• Decrease font size
  • Return font size to normal
  • Increase font size
U.S. Department of Health and Human Services

Food

  • Print
  • Share
  • E-mail

Un vistazo a la nueva etiqueta de información nutricional propuesta

In English  

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), propone actualizar la Etiqueta de Información Nutricional que se usa en la mayoría de la comida empaquetada en los Estados Unidos. La Etiqueta de Información Nutricional, que se introdujo hace 20 años, ayuda a los consumidores a tomar decisiones alimentarias informadas y a mantener prácticas dietéticas sanas. Si se ejerce esta propuesta, los siguientes serían algunos de los cambios propuestos.

1. Mayor comprensión de la ciencia de la nutrición

  • Exigir información sobre “azúcares añadidas”. Muchos expertos recomiendan consumir menos calorías provenientes de la azúcar añadida, ya que pueden disminuir el consumo de alimentos ricos en nutrientes y al mismo tiempo aumentar el consumo de calorías. 
  • Actualizar los valores diarios para los nutrientes como el sodio, la fibra y la vitamina D. Los valores diarios se usan para calcular el porcentaje de valor diario registrado en la etiqueta, lo cual ayuda a los consumidores a entender la información nutricional en el contexto de su dieta diaria total.
  • Exigir a los fabricantes que declaren la cantidad de potasio y vitamina D en la etiqueta porque son nuevos “nutrientes significativos para la salud pública”. La información sobre el calcio y el hierro seguirá siendo obligatoria, y las vitaminas A y C se podrían incluir voluntariamente.
  • Aunque se seguirá exigiendo registrar las “grasas totales”, “grasas saturadas” y “grasas trans” en la etiqueta, se eliminará las “calorías provenientes de la grasa” porque los estudios muestran que el tipo de grasa es más importante que la cantidad.

2. Actualización de los requisitos para el tamaño de la porción y nuevos requisitos para las etiquetas de paquetes de ciertos tamaños

  • Cambiar los requisitos del tamaño de la porción para reflejar cómo come y bebe la gente de hoy, lo cual ha cambiado desde que se establecieron los tamaños de porciones por primera vez hace veinte años. Por ley, la información de la etiqueta en cuanto a tamaños de porción debe corresponder a lo que la gente realmente come, no a lo que “debería” comer.
  • Exigir que los productos envasados que típicamente se consumen de una vez, incluyendo las bebidas, sean etiquetados como una sola porción y se declare la información nutricional y de calorías para el paquete entero. Por ejemplo, una botella de un refresco de 20 onzas, que típicamente se consume de una vez, se etiquetaría como una porción, no como más de una porción.
  • Para ciertos paquetes más grandes que se podrían consumir de una vez o en varias ocasiones, los fabricantes tendrían que ofrecer etiquetas con dos columnas para indicar la información nutritiva y de calorías “por porción” y “por envase”. Esto se aplicaría, por ejemplo, a una botella de gaseosa de 24 onzas o una pinta de helado. De este modo, los consumidores podrían entender fácilmente cuántas calorías y nutrientes consumirán si comen o beben todo el paquete de una vez.

3. Diseño renovado

  • Resaltar las calorías y los tamaños de porción y así enfatizar las partes de la etiqueta importantes para los problemas actuales de la salud pública como la obesidad, la diabetes, y las enfermedades cardiovasculares.
  • Poner el porcentaje de valor diario a la izquierda de la etiqueta para que se vea primero. Esto es importante porque el porcentaje de valor diario dice qué proporción de ciertos nutrientes se consume en una comida específica en el contexto de la dieta total del día.
  • Cambiar la nota al pie para explicar el significado del porcentaje de valor diario más claramente.

volver al principio

Etiqueta Propuesta - Qué es Diferente

versión ampliada

Etiqueta Propuesta/Qué es Diferente

El tamaño de las porciones de los alimentos será más real

versión ampliada (PDF: 776KB)

El tamaño de las porciones de los alimentos será más real

volver al principio

Preguntas y respuestas 

Preguntas generales 

¿Qué cambios tienen planeado hacer a la etiqueta y cómo decidieron hacerlos? 
La nueva etiqueta de información nutricional propuesta por la Administración de Alimentos y medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) facilitará que los consumidores tomen decisiones informadas sobre los alimentos que consumen. La etiqueta refleja el razonamiento científico más reciente sobre la nutrición, y los vínculos que existen entre lo que la gente come y enfermedades crónicas como la obesidad y la enfermedad cardiovascular. La FDA está proponiendo hacer cambios a la etiqueta en función de las nuevas investigaciones sobre nutrición y salud pública, las recomendaciones de alimentación más recientes de grupos de expertos, y los planteamientos de cuatro Preavisos de Normatización Propuesta y de varias peticiones ciudadanas. Entre los cambios a consideración para las reglas propuestas están: hacer modificaciones a los nutrientes necesarios en función de lo último de la ciencia de la nutrición; actualizar los requisitos para las porciones y para el etiquetado de los paquetes o envases de ciertos tamaños; y renovar el diseño de la etiqueta.  

¿Van a pedir comentarios sobre los cambios propuestos? 
Si, las dos reglas propuestas estarán disponibles para que el público las comente por 90 días y la dependencia está deseosa de recibir los comentarios.

 ¿Ha cambiado en algo la etiqueta de información nutricional desde 1993? 
Aunque en los últimos 20 años la etiqueta de información nutricional ha sido un instrumento importante para ayudar a la gente a elegir mejor sus alimentos, el único cambio importante ha sido el requisito —vigente desde 2006— de declarar el contenido de grasa trans.

¿Usan los consumidores la información de la etiqueta? ¿Sabemos qué partes de la información son las que usan con más frecuencia? 
Los datos de las Encuestas de Salud y Alimentación llevadas a cabo por la FDA en 20002 y 2008 muestran que cada vez más consumidores están usando la información nutricional de la etiqueta. Por ejemplo, el porcentaje de los encuestados que informaron que “con frecuencia” leen la etiqueta de un producto alimenticio la primera vez que lo compran aumentó, de 44 por ciento en 2002, a 54 por ciento en 2008; y de estos consumidores, dos terceras partes informaron usar la información de la etiqueta para ver qué tan alto o qué tan bajo era el contenido de componentes tales como las calorías, el sodio, las vitaminas o la grasa del alimento. Más de la mitad dijo usar la información de la etiqueta para darse una idea general del contenido nutricional del producto. 

¿Cómo ha influido la información de la etiqueta en los hábitos de alimentación de la gente, en especial a la luz de la epidemia de obesidad? 
Hay muchos factores que contribuyen a la epidemia de obesidad que la etiqueta de información nutricional no aborda, tales como los hábitos de ejercicio y de alimentación. La obesidad es un problema nutricional importante entre la población de los Estados Unidos, pero no el único. Aunque en los últimos años el foco de la preocupación en gran medida se ha alejado de las deficiencias nutricionales, algunos subgrupos demográficos quizás aún consuman cantidades inadecuadas de ciertos nutrientes tales como calcio y hierro. Además, muchos nutrientes están relacionados con el riesgo de padecer enfermedades crónicas tales como las afecciones cardiacas. 

La etiqueta de información nutricional es un instrumento que ayuda a los consumidores a tomar decisiones informadas sobre los alimentos y a mantener hábitos de alimentación saludables.  

Además, la información de la etiqueta puede alentar a los fabricantes a reformular los productos existentes y a producir otros nuevos para que tengan un perfil nutricional más saludable. Desde que se puso en práctica el requisito de contar con la etiqueta de información nutricional, la industria gastronómica ha dado a conocer miles de productos alternativos nuevos con menos calorías y bajos en grasa, sodio y azúcar, y con más cereales integrales. Tras imponerse el requisito de declarar el contenido de grasa trans en la etiqueta, los fabricantes se esforzaron por reducirlo de manera significativa en los productos alimenticios. 

volver al principio

La comida de los restaurantes  

Como los consumidores comen fuera de casa cada vez más a menudo, ¿no debería esta información nutricional encontrarse, no sólo en los empaques de los alimentos de las tiendas, sino en los restaurantes? 
La sección 4205 de la ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, promulgada el 23 de marzo de 2010, instruye a la FDA para que establezca requisitos de etiquetado para restaurantes, establecimientos de venta de alimentos al por menor similares y máquinas expendedoras. La FDA dio a conocer el reglamento propuesto el 6 de abril de 2011, pero aún no se ha finalizado.

El sodio 

¿Por qué proponen un valor nutricional diario de 2,300 mg para el sodio, pero piden comentarios sobre uno mucho más bajo, de 1,500 mg?  
Aunque el sodio es un nutriente esencial de la dieta, el aumento en su consumo puede elevar la presión arterial. La FDA está proponiendo establecer un valor nutricional diario de 2,300 mg para el sodio, que se apoya en el nivel de ingesta más alto tolerable establecido por el Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés) en 2005 y en las recomendaciones actuales de otros informes de consenso para el sodio. El valor nutricional diario en la etiqueta actual es de 2,400 mg, así que el cambio propuesto no sería significativo. Sin embargo, un valor de 2,300 mg es mucho menor que el consumo diario promedio en los Estados Unidos, que es de aproximadamente 3,400 mg al día. 

No obstante, ciertas pruebas apuntan a la necesidad de establecer un valor nutricional diario más bajo. Por ejemplo, la Guía de Alimentación para los Estadounidenses de 2010 recomendaba reducir la ingesta de sodio a menos de 2,300 mg al día, y una reducción aun más significativa, a 1,500 mg al día, entre los grupos con un riesgo mayor de sufrir el efecto de aumento de la presión arterial del sodio (las personas de más de 51 años de edad, los afroamericanos, y quienes padecen de presión arterial alta, insuficiencia renal crónica o diabetes). Estos grupos representan más o menos la mitad de la población de los Estados Unidos.    

Pero un informe reciente del IOM sobre el sodio, dado a conocer en 2013, concluyó que las pruebas de los estudios sobre las consecuencias directas para la salud son inconsistentes e insuficientes como para concluir que una reducción en la ingesta de sodio por debajo de los 2,300 mg al día aumentará o reducirá el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, o la mortalidad entre la población general de los Estados Unidos o en los subgrupos identificados. De modo que la FDA está proponiendo un valor nutricional diario de 2,300 mg, pero pide comentarios sobre si sería o no más apropiado uno de 1,500 mg, así como acerca de enfoques alternativos para seleccionar un valor alimenticio para el sodio. 

Entre tanto, como aproximadamente 75 por ciento del sodio consumido por la población estadounidense proviene del que se añade a los alimentos al ser procesados, la FDA está ideando, por separado, una estrategia de largo plazo para reducir el contenido de sodio en el abasto de alimentos a fin de que sea más fácil para la gente consumirlo menos. 

Las azúcares añadidas 

¿Por qué proponen exigir que se declare el contenido de “azúcares añadidas”?  
La etiqueta actual exige que se declare el contenido de “azúcares”. La regla propuesta exigiría declarar también el de “azúcares añadidas”, previstamente bajo el rubro de “Azúcares”, con el fin de ayudar a los consumidores a entender cuánta azúcar forma parte natural del producto y cuánta se le ha agregado. 

Esta propuesta toma en cuenta nuevos datos e información, entre ellos las recomendaciones de organismos federales y la información de otros grupos de expertos, las peticiones ciudadanas, así como los comentarios del público. Por ejemplo, la Guía de Alimentación para los Estadounidenses recomienda reducir la ingesta calórica derivada de las azúcares añadidas y las grasas sólidas porque consumirlas puede hacer que la gente ingiera menos alimentos ricos en nutrientes y también puede aumentar la cantidad total de calorías ingeridas. Las azúcares añadidas no aportan ningún valor nutricional adicional y a menudo se les conoce como “calorías vacías”. 

Los grupos de expertos, tales como los de la Asociación Americana del Corazón, la Academia Americana de Pediatría, el Instituto de Medicina y la Organización Mundial de la Salud, también recomiendan reducir la ingesta de azúcares añadidas. 

¿Cuántas azúcares añadidas consumen los estadounidenses? 
En promedio, los estadounidenses obtienen 16 por ciento de sus calorías totales de las azúcares añadidas. Las fuentes principales de azúcares añadidas en la dieta (empezando con las de mayor contenido) son los refrescos, las bebidas energéticas e hidratantes, los postres hechos a base de cereales, las bebidas de fruta endulzadas con azúcar, los postres hechos a base de productos lácteos, y los dulces. 

¿En qué medida deben limitar los consumidores su ingesta de azúcares añadidas? 
El gobierno no tiene recomendaciones específicas para las azúcares añadidas. La inclusión de las azúcares añadidas en la nueva etiqueta de información nutricional les permitiría a los consumidores que quieren limitar su ingesta comparar varias marcas de productos similares. 

Los nutrientes de importancia para la salud pública 

¿Qué son los nutrientes de importancia para la salud pública? 
Éstos son nutrientes que, de escasear, se relacionan con el riesgo de padecer enfermedades crónicas. En esencia, son nutrientes que los estadounidenses no consumen en cantidades suficientes. La FDA cree que deben declararse en la etiqueta para que la gente pueda ver qué tanto de estos importantes nutrientes contienen los productos. La FDA examinó los datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición para determinar qué vitaminas y minerales esenciales debían incluirse como nutrientes de importancia para la salud pública. La FDA ha propuesto que éstos se cuenten el calcio, la vitamina D, el potasio y el hierro. El calcio y el hierro ya son obligatorios, y se está proponiendo incluir la vitamina D y el potasio en la lista de nutrientes mandatorios. 

¿Por qué se propone incluir la vitamina D y el potasio en la etiqueta de información nutricional? 
La vitamina D es importante por la función que desempeña para la salud de los huesos, y algunos grupos no la consumen en cantidades suficientes. Una ingesta adecuada de potasio ayuda a reducir la presión arterial, y el consumo de este nutriente también es bajo entre algunos grupos demográficos. 

¿Por qué proponen dejar de exigir que se declare el contenido de las vitaminas A y C? 
Los datos actuales indican que la deficiencia de vitaminas A y C no es común entre la población en general. Aún se permitiría declarar su contenido en la etiqueta como cosa voluntaria. 

Los cambios al formato 

¿Qué cambios proponen hacer al diseño de la etiqueta de información nutricional y por qué? 
No proponemos cambiar la imagen “emblemática” de la etiqueta, pero sí varios cambios para mejorar el formato. Entre estos cambios propuestos están: 

  • Destacar el contenido calórico de los alimentos aumentando el tamaño de letra, e identificando en negrita el número de calorías y de porciones por paquete o envase.

  • Mover la información sobre el porcentaje del valor nutricional diario hacia el lado izquierdo de la etiqueta. La intención del porcentaje del valor nutricional diario es ayudar a los consumidores a ubicar la información nutricional dentro del marco de una dieta diaria completa.

  • Declarar la cantidad misma —además del porcentaje del valor nutricional diario— de las vitaminas y los minerales mandatorios, y, cuando se declaren, la de las vitaminas y los minerales voluntarios.

  • Cambiar la “Cantidad por porción” a “Cantidad por ___”, donde el espacio en blanco estará ocupado por el tamaño de la porción en unidades de medida conocidas (por ejemplo, “Cantidad por cada 2/3 de taza”)

  • Remplazar el título de “Carbohidratos totales” con el de “Carbs. totales”, e incluir, usando una sangría, la categoría de “Azúcares añadidas” directamente debajo del rubro de “Azúcares”.

  • Justificar hacia la derecha las cantidades de la información de la porción.

  • Eliminar la nota que aparece actualmente al pie de la etiqueta y aprovechar ese espacio para explicar mejor el porcentaje del valor nutricional diario. Los consumidores a menudo malinterpretan esta parte de la información nutricional. Llevaremos a cabo un estudio experimental para ayudar a determinar qué información debe aparecer en la nota al pie de la etiqueta para mejorar el entendimiento que tienen los consumidores sobre el porcentaje del valor nutricional diario.

Las porciones 

¿Las porciones indicadas en la etiqueta serían más pequeñas debido a la epidemia de obesidad? 
No necesariamente. Algunas porciones aumentarían y otras se reducirían, potencialmente. La ley de Etiquetado y Educación Nutricional exige que las porciones tengan como fundamento la cantidad de alimentos y bebidas que la gente generalmente consume, y no lo que debería consumir. La FDA estableció los requisitos actuales para las porciones en 1993, apoyada más que nada en los datos de encuestas de consumo de alimentos. Los datos de consumo más recientes indican que hay que cambiar 27 (o 17 por ciento) de las 158 cantidades de referencia normalmente consumidas (RACC, por sus siglas en inglés) que se usan para calcular las porciones. Esto significaría que, potencialmente, los fabricantes tendrían que cambiar las porciones indicadas en sus etiquetas. 

¿Cuánto tiempo tendrían los fabricantes para llevar a cabo estos cambios propuestos? 
Proponemos darles a los fabricantes poco más de dos años (a partir de la fecha de entrada en vigor) para cumplir con todos los requisitos definitivos.

Las importaciones

¿Se impondrían los nuevos requisitos propuestos a los alimentos importados? 

Sí, los alimentos importados en los Estados Unidos tendrían que satisfacer todos los requisitos definitivos.

volver al principio