• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

For Consumers

  • Print
  • Share
  • E-mail

Tenga cuidado con el fraude de los productos para el cáncer en línea

Red envelope icon for Govdelivery Get Consumer Updates by E-mail

RSS feed orange symbol Consumer Updates RSS Feed

In English

Mientras el fraude es una forma cruel de codicia, el fraude que involucra tratamientos contra el cáncer puede ser particularmente despiadado, en especial debido a que la información fraudulenta puede viajar a través de Internet en un instante. 

“Cualquier persona que sufra de cáncer, o conozca a alguien que lo padezca, comprende el temor y la desesperación que puede producir”, dice Gary Coody, R.Ph., Coordinador Nacional de Fraude en la Salud y Funcionario de Seguridad del Consumidor de la Oficina de Asuntos Reglamentarios de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, Food and Drug Administration).

“Puede haber gran tentación de aprovechar cualquier cosa que parece ofrecer una opción de cura”. Los productos y dispositivos medicinales para tratar el cáncer deben obtener la aprobación de la FDA antes de ser comercializados. El proceso de revisión de la agencia ayuda a garantizar que estos productos sean seguros y eficaces.

Sin embargo, siempre es posible encontrar a alguna persona o empresa ficticia vendiendo “tratamientos”contra el cáncer. Dichos “tratamientos” se ofrecen de muchas maneras, incluidos píldoras, tónicos o cremas. “Por lo general, estos productos se ofrecen como tratamientos naturales y suplementos alimenticios”, dice Coody. Muchos de los productos fraudulentos contra el cáncer incluso parecen completamente inofensivos, consideraci pero pueden causar un daño indirecto al retrasar o interferir con tratamientos beneficiosos probados.

“Los anuncios y otros materiales promocionales para “curas” contra el cáncer, probablemente son tan antiguos como la prensa”, dice Coody. “Sin embargo, Internet ha hecho el problema más complejo al brindar a los vendedores ambulantes de estos, a menudo peligrosos, productos un nuevo punto de venta”.

“Remedios” no probados, falsas promesas

Coody cita estos bálsamos engañosos como uno de los “remedios” falsos contra el cáncer que, de hecho, han demostrado ser dañinos. “Aunque es ilegal comercializar estos bálsamos engañosos como tratamientos contra el cáncer, se encuentran disponibles de inmediato en línea”, señala.

Los bálsamos engañosos se venden con falsas promesas de que curarán el cáncer al “sacar” la enfermedad que está debajo de la piel. “No obstante, no existe evidencia científica de que estos engañosos bálsamos sean eficaces”, dice Janet Woodcock, Directora del Centro para la Evaluación e Investigación de Fármacos (CDER, Center for Drug Evaluation and Research) “Lo que es peor, los bálsamos pueden causar daño directo al paciente”.

Los bálsamos corrosivos y grasosos “fundamentalmente queman las capas de la piel y el tejido normal circundante”, dice Woodcock. “Éste no es un proceso simple e indoloro. Existen casos documentados de que estos bálsamos engañosos han destruido extensas áreas de la piel y el tejido circundante, dejando terribles cicatrices”.

Otro “remedio” que se ha pregonado por décadas es un régimen a base de hierbas conocido como tratamiento contra el cáncer Hoxsey. “La FDA ha tomado medidas reguladoras y de cumplimiento contra esta terapia desacreditada desde comienzos de los años 50”, dice Coody.

“No existe evidencia científica de que tenga algún valor para tratar el cáncer”, agrega. “Aún así, los consumidores pueden navegar en Internet en este momento y encontrar todo tipo de afirmaciones falsas respecto de que el tratamiento Hoxsey es eficaz contra la enfermedad”. 

Señales de alerta

Coody dice que las empresas comprometidas con tratamientos contra el cáncer o la prevención del fraude a menudo usan afirmaciones falsas y exageradas para promover estos productos. Agrega que los consumidores deben reconocer las siguientes afirmaciones y señales de alerta:

  • “Trata toda forma de cáncer”.
  • “El cáncer de piel desaparece”.
  • “Reduce los tumores malignos”.
  • “No es tóxico”.
  • “No lo hace sentir enfermo”.
  • “Evite la dolorosa cirugía, radioterapia, quimioterapia u otro tipo de tratamientos convencionales”.
  • “Trata cánceres de piel, excepto melanomas, con facilidad y seguridad”.

“También se han descubierto afirmaciones no probadas en testimonios, resultados de investigaciones o incluso en nombres de productos y sitios Web no verificados”, dice Coody. Asimismo, proporciona importantes consideraciones que los consumidores que buscan tratamientos contra el cáncer deben tener presente:

  • Siempre consulte a su profesional de la salud antes de comenzar un tratamiento nuevo o agregar uno a una terapia existente. “Algunos productos pueden interactuar con sus medicamentos o evitar que tengan el efecto previsto”, dice Coody.
  • Comprenda la diferencia entre medicamentos fraudulentos y lo que la FDA llama “medicamentos de investigación”. Los medicamentos de investigación son sometidos a pruebas clínicas para determinar si son seguros y eficaces para los usos previstos. Los productos fraudulentos, por otra parte, no están probados y normalmente nunca han sido probados clínicamente—o la FDA nunca ha revisado su seguridad y eficacia.

Comercializarlos es una infracción a la ley federal.

“Existen maneras legales de que los pacientes tengan acceso a los medicamentos de investigación”, dice Coody. “La manera más común es participando en pruebas clínicas. No obstante, en algunos casos los pacientes también pueden recibir medicamentos de investigación fuera de las pruebas clínicas.

Las Agencias toman medidas

La FDA y la Comisión Federal de Comercio (FTC, Federal Trade Commission) de los Estados Unidos, en colaboración con otras agencias gubernamentales estadounidenses, han anunciado una nueva iniciativa para evitar que estos productos engañosos lleguen a los consumidores. Coody dice que como parte de la campaña conjunta, la FDA y la FTC han enviado aproximadamente 135 cartas de advertencia y dos cartas de reprensión a las empresas que comercializan estos productos en línea. 

La iniciativa se debe no sólo a los reclamos de los consumidores, dice él, sino también debido a la navegación en Internet para encontrar productos contra el cáncer fraudulentos, realizada por la FDA y miembros del Grupo de Trabajo Contra el Fraude en la Salud México-Estados Unidos-Canadá (MUCH, Mexico-United States-Canada Health fraud working group).

Recursos adicionales de la FDA

Todos los consumidores que buscan información sobre cualquier producto de salud o tratamiento médico deben estar familiarizados con las siguientes señales de fraudes en la salud.

  • Afirmaciones de que el producto es una cura para todo rápida y eficaz o una herramienta de diagnóstico para una amplia variedad de enfermedades.
  • Sugerencias de que el producto puede tratar o curar enfermedades graves e incurables.
  • Afirmaciones tales como “un gran avance científico”, “cura milagrosa”, “ingrediente secreto” y remedio antiguo”.
  • Términos que impresionan como “punto de estimulación del hambre” y “termogénesis” para un producto para perder peso.
  • Afirmaciones de que el producto es seguro porque es “natural”.
  • Historias de casos no documentados o testimonios personales de consumidores o médicos que afirman haber obtenido resultados sorprendentes.
  • Afirmaciones sobre una disponibilidad limitada y solicitudes de pago por anticipado.
  • Promesas de garantía de devolución del dinero sin riesgos.
  • Promesas de solución “fácil” para problemas como el exceso de peso, la pérdida de cabellos o la impotencia.

arriba

Este artículo aparece en el sitio Web de información de salud para el consumidor de la FDA, el cual cuenta con las actualizaciones más recientes sobre los productos regulados por la FDA.

Fecha de publicacion: 17 de junio de 2008

 
-