• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

¿Debe ponerles protector solar a los bebés? Por lo general no.

Red envelope icon for Govdelivery Get Consumer Updates by E-mail

Shade is the best way to protect your infant from the sun.

RSS feed orange symbol Consumer Updates RSS Feed

In English

On this page:

Usted está en la playa, cubierta con protector solar. Su bebé de 5 meses de edad también está allí. ¿Debe ponerle protector solar a su bebé?  Por lo general no, dice la Dra. Hari Cheryl Sachs, una pediatra de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

“La mejor estrategia es mantener a los bebés menores de 6 meses alejados del sol”, dice Sachs, “y evitar la exposición al sol entre las 10 a.m. y las 2 p.m. cuando los rayos ultravioleta (UV) son más intensos”.

Los protectores solares se recomiendan para niños y adultos. ¿Qué es lo que hace que los bebés sean tan diferentes?

Por un lado, la piel de los bebés es mucho más fina que la de los adultos, y absorbe los ingredientes químicos activos del protector solar más fácilmente, explica Sachs.  Por otro lado, los bebés tienen una proporción elevada de área de superficie con respecto al peso corporal en comparación con los niños mayores y los adultos.  Ambos factores significan que la exposición de un bebé a los químicos de los  protectores solares es mucho mayor, lo que aumenta el riesgo de una reacción alérgica o de inflamación.

La mejor manera de proteger a su bebé es dejarlo en la sombra, si es posible, dice Sachs. Si no hay sombra natural, puede crearla con una sombrilla o con el toldo del cochecito o carriola.

Si no hay manera de mantener al bebé alejado del sol, puede colocarle una pequeña cantidad de protector solar—con un factor de protección solar (SPF) de por lo menos 15—en pequeños zonas como las mejillas y el dorso de las manos. Sachs sugiere probar la sensibilidad de su bebé al protector solar colocando una pequeña cantidad en la parte interna de la muñeca. 

back to top

Cúbralo

La Academia Americana de Pediatría (AAP) sugiere vestir a los bebés con pantalones largos livianos, camisas de manga larga, y sombreros con bordes que hagan sombra en el cuello para evitar las quemaduras del sol.  Los tejidos ajustados son mejores que los tejidos sueltos.  Recuerde que si bien las gorras de béisbol son lindas, no protegen el cuello ni las orejas, zonas sensibles para un bebé.

El calor del verano presenta otros desafíos para los bebés.

Los bebés más pequeños tampoco transpiran como nosotros, dice Sachs. La transpiración nos enfría naturalmente cuando tenemos calor, pero los bebés aún no han desarrollado ese sistema de calefacción y refrigeración incorporado. Por lo tanto, usted se quiere asegurar de que su bebé no sienta un exceso de calor.

En el calor, los bebés también están expuestos a un mayor riesgo de deshidratación. Para asegurarse de que estén hidratados adecuadamente, ofrézcales su alimentación habitual de leche materna o de fórmula, dice Sachs. El contenido de agua en ambas ayudará a mantenerlos hidratados. También les puede dar una pequeña cantidad de agua entre estos alimentos.

back to top

Consejos de protección solar para los bebés

Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta este verano cuando esté al aire libre con su bebé:  

  • Mantenga a su bebé en la sombra la mayor cantidad de tiempo posible. Si le coloca a su bebé una pequeña cantidad de protector solar, no suponga que el niño está bien protegido.
  • Asegúrese de vestir a su hijo con ropa que cubra y proteja su piel sensible. Use el sentido común; si apoya la tela en su mano y es tan transparente que usted puede ver a través de ella, probablemente no ofrezca la protección suficiente.
  • Asegúrese de que su bebé use un sombrero que le proporcione suficiente sombra en todo momento.
  • Vigile a su bebé cuidadosamente para estar segura de que no muestra signos de advertencia de quemaduras de sol o deshidratación. Estos signos incluyen nerviosismo, enrojecimiento y llanto excesivo.
  • ¡Hidrátelo! Dele a su bebé fórmula, leche materna, o una pequeña cantidad de agua entre comidas si está al aire libre bajo el sol durante más de unos minutos. No olvide usar un refrigerador para almacenar los líquidos.
  • Tome nota de cuánto está orinando su bebé. Si está orinando menos de lo habitual, esto puede ser un signo de deshidratación y de que necesita más líquidos hasta que el flujo se normalice.
  • Evite usar protectores solares que contengan el repelente para insectos DEET en los bebés, particularmente en sus manos. Los niños pequeños pueden pasarse la lengua por las manos o ponerse las manos en la boca. De acuerdo con la AAP, no debe usarse DEET en niños menores de 2 meses de edad.
  • Si usted observa que su bebé se está bronceando, aléjese del sol inmediatamente y aplíquele compresas frías en las zonas afectadas.

Este artículo aparece en la página de Actualizaciones para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

June 29, 2012