de 25 billones de dólares en los Estados Unidos para promocionar medicamentos recetados. La mayor parte de este dinero se destina a promocionar medicamentos con los proveedores médicos, pero una cantidad creciente—alrededor de una quinta parte—se destina a publicidad directa para los consumidores.

Thomas Abrams es el director de la Oficina de Promoción de Medicamentos Recetados (OPDP) de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Él describe cómo la FDA protege a los consumidores de los anuncios falsos o engañosos de los medicamentos que se venden sólo con receta médica y que aparecen en la televisión, la radio, en la Internet y en las publicaciones impresas.

P: Los Estados Unidos y Nueva Zelanda son los únicos países donde la publicidad de los medicamentos que se venden bajo receta son dirigidos a los consumidores. ¿Por qué se permite esto?

R: La Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos establece la libertad de expresión, incluso la libertad de expresión comercial por parte de las empresas. La publicidad directa a los consumidores es considerada una expresión comercial. La ley dispone que la FDA deba ser la agencia encargada de garantizar que la publicidad y todo otro material promocional sean verídicos y balanceados, y que proporcionen información útil a los consumidores sobre las condiciones médicas y los medicamentos para tratarlas.

P: ¿El personal de la OPDP ve realmente los comerciales de los medicamentos?

R: Sí, lo vemos. Las compañías farmacéuticas deben presentar ante nuestra oficina todos los anuncios y demás material promocional en el momento en que los ponen a disposición del público. Algunas empresas nos presentan el material para obtener nuestros comentarios y asesoramiento antes de hacerlo público.

Recibimos alrededor de 6,000 a 8,000 anuncios y presentaciones promocionales por mes. El material se asigna a uno de los 32 revisores, que se especializan en categorías de medicamentos específicas, como medicamentos para el asma o tratamientos cardíacos (para el corazón). Muchos revisores son profesionales de la salud con distintos antecedentes en el mundo académico, la industria, hospitales y farmacología. Emplean un enfoque basado en el riesgo que les permite establecer prioridades en su trabajo para identificar rápidamente el material promocional que tiene el mayor potencial de causar un impacto negativo sobre la salud pública.

P: ¿Qué sucede cuando un revisor encuentra algo de este tipo? ¿No ha sido publicado ya el material?

R: El primer paso es revisar la promoción y tomar medidas, si es necesario. La mayoría de las veces emitimos notificaciones exigiendo el cumplimiento de la ley, en las cuales solicitamos a las empresas que interrumpan la promoción engañosa. Si no se interrumpe la promoción engañosa podemos adoptar otras medidas, entre las que se incluyen las acciones judiciales a través del Departamento de Justicia.

P:¿Qué hace que un anuncio sea falso o engañoso?

R: Si el anuncio dice que el medicamento es más efectivo de lo que es o que tiene menos efectos secundarios o que estos son menos severos que lo que se ha demostrado, podríamos considerar que ese anuncio es falso o engañoso. Lo mismo sucede su el anuncio dice, sin evidencias firmes, que el producto es más seguro o más efectivo que un medicamento de la competencia, o si da mensajes engañosos sobre los riesgos del producto. También le prestamos mucha atención al balance en el contenido, nos aseguramos de que se recalquen bien los riesgos para que sea fácil leerlos, escucharlos o entenderlos.

P: ¿Las redes sociales complican el trabajo?

R: En realidad, sí. La Internet y las redes sociales han aumentado el volumen y la magnitud de los materiales y la velocidad de distribución de esos materiales. Los sitios web pueden tener cientos de páginas y pueden cambiar a diario.

Es importante saber que, si bien controlamos rigurosamente lo que dicen las empresas, en general, no tenemos autoridad sobre las declaraciones realizadas por organizaciones o personas independientes—a los que llamamos terceros—a menos que estén actuando en nombre de una empresa.

P: ¿Han tomado alguna medida contra la publicidad de los medicamentos en las redes sociales?

R: Sí, hemos tomado medidas en contra del material promocional engañoso distribuido por las empresas a través de las plataformas de las redes sociales como YouTube y Facebook. Por ejemplo, enviamos una notificación de advertencia a una empresa que desarrolló y publicó un video testimonial que promocionaba su medicamento en YouTube.  El video testimonial presentaba a una reconocida celebridad de la televisión. La notificación de advertencia mencionaba, entre otras cosas, que el video testimonial de promoción violaba las normas ya que exageraba los beneficios del producto medicinal y no mencionaba los graves riesgos de utilizar el producto. La empresa retiró el anuncio y cumplió con nuestra solicitud de elaborar un plan de acción para distribuir información verdadera a la audiencia que estuvo expuesta a la promoción.

P: ¿Existen veces cuando las empresas o los consumidores reportan material promocional engañoso o no balanceado?

R: Absolutamente, y alentamos a todos a estar atentos a estos anuncios y a hacernos saber si ven alguna promoción de medicamentos de venta bajo receta que es engañosa o no balanceada. Hemos publicado información sobre cómo notificarnos en nuestro sitio web en inglés Bad Ad (Anuncio Engañoso). Recibimos cientos de quejas al año de los consumidores, de los profesionales de la salud y de la competición de las compañías. 

P: ¿Revisan también los anuncios de los medicamentos de venta libre?

R: No. La jurisdicción principal sobre los anuncios de los medicamentos de venta libre (OTC por su sigla en inglés) le corresponde a la Comisión Federal de Comercio (FTC). Otros oficinas de la FDA tienen la jurisdicción principal sobre el etiquetado de los productos de venta libre  y trabajan estrechamente con la FTC sobre la reglamentación de la promoción de los medicamentos de venta libre.

P: Luego de haber trabajado como farmacéutico, de obtener una Maestría en Administración de Empresas, de haber trabajado en empresas farmacéuticas, llegó a la FDA hace 19 años. ¿Las cosas han cambiado mucho durante su tiempo en esta agencia?

R: Inmensamente. El área de promoción de medicamentos de venta bajo receta es muy dinámica. Cuando comencé a trabajar en la FDA había muy poca promoción de los medicamentos de venta bajo receta en la televisión o en la Internet. La cantidad de vías y maneras en que las empresas promocionan sus productos ha aumentado notablemente, así como la cantidad de promoción que se hace. La oficina de la FDA ha crecido a la par. 

Soy un apasionado en mis esfuerzos por evitar que los pacientes sean engañados. Soy muy afortunado de contar con gente muy trabajadora y de alto nivel en la OPDP que está profundamente comprometida en promover la salud pública. Todos creemos que es fundamental que los pacientes reciban información buena, útil, balanceada acerca de los productos de venta bajo receta que utilizan. 

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

5 de Junio de 2013

back to top