• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

Food

  • Print
  • Share
  • E-mail

Section Contents Menu

News & Events

El Equipo Tomate de la FDA lucha contra la contaminación

Red envelope icon for Govdelivery Reciba Actualizaciones para el Consumidor por Correo Electrónico

Team Tomato (6878 - 300 wide)

 

 

La microbióloga Rebecca Bell observa los tomates suspendidos en una bolsa de plástico de un líquido que contiene nutrientes que lo convierten en un medio ideal para la proliferación de bacterias.
Vea fotos del Equipo Tomate abajo, o vaya a disclaimer icon Flickr obtener fotos de alta resoluciónn.
 

RSS feed orange symbol Actualizaciones para el Consumidor en RSS Feed

In English

En esta página:

Un tomate fresco es más que sólo un ingrediente sabroso para un sándwich o una ensalada.

Para los científicos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en Inglés), el tomate es un enigma y el tema de estudio para un grupo de investigadores apodados el “Equipo Tomate”.

El misterio del tomate tiene que ver con su vulnerabilidad a la contaminación por Salmonella, una bacteria que es la causa común de las enfermedades transmitidas por alimentos.

De 1973 a 2010, hubo en varios estados 15 brotes  de enfermedades atribuidas a la contaminación por Salmonella de tomates crudos, 12 de los cuales tuvieron lugar desde el año 2000. Estos brotes dieron como resultado casi 2,000 enfermedades confirmadas y tres muertes y los estados del parte este de los Estados Unidos fueron los más afectados.

“Las condiciones en las cuales crecen los tomates son también las condiciones en las cuales se desarrolla la Salmonella”, dice el doctor Eric Brown, director de la División de Microbiología de la FDA. “El tomate siempre ha presentado un desafío extra porque dura muy poco tiempo. Cuándo se cree que tomates contaminados pudieron haber causado una enfermedad, su cosecha ya ha terminado”.

De manera que la enfoque del estudio de la FDA se modificó a lo largo de la última década para reducir la contaminación en la fase inicial de la producción de tomates. Dice Brown, “La pregunta es clara: ¿Qué podemos hacer para intervenir e impedir que se produzca esta contaminación en primer lugar?”

regrese al inicio

Nuevas investigaciones

La microbióloga de la FDA, la doctora Rebecca Bell, investigadora principal del Equipo Tomate, dice que la agencia estudia los tomates en una granja experimental en el Centro de Extensión de Investigaciones de Virginia Tech (AREC por su sigla en inglés). Esta tierra está cerca de las plantaciones que fueron la fuente de contaminación por Salmonella, lo cual permite a los investigadores acceder a condiciones y amenazas reales.

Los investigadores recolectaron más de mil bacterias en el suelo y el agua en búsqueda de un enemigo natural de la Salmonella y encontraron uno—una bacteria llamada Paenibacillus, que es benigna para los humanos pero que mata a la Salmonella. La FDA trabajará con la Agencia de Protección Ambiental (EPA por su sigla en inglés) para facilitar el desarrollo de un tratamiento orgánico que contenga Paenibacillus que mataría a la Salmonella y a otros organismos perjudiciales.

Bell dice que ésta será una herramienta valiosa para combatir la Salmonella particularmente en la región del Atlántico medio, donde los agricultores con frecuencia fumigan seis pulgadas por debajo del suelo para matar a las bacterias dañinas. Irónicamente, sus métodos para hacer esto pueden crear más oportunidades para que los patógenos entéricos (organismos gastrointestinales  propagados por la contaminación de alimentos), tales como la Salmonella, desarrollen colonias en las raíces de las plantas de tomates.

regrese al inicio

Estudios publicados

Los investigadores de la FDA de este equipo siguen pistas paralelas con el  mismo objetivo de ayudar al gobierno y a la industria a desarrollar prácticas agrícolas más efectivas y selectivas que mejorarán la seguridad de los tomates frescos.

Este año se publicaron dos ejemplos de su trabajo en importantes publicaciones profesionales.

  • En un estudio publicado en el Journal of Applied and Environmental Microbiology, el microbiólogo Jie Zheng y otros investigadores de la FDA explican cómo hicieron para comprender mejor cómo los tomates frescos llegan a contaminarse con Salmonella. Los investigadores descubrieron que la calidad del agua es un factor clave. Los tomates pueden contaminarse en momentos específicos durante la época de crecimiento, lo cual indica la importancia de usar agua limpia para regar en el momento de plantar o cuando se aplican pesticidas.
  • En un estudio difundido en la publicación BMC Microbiology, la microbióloga la doctora Andrea Otteson, y colegas de la FDA compararon los ambientes en los cuales crece el tomate en California, Virginia y Florida. Los investigadores están desarrollando una base de referencia de microflora (que incluye algas, hongos y bacterias) asociada con cultivos de tomate con alto o bajo riesgo de contaminación por Salmonella. Los investigadores también están considerando otros factores tales como la proximidad de los cultivos a explotaciones avícolas—fuente potencial de Salmonella—o de ciertos hongos que se encuentran en el suelo. California no ha tenido tantos brotes de Salmonella en tomates y esta investigación puede ser capaz de determinar las condiciones que podrían ser las más seguras para los cultivos de tomate en la Costa Este, dice Otteson.
     

regrese al inicio

La aplicación práctica

¿Entonces qué hace la FDA con toda esta información?

La investigación de la agencia sobre los tomates es compartida constantemente con la industria y los sistemas de extensión agrícolas a nivel estatal. El doctor Steve Rideout, director de AREC de Tech de Virginia, dice que él y su  personal intercambian hallazgos de investigaciones con la FDA y comparten dicha información con los productores.

“Todavía existen muchas incógnitas en materia de contaminación de tomates”, dice el doctor Michael Mahovic, oficial de seguridad del consumidor del Personal de Inocuidad de Frutas y Verduras de la FDA. “Pero nuestra investigación contribuye a avanzar el conocimiento”.
Los hallazgos realizados por los investigadores de la FDA fueron unos de los componentes fundamentales para desarrollar la legislación propuesta en materia de Inocuidad de Frutas y Verduras establecida por la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos de la FDA (FSMA por su sigla en inglés), dice Mahovic. La legislación propuesta establecerá las normas para la producción y la recolección de frutas y verduras. La ley de FSMA ordena a la FDA implementar un sistema que se concentre en la prevención de riesgos para la salud pública.

La industria del tomate colaboró estrechamente con la FDA para establecer sus propias normas de inocuidad, dice el doctor David Gombas, vicepresidente mayor  de la United Fresh Produce Association. Los lineamientos de inocuidad para toda la industria fueron adoptados en 2008. Y en 2009, la industria publicó normas de auditoría e inocuidad de los alimentos, comúnmente llamadas la Métrica del Tomate, para productores, operadores de invernaderos y envasadores.

Mahovic dice que la FDA utilizó las normas de la industria como base para los anteproyectos de sus propios documentos de orientación en 2009 que recomendaron modos para reducir los riesgos de contaminación por microbios en los alimentos a lo largo de la cadena de suministro del tomate.

Gombas dice que la industria del tomate continúa teniendo una relación laboral estrecha con la FDA, con reuniones y preguntas frecuentes sobre las últimas investigaciones. La industria permite el acceso de la FDA a granjas y cultivos. “Todos nosotros estamos trabajando conjuntamente en esto”, añade Gombas.

regrese al inicio

Estudio de los genes

Hay otra función de trabajo para el Equipo Tomate—investigar los genes de las bacterias que causan enfermedades. Mientras que la otra función de la investigación de la agencia dedicada al campo y al laboratorio se enfoca en evitar que los tomates se contaminen, el objetivo de la investigación genética consiste en evitar enfermedades una vez detectada la Salmonella.

La FDA desea hallar maneras más rápidas para localizar la fuente de los brotes de las enfermedades transmitidas por alimentos, explica el Capitán Thomas Hill, MPH, del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, especialista en salud ambiental de la Red de Respuesta y Evaluación Coordinada para Brotes de la FDA, que también es miembro del Equipo Tomate. “Participo en esto desde la perspectiva del brote. Parte de nuestra misión consiste en evitar el brote siguiente”.

Bell explica que la agencia ha desarrollado secuencias genéticas de las bacterias (componentes químicos ordenados de ADN). Este trabajo será parte de una base de datos pública de secuencias genéticas de bacterias que permitirá a los científicos identificar rápidamente las bacterias que causan enfermedades y localizar su origen. “En el pasado faltaron muchos datos y queremos corregir esto”, dice Bell.

regrese al inicio

Base científica sólida

Además de concentrarse en la prevención de enfermedades transmitidas por los alimentos, el trabajo del Equipo Tomate apoya otra prioridad de la FDA: el uso de una base científica sólida—en este caso lo que nosotros llamamos ciencia regulatoria—para respaldar a la agencia en la supervisión del suministro de alimentos para la nación.
 
“El Equipo Tomate es uno de los mejores ejemplos de ciencia regulatoria que tenemos para ofrecer”, dice Brown. “La información científica que el Equipo Tomate ha recolectado hasta ahora ayuda a responder algunas cuestiones muy difíciles relacionadas con la inocuidad del tomate y de la Salmonella en el ambiente agrícola”.

Brown menciona, “Teniendo en cuenta la cantidad de personas que consumen tomates, el índice de infección por Salmonella es muy bajo. Pero se trata de un alimento muy popular y estamos decididos a minimizar ese riesgo tanto como sea posible”.

Este artículo aparece en la página de Artículos de Salud para el Consumidor de la FDA que muestra lo más reciente de todos los productos regulados por la FDA.
 

8 de julio de 2013

regrese al inicio