Food

Seguridad alimentaria para futuras mamás: Alimentos seguros - Comer fuera y llevar comida preparada a casa

Seguridad alimentaria para futuras mamásBienvenida a Alimentos seguros, su guía detallada para seleccionar, preparar y manipular los alimentos en forma segura no sólo durante su embarazo, ¡sino también luego de que su bebé nazca!

Este documento en inglés >   In English >

Seguridad alimentaria para futuras mamás  página principal 

Carne de res, pollo, pescados y mariscos | Lácteos y huevos | Frutas, verduras y jugos | Alimentos listos para comer | Comer fuera y llevar comida preparada a casa

Comer fuera

Comer en un restaurante, cafetería o lugar de comidas rápidas puede ser una experiencia agradable. Sin embargo, dado que está embarazada, debe poner especial cuidado en que los alimentos que le sirvan sean seguros. Durante el embarazo, su sistema inmunitario se debilita, lo que hace que sea más difícil para su cuerpo defenderse de los microorganismos nocivos transmitidos por los alimentos que provocan enfermedades transmitidas por los alimentos. Éstas son las instrucciones para mantenerse segura: 

Empiece por la limpieza

Cuando coma afuera, observe el lugar antes de sentarse. Si no está limpio, considere la posibilidad de comer en otro lugar. También debe lavarse las manos con jabón y agua caliente antes de comer. Si no hubiera jabón y agua, use paños embebidos en alcohol o preparaciones en gel para desinfectarse las manos.

Antes de sentarse, asegúrese de que todo esté limpio 

¿Qué incluye el menú?

Al Comer fuera, recuerde que puede haber bacterias nocivas ocultas en algunos alimentos del menú; por lo tanto, preste atención al tipo de alimento y cómo está preparado. 

Por favor, cocínelo bien: Pida siempre que cocinen bien su comida, en especial la carne de res, la carne de pollo, el pescado y los huevos. Cuando le sirvan una comida caliente, asegúrese de que esté bien caliente y cocida. Si está tibia, devuélvala.

Comer alimentos crudos es peligroso: El pescado crudo (como el sushi o el sashimi) o los alimentos hechos con pescado crudo tienen más probabilidades de contener parásitos o bacterias que los alimentos preparados con pescado cocido. No coma peces de aleta ni mariscos crudos (incluidos ostras, almejas, mejillones, sushi y sashimi).

Futuras mamás: No pidan los siguientes pescados

Pez espada, lofolátilo, caballa gigante y tiburón. Dichos pescados pueden contener altos niveles de metilmercurio, un metal que puede ser nocivo para su bebé por nacer. Para obtener más información, consulte Metilmercurio.

omer otros pescados/mariscos cocidos no traerá problemas si se selecciona otra variedad de especies durante el embarazo o mientras una mujer está intentando quedar embarazada. Puede elegir mariscos, pescados enlatados, pescados de mar más pequeños o pescados de criadero, y comer sin riesgos 12 onzas por semana de una amplia variedad de pescados cocidos. Una porción normal de pescado pesa entre 3 y 6 onzas. Por supuesto, si las porciones son más pequeñas, puede comer pescado con mayor frecuencia.

Brotes crudos de todo tipo (incluidos alfalfa, trébol, rábano y frijoles mung). Las bacterias pueden introducirse en las semillas de los brotes a través de aberturas en la cáscara antes de que crezcan los brotes. Una vez que esto sucede, es casi imposible quitar dichas bacterias mediante el lavado. Controle los sándwiches y ensaladas, los cuales, a menudo, contienen brotes crudos. Solicite que no agreguen brotes crudos a su comida.

Jugos en vaso. Es posible que los jugos recién exprimidos y vendidos por vaso (por ejemplo, en algunas barras que sirven jugos) no estén pasteurizados ni tratados de algún otro modo para garantizar su seguridad. No se requieren etiquetas de advertencia en estos productos. Las mujeres embarazadas y los niños pequeños deben evitar consumir jugos sin pasteurizar. 

Puede haber bacterias nocivas en los huevos crudos o que no están bien cocidos. Es posible que algunos restaurantes usen huevos que no estén bien cocidos en algunos alimentos, como el aderezo para ensalada César, cremas y flanes y algunas salsas. Evite los alimentos que puedan contener huevos crudos o que no estén bien cocidos. 

Si no está segura respecto a los ingredientes de un plato en particular, consulte a la persona que la esté atendiendo antes de pedirlo.

Llevar comida preparada a casa

Como las porciones de comida son cada vez más grandes, cada vez más personas se llevan una bolsa con la comida sobrante para disfrutarla después. Manipule en forma segura la comida que quede, la comida para llevar y la comida de envío a domicilio. 

¿Se va de un restaurante y se lleva una bolsa con la comida que quedó?

Manipule con cuidado la comida que quede. Si no llegará a su casa antes de transcurridas dos horas desde que le sirvieron la comida, no se lleve la comida que quede. Y recuerde que el interior de un automóvil puede alcanzar temperaturas bastante altas, con lo cual las bacterias pueden desarrollarse rápidamente. 

Una aclaración acerca de las comidas para llevar

Cuando compre comida preparada y caliente, llévela directamente a su casa y cómala de inmediato. No la deje a temperatura ambiente. Los alimentos fríos deben comerse dentro de las dos horas posteriores a su preparación. Si no lo va a hacer, coloque la comida en el refrigerador o el congelador para comerla en otro momento.

Envío especial : En el caso de las comidas de envío a domicilio , debe comerlas antes de transcurridas dos horas desde que las recibió, para prevenir la multiplicación de bacterias nocivas. Si no la comerá antes de transcurridas dos horas, puede mantenerla caliente en el horno a una temperatura de 200° F (93° C) o más. Los platos complementarios, como los rellenos, también deben mantenerse calientes dentro del horno. Cubrir la comida ayudará a que se mantenga húmeda y caliente. Use un termómetro para alimentos para asegurarse de que la comida se mantenga a una temperatura interna de 140° F (60° C). 

La zona de peligro

La “zona de peligro” es el rango de temperaturas que permite el crecimiento de bacterias, por lo general, entre 40° y 140° F (4° y 60° C). Para preservar la seguridad alimentaria, es importante mantener la temperatura de la comida por debajo o sobre la “zona de peligro”. Recuerde la Regla de las 2 horas: Deseche los alimentos perecederos (alimentos que se pueden echar a perder o contaminar con bacterias si no se refrigeran) que queden fuera del refrigerador a temperatura ambiente durante más de dos horas. Cuando las temperaturas sean superiores a 90° F (32° C), deseche los alimentos después de transcurrida una hora.

Para obtener las temperaturas de cocción recomendadas, consulte la tabla Aplique calor (PDF: 20.3 KB).

Para obtener los tiempos recomendados de almacenamiento para los alimentos, consulte la Tabla de almacenamiento en refrigerador y congelador (PDF: 21.2 KB).


Para obtener más información acerca de la seguridad alimentaria, llame gratis a la Línea de información de alimentos de la FDA al 1-888-SAFE FOOD.

Page Last Updated: 06/13/2014
Note: If you need help accessing information in different file formats, see Instructions for Downloading Viewers and Players.