• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

Food

  • Print
  • Share
  • E-mail

Section Contents Menu

News & Events

La FDA explora el impacto del arsénico en el arroz

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

FDA chemist Patrick Gray looks for arsenic in rice products.

En un laboratorio de la FDA, el químico Patrick Gray, Ph.D., prepara muestras de alimentos a base de arroz para un análisis que determinará si el arsénico está presente y, si es así, en que cantidad. Para ver más fotos vaya a Flickr. disclaimer icon


¿Qué deben hacer los consumidores?

  • Coma una dieta bien equilibrada. Se alienta a todos los consumidores, incluyendo las mujeres embarazadas, bebés y niños, a que coman una dieta bien equilibrada  para tener una buena nutrición y minimizar los efectos negativos de salud que pudieran surgir por comer un alimento en particular en exceso.
  • Varíe sus cereales. Tal como el arroz, otros cereales—tales como el trigo, la cebada y la avena—son nutritivos y pueden usarse para ayudar a variar la dieta del consumidor.
  • Considere alternativas para la primera comida sólida de un bebé. Para muchos bebés,  el cereal de arroz es su primera comida sólida. Pero de acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, no existe evidencia médica de que el cereal de arroz tenga ciertas ventajas sobre otros cereales para ser la primera comida sólida, y los bebés muy probablemente se pueden beneficiar al comer una variedad de cereales.

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

中国 (Chinese)

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA en inglés) ha dado un paso importante para conocer si los niveles de arsénico en el arroz y los productos del arroz presentan un riesgo para la salud pública.

La agencia ha recolectado más de 1,300 muestras de arroz y productos de arroz y las ha analizado para determinar el contenido de arsénico total y arsénico inorgánico, la forma más tóxica. Los científicos de la FDA han determinado que los niveles de arsénico inorgánico encontrado en las muestras son demasiado bajos para causar un daño inmediato a la salud.

En los granos de arroz, los niveles promedio de arsénico inorgánico oscilaron entre 2.6 a 7.2 microgramos por ración, siendo el arroz instantáneo el que tiene el más bajo contenido de arsénico y el arroz integral el que tiene los niveles más altos. En los productos de arroz, los niveles promedio de arsénico inorgánico oscilaron entre 0.1 a 6.6 microgramos por ración, siendo la fórmula para bebés la que tiene los niveles más bajos y la pasta de arroz con niveles más altos. (Un microgramo es una millonésima de gramo; los tamaños de las raciones variaron con los tipos de productos).

¿Pero qué hay acerca del impacto a largo plazo? Después de todo, el arroz es un alimento que las personas comen durante toda la vida.

El siguiente paso para la FDA será llevar a cabo una evaluación completa de riesgo, explica la doctora Suzanne C. Fitzpatrick, asesora superior de toxicología en el Centro para la Seguridad de los Alimentos y Nutrición Aplicada de la FDA (CFSAN). Este análisis del riesgo de salud asociado con la ingestión de arroz y productos del mismo será la base de acciones futuras por parte de la FDA.

“Los próximos pasos son observar los niveles de exposición, analizar el riesgo, y determinar cómo minimizar ese riesgo para la seguridad general de los consumidores, incluyendo grupos vulnerables como niños y mujeres embarazadas”, dice Fitzpatrick. 

“Debemos dar un paso a la vez y permanecer firmes en nuestro enfoque metodológico”, dice el doctoro en jurisprudencia Michael R. Taylor, comisionado adjunto de la oficina de alimentos y medicina veterinaria. “No podemos adelantarnos a la ciencia”.

¿Por qué el arroz?

“Una de las cosas que necesitamos enfatizar es que el arsénico es un contaminante natural, y debido a que se encuentra en la tierra y en el agua, va a terminar en los alimentos”, dice Fitzpatrick. “No es algo que podemos simplemente retirar del mercado”.

El arsénico es un elemento químico distribuido en la corteza de la tierra. Las actividades humanas tales como la combustión de carburantes, minería y el uso de compuestos de arsénico en pesticidas han añadido también arsénico al medio ambiente. Pero Fitzpatrick dice que incluso si se eliminan todas las contribuciones humanas, todavía habría arsénico en los alimentos.

Y el arroz es particularmente vulnerable. “El arroz crece en agua y absorbe arsénico. Usted va a encontrar mayores niveles en el arroz que en otros alimentos”, dice ella.

La FDA ha estado monitoreando los niveles de arsénico en alimentos durante más de 20 años, pero Fitzpatrick dice que ha habido avances en los métodos de análisis que permiten a la FDA obtener mucha más información detallada. 

La situación hasta ahora

Los oficiales de la seguridad del consumidor de la FDA recolectaron muestras de lugares de venta por todo el país. Además del arroz mismo, estas muestras cubren la mayoría de tipos de alimentos derivados del arroz en la dieta americana, incluyendo cereales, pasteles, refrescos, barras de cereales, y alimentos para bebés y niños.

Estas muestras fueron entonces analizadas en los laboratorios de la FDA, además de en otros laboratorios contratados por la agencia para hacer este trabajo. Fitzpatrick dice que los empleados en el laboratorio tuvieron que recibir entrenamiento en una nueva prueba química llamada “especiación”. Esta prueba permite a los laboratorios mirar más allá de simplemente del arsénico orgánico e inorgánico  todas las diferentes especies de arsénico presentes en las muestras y evaluar los niveles de toxicidad en cada una.

“Es un proceso muy complicado e involucra a muchas personas”, dice Fitzpatrick. “Estamos trabajando muy duro para obtener las mejores respuestas científicas posibles”.

Mientras tanto, la FDA ha estado estudiando el arsénico de otras maneras. Los investigadores examinaron estudios de poblaciones expuestas a altos niveles de arsénico en países tales como Chile, Taiwan y Bangladesh. Observaron los  índices de cáncer y enfermedades tales como diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Los investigadores tuvieron que considerar cómo los datos acerca de estas culturas altamente expuestas pudieran aplicarse en relación a los consumidores americanos.

¿Qué sigue?

El siguiente paso es la evaluación del riesgo. Toda esta información será considerada ahora por los jefes de riesgo de la FDA, dice Fitzpatrick. Estos expertos mirarán a los peligros que el arsénico presenta en productos de arroz y los grados a los que las personas están expuestas.

Los equipos de evaluación de riesgo también considerarán si ciertos segmentos de la población son más vulnerables a causa de su estilo de vida (tales como grupos étnicos que comen mucho arroz) o la etapa de su vida (mujeres embarazadas y niños).

Ellos evaluarán entonces el riesgo para la salud pública del arsénico en el arroz.

La evaluación de riesgo llevará unos meses en completarse. Después de una revisión experta, la evaluación estará disponible para el comentario público. “Éste es un asunto importante para nosotros”, dice Fitzpatrick. “Los consumidores necesitan la mejor información que podamos darles”.

La FDA está trabajando con socios federales—incluyendo el Departamento de Agricultura de los EE.UU., la Agencia de Protección Ambiental, el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades—así como con científicos de la industria, grupos de consumidores y otros para estudiar más a fondo el problema del arsénico en el arroz y evaluar formas de reducir la exposición, tales como a través de cambios en las prácticas de cultivo o fabricación.

Además la FDA está llevando a cabo un muestreo adicional para ampliar sus datos sobre los niveles de arsénico en todos los productos para bebés y niños pequeños.

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.

6 de septiembre de 2013

regrese al inicio

-

Artículos relacionados para el consumidor

-