• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

No se deje engañar por estafas del fraude de la salud

Dont Be Fooled By 

Health Fraud Scams

 

Cómo detectar una estafa:

  • ¡CURA DE TODO! Para enfermedades no relacionadas
  • ¡CURA MÁGICA! Solo en días
  • ¡REMEDIO ANCESTRAL! O fórmula secreta
  • ¡REVOLUCIONARIO! O nueva ciencia
  • ¡RESULTADOS SORPRENDENTES! Difíciles de verificar
  • ¡MI TUMOR SE ENCOGIÓ! Testimonios sin comprobar
  • ¡COMPRE AHORA! Disponibilidad limitada
  • ¡PIERDA PESO! Sin dietas ni ejercicios
  • ¡DEVOLUCIÓN GARANTIZADA DE SU DINERO!

Visite el sitio Web de la FDA sobre el Fraude de la Salud

Red envelope 

icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor RSS Feed

In English

En este pagina:

La ciencia de la salud pública estaba aún en sus comienzos en el siglo 19 y a comienzos del siglos 20 cuando versiones iniciales de la actual Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) trató de proteger a los consumidores de los "vendedores del aceite de serpiente" y otros charlatanes sospechosos que estafaban a los enfermos y crédulos.

En esos tiempos a la agencia se le conocía como la División y luego como la Dirección de Química. Sus agentes perseguían a los estafadores viajantes que vendían tónicos y elíxires tales como "aceite milagroso" supuestamente extraído de serpientes, prometiendo que curaba cualquier enfermedad. Las etiquetas no describía los ingredientes y los compradores confiados solo descubrían a través de una amarga experiencia que dichos productos eran inefectivos y hasta peor, eran mortales.

Después de más de un siglo, la FDA continúa su labor.

La agencia ha creado un nuevo recurso en Internet para ayudar a los consumidores a reconocer y protegerse de las versiones del siglo 21 de estos productos para la salud falsos.

El sitio Web de la FDA del Fraude de la Salud contiene videos y artículos sobre cómo evitar estafas y fraudes y ofrece información sobre productos que han sido confiscados, retirados del mercado o están bajo advertencia de la agencia.

El sitio también proporciona enlaces a recursos del gobierno sobre estafas a la salud con productos regulados por la FDA, tales como medicinas, suplementos dietéticos, productos de tabaco, medicinas alternativas, dispositivos médicos y cosméticos.

Gary Coody, R.Ph, coordinador nacional de la FDA del fraude de la salud, comenta que este sitio Web es "un punto único donde se encuentra de todo" si las personas quieren saber cómo reconocer y evitar las estafas a la salud. Cualquier persona puede buscar en el sitio Web si la FDA ha tomado alguna acción en contra de un producto o compañía. Sin embargo, solo porque un producto no esté en la lista no significa que está siendo comercializado legalmente o su uso es seguro.

Volver arriba 

“Los vendedores pociones milagrosas aún existen”

El fraude ataca a todos sin importar la raza

Los consumidores gastan una fortuna en productos que "no tienen ningún valor o pueden causar daños", explica Coody.  "Los consumidores pueden comprar productos muy peligrosos a través del Internet y en tiendas, que pueden causar graves daños o la muerte".
 

El desperdicio de  dinero ya es bastante desbastador  pero lo peor es que el uso de uno de estos tratamientos no comprobados puede retrasar el buscar un diagnóstico que podría salvarle la vida y obtener medicamentos que funcionen.

Las estafas pueden darse de varias formas. "Algunos productos dicen ser “completamente naturales" y puede ser peligrosos porque contienen fármacos de prescripción y otros químicos que no se indican en la etiqueta", expresa Coody. Las categorías más comunes de estos productos fraudulentos incluyen los productos para pérdida de peso, mejoramiento de la actividad sexual y aumento de masa muscular.

Otros productos afirman ser una cura definitiva para enfermedades crónicas graves tales como cáncer, artritis, diabetes, enfermedad de Alzheimer y esclerosis múltiple. Los adultos mayores son particularmente vulnerables a esta clase de engaños pero los consumidores de todas las edades están siendo engañados por productos fraudulentos, comenta Coody y añade que cualquier persona es vulnerable a esto.

Coody expresa que con cada nueva amenaza a la salud, aparecen productos falsos de la noche a la mañana. Cuenta que después del incidente nuclear de Japón en marzo del 2011, el mercado se vio inundado de productos que afirmaban falsamente ofrecer protección contra la radiación.

“Los vendedores de pociones milagrosas aún existen", comenta Coody.
 

Volver arriba 

De vuelta a los inicios de la FDA

La proliferación de estafas a la salud fue una razón importante para la aprobación de la Ley de Alimentos y Medicamentos de 1906, expresa el historiador de la FDA, John P. Swann, PhD. "Las medicinas supuestamente “patentadas” con sus afirmaciones sorprendentes e ingredientes frecuentemente dañinos no descritos en las etiquetas han sido recurrentes en el ámbito de la medicina estadounidense en el siglo XIX (y anteriormente)", comenta.

"Los ejemplos abundan, desde supuestas curas rápidas para enfermedades graves como el cáncer, la tuberculosis y la sífilis, hasta remedios con ingredientes dañinos y peligrosos, tales como curas para la adicción que incluían ingredientes no indicados en las etiquetas que eran la causa de la adicción", comenta Swann. "Habían también jarabes calmantes para cólicos y dentición de los bebés que contenían alcohol y opiáceos".

La ley de 1906 prohibió la comercialización de medicamentos adulterados y mal rotulados y exigió que se indiquen los ingredientes, incluyendo el alcohol, el opio la morfina, la heroína y la cocaína.

Más de 30 años después, la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos de 1938 dio a la FDA (denominada la Administración de Alimentos y Medicamentos en 1931) nuevos poderes para regular dispositivos médicos. "La agencia fue capaz entonces de actuar en contra de los "numerosos dispositivos que pudieran desviar la atención de los consumidores en buscar terapias establecidas", explica Swann.

Volver arriba 

La diferencia hoy en día

El fraude de salud es más invasivo hoy en día, comenta Coody ya que "el Internet ha abierto el mercado mundial a las personas desde sus computadoras personales". Él recomienda que si usted está tentado de comprar cualquier tratamiento no comprobado o poco conocido, especialmente si se vende por Internet, consulte primero con su doctor o con un profesional de la salud.
 

Pero los productos sospechosos también se ofrecen a través de anuncios en la televisión, radio, correo postal, de boca en boca y anuncios en los periódicos y revistas. 
 

"Existen muchas maneras de lograr que estos mensajes lleguen a los consumidores», señala Coody, "y dichos anuncios deben ser vistos con una saludable dosis de escepticismo".

Este artículo aparece en la página de actualizaciones para el consumidor que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA

 9 de noviembre 2011

 
-