• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

Ayudando a los consumidores a reducir su consumo de sodio

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

Helping Consumers Reduce Sodium Intake - (JPG)

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English  

En esta página:

Muchas de las personas en los EE.UU. consumen demasiado sodio en la forma más común que es la sal (cloruro de sodio). Esto puede ser un grave peligro para la salud, ya que el excesivo consumo de sodio contribuye al desarrollo e intensificación de la presión sanguínea alta, que puede ocasionar enfermedades cardíacas, renales y derrame cerebral.

Las investigaciones nos muestran que los estadounidenses consumen un promedio de 3,300 miligramos (mg) de sodio diariamente. Las Guías Alimentarias para EE.UU. del 2010 recomiendan un consumo reducido de sodio de menos de 2,300 mg diarios.

Y para las personas de 51 años o más y aquellos de cualquier edad que son afroamericanos o padecen de presión sanguínea alta, diabetes o enfermedad renal crónica deben reducir aún más su consumo de sodio a 1,500 mg diarios. Esta cantidad de sodio cumple esencialmente la necesaria. Este grupo de personas son la mitad de la población de los EE.UU.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron recientemente que los niños y adolescentes consumen casi la misma cantidad de sodio que los adultos y esto puede generar un riesgo de presión sanguínea alta. Los investigadores encontraron que los niños que consumen la mayor cantidad de sodio se enfrentan a un doble riesgo de tener presión sanguínea alta en comparación con aquellos que consumen menos sodio. En el caso de los niños con sobrepeso u obesos, el riesgo se triplica.

“La idea equivoca más común ha sido que sólo las personas con presión sanguínea alta deben preocuparse por su consumo de sodio”, dice la doctora Jessica Leighton, asesora principal en ciencias en la Oficina de Alimentos y Medicina Veterinaria de la Administración de Alimentos y Medicamentos. “Pero representa un riesgo para la salud de todas las personas, incluyendo a los niños, tal como lo muestra los informes de los CDC”.

La FDA está trabajando en varias acciones para ayudar a los consumidores a controlar su consumo de sodio.

regresar al inicio 

Ayudando a los consumidores a reducir su consumo de sodio

La FDA y el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) están colaborando para identificar formas para reducir el sodio en los alimentos comercializados en los mercados y restaurantes de la nación.

“Aproximadamente el 75% del consumo total de sodio en muchas personas no solo proviene de añadir sal a las comidas sino también de aquella contenida en las comidas envasadas y de restaurantes”, comenta Michael R. Taylor, comisionado adjunto de la FDA para alimentos y medicina veterinaria. “Esto hace muy difícil que los consumidores reduzcan su consumo de sodio en alimentos que se encuentran disponibles en el mercado”.

Esta realidad hace “mucho más difícil” que los consumidores cumplan con los niveles de sodio establecidos por las Guías Alimentarias, señala el doctor Jeremiah Fasano, funcionario de seguridad del consumidor en el Centro de Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la FDA. “El sodio siempre está presente en las comidas envasadas y las preparadas en restaurantes”.

La FDA y el USDA siempre están buscando maneras de promocionar una reducción del consumo de sodio gradual, alcanzable y sostenible. Las agencias han buscado activamente información, evidencias y comentarios de la industria alimentaria, grupos de consumidores y profesionales de la salud relacionados a la reducción de los niveles de sodio en los alimentos, así como también enfoques actuales y emergentes para promover la reducción de sodio. Esta información se encuentra actualmente bajo revisión.

“No se trata de privar a nadie de su salero. Se trata de crear más oportunidades para que todos elijan activamente cuanto sodio consumir”, comenta Fasano.

regresar al inicio 

¿Qué debe hacer el consumidor?

Cuando compren sus alimentos, los consumidores deben leer las etiquetas y escoger los alimentos que son bajos en sodio.

Las etiquetas de información nutricional en los envases de alimentos y bebidas contienen el «valor de porcentaje diario (%VD)» de sodio en una porción de alimento, basado en 2,400 mg al día.  El %VD nos dice si el alimento contribuye poco o mucho al total de su dieta diaria. Los alimentos que proporciona el 5%VD o menos de sodio por cada porción se consideran bajos en sodio y aquellos que proporcionan el 20%VD o más se consideran altos en sodio. Pero recuerde, toda la información nutricional en la etiqueta está basada en una porción del alimento y muchos envases contienen más de una porción.

Se recomienda a los consumidores que no exceda el 100% del valor diario para el sodio y aquellos que se les ha recomendado limitar su consumo a 1,500 mg al día solo deben llegar al 65% del valor diario.

Los consumidores también deben estar atentos a las distintas fuentes de sodio en su dieta. En un informe publicado en febrero de 2012, los CDC identificaron estos 10 alimentos como las grandes fuentes de sodio:

  • panes y panecillos
  • fiambres (carnes frías), tales como embutidos de jamón o pavo
  • pizza
  • carne de aves, fresca y procesada (la mayoría de la carne cruda de pollo que se compra en la tienda ha sido inyectada con una solución de sodio)
  • sopas
  • hamburguesas con queso y otros sándwiches
  • queso natural y procesado
  • platos de pasta
  • platos de carne, tales como pastel de carne con salsa de carne.
  • bocadillos salados, tales como patatas fritas, pretzels y palomitas de maíz.

¿Y cómo saber cuanto sodio contiene la comida de su restaurante favorito? Fasano señala que muchas cadenas de restaurantes están poniendo la información del contenido nutricional de sus alimentos, incluyendo calorías, grasa, sodio y azúcares, en sus sitios web o está disponible si el consumidor lo solicita. 

La FDA también ha creado varios recursos en línea para ayudar a los consumidores a reducir su consumo de sodio. Estos incluyen:

  • Un sitio web sobre reducción del sodio, que proporciona enlaces a recursos para reducir la cantidad de sodio en su dieta
  • Un sitio web sobre educación sobre el sodio que ofrece consejos a los consumidores en cómo usar la etiqueta información nutricional para reducir el consumo de sodio
  •  La campaña Fíjate en "Spot the Block” motiva a los pre-adolescentes de 9 a 13 años que usen la información nutricional de la etiqueta (el «block») para elegir comida saludable (en inglés)

El sitio web ChooseMyPlate.gov (Mi Plato) también contiene herramientas personalizadas y recursos para ayudar a los consumidores a poner en práctica las Guías Alimentarias e incluyen recomendaciones sobre el sodio.  

Este artículo se encuentra en la página de Actualizaciones para los Consumidores de la FDA, que presenta la información más reciente sobre todos los productos regulados por la FDA.

Fecha de publicación: 27 de noviembre, 2012

regresar al incio

-

Enlaces relacionados

-